Menu

Yamaha RGX A2. Innovadora y ligera.

Introducción
Es indudable la originalidad de esta guitarra que obra hoy en nuestro banco de pruebas. Haciendo una introducción, decir que presenta puntos peculiares, o mejor personales, en su diseño. No me refiero sólo a la estética, también en aquellos factores que intervienen en los sistemas de construcción o diseño interno de los instrumentos. Por otra parte, la relación entre la calidad y el precio que suelen presentar es llamativa. Así nos ha pasado con guitarras como la Yamaha AES 620 u otros modelos arch top, o bajos de la casa. Yamaha, producto que se defiende perfectamente bien ante sus competidores, ofertando en muchas ocasiones buen material a precios en línea de mercado e incluso, a veces, por debajo de otras marcas que ofrecen lo mismo o menos.

RGX A2
El modelo de hoy sorprende por diversos factores. Vamos por partes.

Filosofía de construcción: AIR INTERNAL RESONANCE
Durante años la construcción de guitarras se ha basado en que a mayor peso y uniformidad de materiales, mejor sonido. YAMAHA rompe esa idea con su nueva tecnología A.I.R. (Air Internal Resonance). Este nuevo concepto, aplicado a la construcción de guitarras, se basa en el empleo de materiales muy ligeros que tienen una respuesta tonal igual o superior a los materiales tradicionales.

Ciertamente la RGX A2 es especialmente ligera. Llama la atención cuando es tomada. Muchos guitarristas valoran este aspecto: instrumentos poco pesados y fáciles de manejar (me refiero a tacto suave y cómodas en interpretación). Para todos ellos, que huyen de los pesados y legendarios modelos de las conocidas marcas, ésta es una propuesta apetecible por su carácter innovador, su estabilidad, sonido más que satisfactorio considerando su precio y la ya mencionada descarga para tu espalda por su escaso peso.

Diseño
Claros puntos innovadores. Además del air internal resonance, encontramos varios puntos estéticos personales. El cuerpo es de la familia stratocaster, aunque más estilizado. Sus formas son algo más puntiagudas y alargadas. La caja del cuerpo está estilizada, pues presenta diferentes anchos a lo largo del mismo, haciéndose más estrecha en la parte del puente y más ancha en la parte del clavijero. El modelo que analizamos está lacado en blanco, tanto en la parte superior del cuerpo como en la parte frontal de la pala, que también presenta un toque en gris. La trasera presenta un lacado en gris perla.

Puestos a hablar de su diseño innovador, aprovecho estas líneas para destacar otros puntos llamativos a nivel estético. Por ejemplo, sus dos líneas en gris atravesando el cuerpo, o el diseño de sus clavijas que son cilíndricas y estriadas, pues se alejan mucho del formato estándar de clavijeros en la mayoría de las guitarras.

Por otra parte, la RGX A2 añade unos indicadores luminosos, ¿chocante verdad? Pues sí, el cuerpo alberga una pila en la parte trasera, como si se tratara de una batería que alimenta un previo en un bajo. Y, ¿para qué sirve esta pila? Cuando enchufas el jack al instrumento, de pronto aparece una luz que rodea a uno de los potenciómetros. La utilidad de esta señal mediante luz es la de informarnos de qué pastilla es la que está siendo utilizada.

Dado que el interruptor de cambio de pastilla es redondo, situado al lado del potenciómetro de volumen (y con el mismo aspecto), estas luces nos indican el uso de pastilla puente, pastilla mástil o ambas. De tal modo que en un caso la luz es azul, en otra es verde y en el caso de ambas juntas azul/verde.

Personalmente me habría gustado más que las luces fueran de otro color, no sé, algo más cálido como rojos, naranjas o amarillos, que le daría un punto algo más agresivo. En cualquier caso es una mera observación personal y sobre gustos... ya sabéis.

Electrónica
No he podido contener la descripción de esas mágicas luces en el apartado anterior, si bien pertenecerían en realidad a este bloque. No repetiré por tanto la utilidad de su pila y circuito luminoso.

Las pastillas son dos Humbucker Alinco acabadas en blanco. El circuito se controla mediante dos selecto-res/potenciómetros: selector de pastillas y volumen. Llama la atención la inexistencia del control de tono; no obstante el sonido es bastante manejable, alternando entre las combinaciones de pastillas aunque, obviamente, contarás con el control de tono de tu amplificador o mesa.

El sonido
Pasando la parte llamativa de sus excentricidades estéticas, nos centramos con lo que importa (al menos lo que debería importar, junto a la afinación y estabilidad, a un guitarrista): su sonido.

Pese a sus pastillas de doble bobina, la guitarra presenta sonidos medianamente afilados; más de lo esperado. Ésto me ha gustado especialmente pues el instrumento resulta versátil. Obtienes sonidos más gruesos en la pastilla grave que, con una distorsión adecuada, se desenvuelve bien en entornos cañeros y gorditos. No llega a la oscuridad de otras configuraciones como Les Paul, PRS o incluso la AES 620 de Yamaha, pero tiene un rollo acertado y válido para ese contexto. La ventaja es que en el otro extremo, es decir el de los sonidos con ataque y más brillantes, sobresale con respecto a las mencionadas. Este apartado afilado es el que la convierte en un instrumento versátil que te dará juego tanto en rollos "mate" como en rollos "brillantes" (parece que hablamos de barnices, pero no).

Terminando el apartado del sonido, subrayar que es llamativo y eficiente, más de lo que cabía esperar por 480 €.

Afinación, puente y clavijero
Inicialmente se me hizo un poco incómodo el diseño de las clavijas, si bien al irlas usando detecté que era por una cuestión de costumbre más que por otra cosa, puesto que su funcionamiento es eficiente y su precisión perfectamente válida.

Su puente sencillo y fijo, hace que las cuerdas no se vean sometidas a drásticos cambios de tensión y por tanto, resulta más complejo desafinar el instrumento mientras ejecutas una interpretación. No obstante, cuando utilizas forzamientos de cuerdas, etc. la guitarra se ve afectada por esos tirones de cuerdas y es preciso que tanto su puente como su clavijero estén bien diseñados para sujetar correctamente cada cuerda.

Afiné una vez el instrumento, pasé tocando un rato y solo tuve que retocar al principio. Por tanto, me ha parecido que tiene una afinación de estabilidad aceptable y presenta una octavación fina. Desconozco cuál será el comportamiento de los materiales en los que está acabada la guitarra. A excepción de la madera de su mástil, arce, que como todos sabéis esta bastante cotizada y por consiguiente promete ser adecuada. En cuanto al cuerpo, imagino que este acabado "plástico" será menos deformable por humedades y cambios de temperatura que las maderas. En resumen, supongo que esta buena octavación y estabilidad de afinación será duradera a lo largo del tiempo.

Conclusiones
Sinceramente la guitarra ha inclinado la balanza a favor considerando los 480 €. Esta escala de precios es relativamente modesta y, sin embargo, el instrumento se ha comportado como otros considerablemente más caros. No creo que sea un guitarrón de lujo, pero si una guitarra extremadamente competitiva en la escala de producto de otras marcas entre los 400 y 800 €. Así que si tu presupuesto está por ahí deberías, al menos, probar ésta antes de decidirte frente a cualquier alternativa. Por lo que oigo a otros guitarristas, sobre todo generaciones jóvenes, se valora la innovación, salir de los diseños convencionales y especialmente la libertad de acción que procura una guitarra ligera. En este aspecto no hay duda, hace tiempo que no pruebo una guitarra que pese tan poco como esta; es más, no sé si alguna vez probé alguna tan poco pesada.

Resumiendo, la YAMAHA RGX A2 se presenta como una buena opción si lo que buscas es precio razonablemente moderado, una guitarra que apenas pese, innovadora, con puntos de diseño diferentes (sobre todo por las luces y forma de sus clavijas) y versatilidad para moverte en todos los tipos de sonido, predominando el ataque y brillo en general, aún defendiéndose bien en texturas densas.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec