Menu

Sobre eléctricas y amplis.

Guitarra y ampliDesde que la guitarra eléctrica se empezó a comercializar en los años 50 hasta ahora, hay una gran variedad de posibilidades y además, actualmente, hay tambien una serie de patrones, tanto auditivos como estéticos, que son asequibles para la mayoría de los guitarristas, aunque para mí solo existan básicamente dos tipos de “sonoridades”: los sonidos amplificados cálidos y los sonidos amplificados fríos.

Estos dos colores de amplificación vienen desde un mismo punto que es: a través de la vibración de una cuerda metálica cerca de una bobina de hilo de cobre con un imán en el centro (la pastilla de la guitarra), se crea un voltage y éste es el que tiene que ser amplificado para obtener el sonido del instrumento.

No voy a entrar en mucho definiciones técnicas que a muchos os puedan sonar a chino sobre maneras y elementos de amplificación, pero sí que voy a daros mi punto de vista a nivel auditivo, práctico y estético, empezando desde la guitarra hasta el amplificador pues todo forma parte de una cadena.

El resultado del sonido de una guitarra en relación a otra, reside aparte de las maderas, cuerdas, diseño, etc., en el tipo de “pastilla” y en la distancia que exista entre ella o ellas, si son varias, y la distancia que tenga o tengan éstas de las cuerdas. Las “pastillas”, yo las divido en tres tipos: Humbacker, Simple y Piezo, siendo esta última un tipo de pastilla de última generación que funciona por inducción de voltaje a través de vibración en un material sólido que se coloca donde se apoya la cuerda en el puente de la guitarra.

Las diferencias entre ellas son grandes, por lo que hay que saber escoger bien las pastilla del instrumento. Las Humbacker tiene, en principio, menos ruido que las simples y un sonido más cálido, más “gordito” y más redondo; son, sin duda alguna mis favoritas, en mi guitarra hecha por Daniel Marcovich en Amsterdam, solo llevo dos de ellas. Las pastillas simples, que suelen ir tres de ellas, tienen el sonido más fino y metálico y un poco más suelto de graves, por ejemplo el sonido Stratocaster que tiene Eric Clapton o Robert Cray. Las “pastillas” de piezo son siempre una por cuerda y tienen un sonido muy cristalino o transparente, incluso, a veces, emulando a una guitarra acústica.

pastillas

La mayoría de las veces es posible mediante un interruptor combinarlas entre ellas (incluso humbuckers y simples) y además cambiarles la fase, o sea conectarlas al revés, que suenan aun más finas y un poco más bajas de volumen. Como podéis ver, ya hay una gran cantidad de combinaciones sonoras y aun no hemos llegado al amplificador, pero, como os venía diciendo antes, al final para mi solo hay dos tipos de “sonoridades” de amplificación para guitarra” y veréis por qué.

Una vez conseguido el instrumento adecuado pasamos al siguiente escalón, el amplificador. Éste tiene dos variantes notables en su funcionamiento electrónico, las válvulas y los transistores. Tanto el uno como el otro se encuentran en dos formatos: amplificador combo y en partes independientes (Pre-amplificador, etapa de potencia y altavoz) y éstas son las características:

amplis valvulas

Amplificador a válvulas: nos da un tono más cálido y clásico, como más antiguo (me imagino, en parte, porque se inventó antes que el transistor), tiene un agudo bonito y dulce, fácil de tratar; hay que ir con cuidado con los medios, pero si le encuentras el punto según la guitarra que tengas, son una maravilla; los graves suelen ser un poco más sueltos, como más lento, pero para mí, eso forma parte del sonido que me gusta, un sonido redondo que corte a tráves de los platos pero que tenga cuerpo por abajo. Con la distorsión viene la mejor parte de las válvulas, desde Jimmy Hendrix hasta hoy, hay varios guitarristas conocidos por su distorsión a válvulas, como Jeff Beck, Steve Ray Vaughan, Santna, Keyth Richard, etc., todos han sido siempre fieles a las válvulas y utilizan más o menos las mismas marcas, como Fender Twin, bassman y toda su gama, Marshall, Rivera, VOX, Mesa Boogie, Orange, Soldano, Koch, etc. Hay hoy en día una gran variedad de marcas y creo que cada uno debería de escoger la que mejor se ciña a su gusto, y de verdad que lo siento, porque solo existe una forma, y es probándolas.

Amplificador a transistores: tienen un tono como más compacto, e incluso se puede conseguir un sonido casi artificial, a través de una gran respuesta de equalización, pues nunca dependen del estado de las válvulas. Además, al no tener éstas, son más prácticos a la hora del transporte. Los agudos son brillantes y aguantan muy bien hasta las “pastillas” piezo; en medios tienen poco caracter y los graves son rápidos de respuesta y muy claros. Entre los guitarristas que más utilizan estos amplificadores se encuentran Prince, John Scofield, Alan Holsworth (combinaciones), etc. Las marcas más conocidas son Roland, Peavey (no todos), Session, HH, etc. Cuando me pongo a pensar, realmente me cuesta dar con guitarristas conocidos por su sonido de amplificación a transistores, aunque estos son prácticos, parece que las válvulas se llevan la palma, especialmente por su sonido cálido en la distorsión.

Celestion vintage30Por último los altavoces, que son de una importancia máxima. Si tienes un equipo, el que sea, que te da un buen tono y que necesita presión sonora, si los altavoces no dan la talla, sería como conducir un Ferrari en el centro viejo de Madrid; no tiene ningun sentido, hay que ser consecuente con la cadena de amplificación. Los más comunes son los altavoces Celestion en toda su gama; yo utilizo los G12M, unos que se denominan “espalda verde”, pues el cubre bobina es de este color. Tiene cada uno unos 25 W; no es mucha potencia pero considero que un guitarrista que no pueda oír 50 W a 2 metros de distancia es que está sordo. También utilicé un tiempo los Peavey, que aunque pesan bastante más, suenan muy dulces. Hay otras marcas como Hartke, JBL, etc.

He tenido varias épocas en relación a mi amplificación, siempre toqué con combos, tanto de transistores como a válvulas, hasta los 22; luego probé todo tipo de combinaciones en tres piezas, previos digitales de transistores y válvulas, con multiefectos de todas generaciones, etapas de potencia de transistores, válvulas y conectadas a diferentes tipos de altavoces de varias marcas; creo que en total me costó una fortuna para experimentar con todas las cosas nuevas que iban saliendo en el mercado. Además, tuve que hacer varias sesiones de gimnasio para poder transportarlo todo a la vuelta de las giras, hasta hace unos 8 años, que toco lo que más me cuadra con mi música y mi oído; finalmente una solución a toda esa búsqueda, lo curioso es que ahora toco básicamente con lo que empecé, una guitarra unos pedales de suelo y un amplificador combo a válvulas. Antes tocaba un Fender Bassman y ahora un Koch, que es lo mejor que me ha pasado. Dolf Koch quería que endorsara sus amplificadores en la feria de Frankfurt 97/98; probé unos modelos y bien, pero con el Bassman estaba muy contento. Casi un año después, tocando en Bélgica, me dejaron un Combo Multitone de 50W de Koch y no podía creer la respuesta armónica y dinámica; llamé a Dolf y me dijo que si quería endorsarlo tenía que vender mi Bassman; probablemente quería saber si realmente estaba tan convencido y así fue.

Un último consejo para los buscadores de sonido. El oído humano tiene unas características comunes de recepción. Por ejemplo, el chirrido de una puerta nos disgusta, pero las olas del mar nos relajan; ser conscientes del tipo de sonido y volumen que más os hace disfrutar de la música (el oído humano soporta unos 80 db y los excesos se pagan con el tiempo y la sordera); utilizad los medios técnicos para llegar hasta donde necesitéis, no os enfoquéis en marcas o diseños estéticos y seguid buscando, pues el oído evoluciona también. Al final, hay dos términos, como en la velocidad es rápido y lento, en el sonido es cálido y frío; todos nuestros gustos se encuentran entre esos dos parámetros, sorprendernos.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec