Menu

Espejo, espejito ¿Cuál es el guitarrón más bonito?. Guía práctica de la guitarra y bajo capítulo II.

Trastes. A continuación comentaré algunas ideas sobre los trastes de profesionales como Tom Anderson, Roger Sadowsky o Dan Erlewine, que son algunos de los mejores lutieres del mundo, en lo que a trabajo de construcción, optimización y ajuste de guitarras se refiere, y de los que muchos hemos aprendido; os recomiendo echar un vistazo a sus trabajos.

Los trastes pueden influenciar tanto en el sonido como en el tacto, especialmente en esto último. Lo que sí es determinante, y más aún que el tamaño de los trastes, es el cómo estén instalados, ya que una cuerda que se apoya sobre el mínimo material posible en el centro de un traste bien redondeado y pulido dará como resultado el mejor tono posible, así como precisión en la afinación y una mayor facilidad para realizar bendings. Por el contrario, si la cuerda hace contacto con una superficie más ancha y plana, las notas pierden claridad y definición, cuesta más trabajo realizar bendings debido al mayor roce de la cuerda contra el traste y la afinación es menos precisa.

En los últimos años la tendencia de los principales constructores ha sido montar trastes más anchos y altos, los denominados jumbo. Estos trastes cuando están bien instalados proporcionan algo más de sustain y, al poder incrementar la altura de cuerdas sobre el diapasón y el cuerpo, también afectan al tono, aportando más claridad y definición.
Por experiencia personal debo recomendar a los guitarristas que prueben un tipo de traste jumbo que tiene un perfil entre ovalado y triangular, lo que hace que la parte superior sea más estrecha que un jumbo tradicional, pero que permite tener lo mejor de los dos mundos. A los bajistas les recomendaría probar con trastes más estrechos pero con la mayor altura posible. Muchos de los profesionales del bajo eléctrico de más prestigio utilizan trastes de mandolina, que son los más estrechos que hay disponibles en el mercado, no hay nada como un Viejo Jazzbass con trastes estrechos, altos y bien redondeados.

Puente
El puente es uno de los elementos clave a la hora de definir el sonido de una guitarra o bajo, y el cómo hace contacto con el cuerpo determina qué cantidad de la vibración de las cuerdas pasa hacia este último. Los puentes fijos tienen más superficie de contacto que los puentes con trémolo, lo que hace que se transmita más energía vibrante hacia el cuerpo. Una guitarra con puente fijo suele tener un sonido más profundo y directo que una guitarra con trémolo.

Los puentes con trémolo están unidos al cuerpo mediante dos pivotes o varios tornillos, lo que hace que sean los únicos puntos a través de los cuales se transmite la vibración; sin embargo, los puentes fijos, a excepción de los empleados por Gibson, hacen contacto con toda su base, por lo que no es difícil imaginarse el por qué transmiten más vibración.

En cuanto a los trémolos, tanto por mis experiencias como por las de otros, he podido comprobar que una de las mejores combinaciones a la hora de conseguir estabilidad y el mejor tono posible es la de utilizar el trémolo con clavijeros de bloqueo y una cejuela sintética (graphtech, delrin) perfectamente ajustada, ya que las típicas cejuelas de bloqueo metálicas suelen traer pérdida de definición, por la naturaleza del material y por cómo afectan a la tensión de las cuerdas. Algunos fabricantes mediante una acertada elección de componentes consiguen guitarras con muy buen sonido, a pesar de utilizar el sistema de doble bloqueo.

El material del que esté construido el puente es otro factor importante; un puente construido a partir de una sola pieza de acero “sonará” mucho mejor que un puente que ha sido construido vertiendo un metal fundido en un molde. Asimismo, el material del bloque del trémolo, la parte donde van enganchados los muelles y se alojan las cuerdas, es otra parte importante que se debe observar. Al igual que el resto del puente, lo mejor es que sean hechos a partir de una pieza sólida de acero o aluminio, siendo este último material el favorito de Trev Wilkinson (ver entrevista en ISP Abril 09) ya que, según él, permite el paso de más frecuencias con el mínimo de “coloración”; cuando esto viene del diseñador de hardware para guitarra más popular del mundo, es cuanto menos, un aspecto que se debe tener en cuenta.

La presión que las cuerdas ejercen sobre los patines del puente es también muy importante, una mayor presión favorece el sustain y la definición. Los puentes que permiten tener más presión en este punto son los que llevan las cuerdas sujetas a través del bloque, los que menos son los que llevan las cuerdas bloqueadas en el propio patín.

Todos esto aspectos son difíciles de evaluar y comprobar, a no ser que se prueben diferentes opciones en una misma guitarra. Por mi experiencia sustituyendo puentes de baja calidad por otros superiores en guitarras baratas, puedo deciros que la diferencia es más que notable.

Longitud de tiro
La longitud de tiro es la distancia que hay desde el punto en el que la cuerda se apoya en la cejuela hasta el punto de apoyo en el puente, dependiendo de cuál sea esta longitud, el tacto y el sonido se verán influenciados de una u otra manera. Las medidas más populares, en pulgadas, son 24.75 (Gibson), 25 (PRS), 25.50 (Fender) y 34 (Bajos eléctricos), los músicos generalmente suelen acostumbrarse a tocar con una longitud de escala y no suelen querer otra. Por regla general, y esto es algo en lo que la gran mayoría de constructores parecen estar de acuerdo, las guitarras de escala larga favorecen el que las notas suenen más definidas, mientras que las de escala corta tienen una respuesta más alta en medios y un sonido menos definido, pero con un ataque más rápido. Una alternativa interesante es la escala de 25 pulgadas utilizada por Paul Reed Smith, ya que aúna lo mejor de las dos longitudes tradicionales, tanto en sonido como en tacto. En el bajo eléctrico la longitud más común es 34 pulgadas; los bajos denominados de escala corta tienen 30 pulgadas, son muy cómodos y fáciles de tocar, pero la definición de las notas más graves se resiente. Una opción si queremos un bajo algo más cómodo es utilizar una longitud de 32 pulgadas, esto es válido para un bajo de cuatro cuerdas con afinación estándar. En los bajos de cinco cuerdas no es raro que se utilice una longitud de 35 o incluso 36 pulgadas para que la quinta cuerda suene más definida, no obstante esto puede conseguirse con 34 pulgadas si se elige el tipo de construcción y calibre de cuerdas apropiado. Por lo general, con bajos con cuerdas a través del cuerpo, pala inclinada y un calibre de cuerda alto, puede obtenerse un sonido definido en las notas más graves.

Pastillas
Las pastillas, junto con las cuerdas, son de los componentes de la guitarra con los es que más fácil manipular el tono de un instrumento. Lo que las pastillas hacen es captar el sonido acústico de la guitarra o bajo y reproducirlo añadiendo un color característico según las propiedades de las pastillas. No se puede incrementar la salida de una guitarra o enfatizar una determinada frecuencia fácilmente sustituyendo piezas del hardware, pero sí se puede hacer escogiendo unas pastillas adecuadamente. Es importante tener claro que las pastillas no van suplir las carencias en cuanto a sonido, ni que son el elemento principal a la hora de crear el tono de un instrumento, su misión es sacar lo mejor de una guitarra, y es por eso que sea importante escoger adecuadamente el tipo de pastillas, teniendo en cuenta las propiedades acústicas del instrumento y el estilo musical al que va a ser destinado. Hoy en día, gracias a la variedad de pastillas disponibles y opciones en cuanto a maderas y resto de componentes, no es difícil poder configurar una guitarra que se adapte bien a varios estilos.

Dentro de cada categoría de pastillas, single coil o humbuckers, puede haber grandes diferencias; el número de vueltas en el cable del bobinado, el material utilizado para la bobina, el tipo y forma de los imanes son elementos clave a la hora de esculpir el sonido de unas pastillas. Las pastillas dobles o humbuckers, a parte de que tengan más o menos bobinado y el cómo las bobinas estén conectadas entre sí, en serie o paralelo, captan el doble de longitud de cuerda que una pastilla de una sola bobina; lo que unido a una salida, por lo general más alta, hace que tengan un sonido gordo y más rico en armónicos. Las pastillas de bobinado sencillo, o single-coil, captan una porción más estrecha de longitud de cuerda vibrante, por lo que el sonido suele ser más definido y brillante que el de una humbucker; esto es válido para pastillas tradicionales, ya que hoy en día tenemos disponibles en el mercado pastillas humbucker en formato single-coil, pastillas single-coil con salida alta y bases metálicas añadidas, pastillas humbucker que son una mezcla de dos tipos de single-coil y sin olvidar que podemos modificar el sonido dependiendo de cómo configuremos la conexión entre las pastillas o las bobinas de una sola de ellas, en el caso de las humbucker.

Muchos guitarristas, con la idea de incrementar el sustain, sustituyen las pastillas por otras con mayor salida, lo que hace que sea más fácil obtener un sonido más comprimido y saturar el previo del amplificador. Esto modifica el tono, pero no es lo que hace que la cuerda vibre durante más tiempo. Si tocamos la guitarra en una habitación y tenemos el amplificador en otra, veremos que el sonido de la nota reproducida en el amplificador, decae a la vez que la vibración que esa nota produce en el cuerpo de la guitarra, si por el contrario tocamos y mantenemos una nota con el amplificador frente a nosotros, veremos que se incrementa el sustain, ya que el sonido producido por el altavoz excita a la cuerda, lo que hace que se mantenga vibrando por más tiempo gracias a la interacción entre amplificador y guitarra; por lo que la salida de la pastilla no es el factor más importante en lo que a mejorar el sustain se refiere. La ubicación de las pastillas también determina el tono. Si probáis a tocar una guitarra, desenchufada, pulsando en diferentes puntos entre el final del diapasón y el puente, veréis que el sonido va cambiando, lo que nos da una idea de lo que las pastillas están o no “oyendo”.

Electrónica
Activa o pasiva. Potenciómetros de 250 K o 500 K, condensadores de diferentes valores y tipos; con todas estas opciones y diversas opiniones al respecto es difícil tomar una decisión.

Con las guitarras o bajos tradicionales es más sencillo, ya que determinadas configuraciones son las que mejor funcionan. Pero hoy en día existen guitarras que utilizan diferentes tipos de pastillas, por lo que es difícil decidir qué potenciómetros utilizar cuando tenemos pastillas single-coil y humbuckers en un mismo instrumento. La regla que se debe tener en cuenta es la siguiente: a mayor valor de potenciómetro más agudo será el sonido, y a mayor valor de condensador más grave será el sonido cuando llevamos el tono hacia cero. Es conveniente utilizar potenciómetros adecuados para volumen o tono y que tengan una mínima calidad. Asimismo, el tipo de cable es muy importante, ya que no tendremos la misma calidad de sonido con cable de cobre barato que con cable de hilo de plata. Si estos dos componentes son de calidad, nos queda jugar con diferentes valores de condensador, ya que con un control de tono eficaz podremos dominar mejor este parámetro. No es raro ver guitarras con un buen sonido acústico y pastillas de calidad que luego fallan en lo que a componentes y trabajo de electrónica se refiere, lo cual hace que el resultado sea un sonido amplificado que no le hace justicia. La electrónica activa es más usada para bajos que para guitarras, ya que estos parecen beneficiarse más de sus virtudes; no obstante, los guitarristas tienen el oído acostumbrado a sonidos de guitarras con electrónica pasiva. Yo, particularmente, prefiero una buena electrónica pasiva para una guitarra y para un bajo una activa, eso sí, de la mejor calidad, ya que los circuitos activos utilizados en los instrumentos más económicos no suelen precisamente ayudar a sacar lo mejor del instrumento.

En la próxima entrega hablaremos sobre el acabado, las cuerdas y de cómo evaluar una guitarra a la hora de comprarla y/o mejorarla. Os recomiendo consultar artículos publicados en números anteriores si quereis ampliar información sobre algún aspecto determinado.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec