Menu

Transcribir: Ear training para guitarristas. Saca jugo a lo que escuchas.

En muchas ocasiones es difícil averiguar por dónde seguir dentro del propio aprendizaje musical. A veces te encuentras perdido sin saber hacia dónde tirar. Por supuesto existen muchas soluciones, pero una que nunca falla es transcribir. Pero, ¿y qué es eso de transcribir? Aunque la definición más exacta sería: “arreglar para un instrumento la música escrita para otro, o escribir o anotar lo que se oye”, yo preferiría en este caso definirlo como el acto mediante el cual, a partir de una reproducción auditiva, repetimos la secuencia en nuestro instrumento y, posteriormente, la escribimos en papel.

Sin duda una excelente forma de agrandar nuestro lenguaje musical. Por supuesto existen muchos niveles de transcripción, en función de cuánto queremos profundizar obtendremos unos u otros resultados. Por tanto, si en algún momento no sabes qué estudiar, o hacia dónde ponerte a trabajar, nunca te equivocarás si te pones a transcribir. En realidad, en muchas ocasiones comento la siguiente frase: “todo está en los discos”. Es decir, los libros didácticos, las clases, etc. nos sirven para conseguir herramientas y así obtener la información que se encuentran en los discos y luego poder tocarla. Siempre que encontramos un buen músico, éste suele tener un par de denominadores comunes con sus semejantes: un gran oído y, por supuesto, un gran tempo.

Durante mucho tiempo he pensado que el oído era algo innato. Según he ido avanzando, he llegado a otra conclusión: Es un factor realmente importante, pero con el esfuerzo y el trabajo, el oído evoluciona y mejora. La dificultad está en saber cómo trabajarlo; es decir, lo que se conoce como “ear training”.
Por otro lado debemos pensar que el hecho de transcribir nos da diferentes niveles de perfeccionamiento. Por ejemplo, cómo relacionar un sonido que oímos con un sonido que emite nuestro instrumento. Esto hace que cada vez que escuchemos ese sonido lo relacionemos con esa posición de la guitarra, o viceversa; es decir, que antes de tocar tal o cual nota o acorde sabremos cómo suena.

Dentro de nuestro proceso de aprendizaje podremos ver cómo habrá canciones, o incluso discos enteros, merecedores de ser transcritos por completo. Creo que esta técnica es válida para cualquier instrumentista. Aunque la elección de tema o disco dependerá en gran medida del instrumento que toquemos. En este caso el eje principal del artículo será la guitarra. Y además intentaremos, en la medida de lo posible, posicionar cada disco/canción de un estilo distinto, para tener un gran abanico musical.

Funk
Dentro del funk, la guitarra rítmica es el centro de todas las miradas. Siempre he pensado que el disco de James Brown “20 all time greatest hits!” es uno de los referentes para poder aprender una gran cantidad de información acerca del funk. En él podemos encontrar la mayoría de sus clásicos, pero principalmente los más pedagógicos. Desde un “I got you (I Feel good)” hasta un “Think”, pasando por “Sex Machine”. En ellos podemos encontrar tanto subdivisiones de semicorcheas rectas, como subdivisiones de semicorcheas de swing. Poder mantener el mismo groove en todo el tema y generalmente a “Lade Back”, es decir un poco por detrás del tempo, lo hace realmente complicado e ilustrador.

Existen más opciones de funk para poder seguir transcribiendo, muchas de ellas van desde Lenny Kravitz, sus canciones más funk, hasta The Meters o Tower of Power.

Blues
Entramos dentro de una de las secciones más amplias, ya que existen muchas opciones, muchos discos y muchos intérpretes a los cuales podríamos seguir. Si comenzamos por Texas blues, es importantísimo tener el disco “texas Flood” de Stevie Ray Vaughan. El disco data de 1983, es el primero del guitarrista SRV, conocido por su gran talento con las seis cuerdas dentro del blues. Temas que debes tener en tu repertorio sin falta son “Pride and Joy”, “Lenny”, “Love srtuck baby” o la propia “Texas Flood”. Encontrarás infinidad de Licks de guitarras que tienes para transcribir. Rítmicas aplastantes, muy recomendable la de Pride and Joy, al igual que su intro. El timming en general de todos los temas es algo realmente complicado, ya que suelen “estar muy echados para atrás” y eso hace que la ejecución se complique.

Si avanzamos y nos movemos a otro de los grandes del Blues, pasamos a B.B. King. Su discografía es inmensa. ¿Qué disco debo tener? Un gran dilema, debido a la gran cantidad de opciones. Ya que tenemos que decir uno, a nivel personal pienso que ese es el disco “Blues on the Bayou”. Publicado en el 98; ya tiene su tiempo, pero si consideramos la carrera del intérprete es un disco relativamente reciente. Uno de los temas más importantes de todo el repertorio es con el que abre. Un ejemplo claro de cómo utilizar la menor armónica en un blues. Temas de toda la vida del monstruo, pero con un sonido relativamente actual. Cómo tocar y elegir las notas en la tercera y cuarta digitación pentatónica, y cómo conseguir ese vibrato tan especial que le ha caracterizado durante toda su carrera, sin olvidarnos de cómo mezclar pentatónica mayor y menor. Todo eso lo podrás encontrar en este disco.

Existe un disco que, personalmente, es uno de mis discos de mesilla, y del cuál he conseguido sacar una gran cantidad de información. Se llama “Showdown!” y está interpretado por tres valores dentro del blues, que son Albert Collins, Johnny Copeland y Robert Cray. Es un disco de 1985, y en él podemos aprovechar de todo. Desde funk blues a lo Albert Collins, donde podremos aprender grandes licks con simplemente dos cuerdas, a blues más clásicos al estilo de T- Bone, pasando por blues menor a lo Robert Cray.

Jazz
Es imposible resumir todo un estilo para transcribir y poder sacar información general a través de uno, dos o tres discos. Por lo menos aportaremos unos cuantos nombres que poder tener en cuenta a la hora de ponernos a trabajar. La palabra Jazz es algo realmente grande y que engloba varios estilos propios. Vamos a hacer un poco de resumen general, ya que si no estaríamos varios meses hablando sólo de un estilo de música para transcribir.

Uno de los discos que más me ha ayudado a comprender e introducirme dentro de este género es Kind of Blue de Miles Davis. En él tienes piezas míticas y muy sonadas, como son “So What”, ejemplo claro de cómo tocar sobre dórico, o “Blue in Green”; diez compases que están tocados “tan echados para atrás” que es muy complicado seguirlos. Y además con una intro de Bill Evans sencillamente increíble y didáctica para transcribir sea cual sea tu instrumento. Después tenemos “All of you” o “Freddie Freeloader”, muy en cuenta. En general un buen disco que te aportará una gran cantidad de vocabulario, al igual que te ayudará a tocar sobre los cambios.

Otro disco que realmente me ha ayudado bastante a la hora de entender el fraseo propio del jazzy es el “Blue train” de Coltrane, en el cual la propia canción que da nombre al disco es un ejemplo claro de cómo utilizar las anacrusas de una manera resolutiva. Además tienes otros temas que se deben tener en cuenta, como son “Lazy Bird” o “Locomotion”, que te ayudarán a interiorizar el swing.

Rock/Heavy/Metal
Dentro de esta categoría podremos meter los sonidos más fuertes. Este tipo de discos los podemos utilizar para conseguir más vocabulario dentro de estos estilos. Un par de piezas que debemos tener presentes para empezar son: “1987” y “Slip on the tongue” de Whitesnake. En el primer caso el vibrato, los bends y el tono de John Sykes se deben tener en cuenta si tienes una Les Paul y le quieres sacar todo el partido. Ahí puedes encontrar grandes clásicos. Al igual que en“Slip on the tongue”, donde Steve Vai nos proporciona ideas melódicas muy considerables.

Por otro lado tenemos a Ozzy Osbourne, el cual ha tenido principalmente tres guitarristas que son, o han sido, un valor dentro del estilo: Randy Rhoads, del cual podemos destacar canciones para transcribir, como son “Crazy train” o “Mr Crowley”. Jake E Lee y Zakk Wylde.

No podemos olvidarnos de AC/DC, donde la trilogía “Back In Black”, “Highway to hell”, “The razors edge” no puede faltar en nuestro repertorio. Pero lo más importante, sin olvidarnos de Angus, es su hermano Malcolm, al cual no hay que perder de vista (mejor de “oído”) ni un segundo. Mantener sus rítmicas es sencillamente complicadísimo.

En secciones más Metal, tenemos el caso de Metallica, un grupo con una extensa discografía. De todos ellos yo destacaría el disco “Master of puppets”, no quizás porque tenga el mejor sonido, pero si estás buscando unos riffs, con todo púas, este es el disco, y una vez más, aunque Kirk Hammett suena muy bien, a quien no hay que desmerecer ni un segundo, es a James Hetfield.

En otro plano, tenemos el disco “Cowboys from Hell” de Pantera, Dimebag Darrell. Lo que lo hace más que importante son sus solos increíbles y riffs de vértigo. Muy conveniente, diría necesario, para poder tocar ese tipo de sonido.

Otra banda que se debe tener en cuenta en “Mr Big”, de ellos existen muchas opciones, pero el disco “Lean into it” debes tenerlo presente si tu preocupación es mantener una púa contra púa en condiciones. El causante de tener esos fraseos increíbles es Paul Gilbert.

Dentro del rock podemos destacar el disco de Black Crowes “Shake your Money Maker”. Las guitarras de Marc Ford, lo convierten en más que necesario si buscas un sonido de rock sureño.

Pop/Rock/Misc
En este apartado meteremos todos aquellos discos que no tienen un estilo determinado, enmarcable, o simplemente es que podríamos meterlo en varios cajones a la vez. Así que haremos una especie de cajón de sastre. Podemos empezar con “The Alman Brother Band”. Si te interesa el slide y deseas tener una buena cantidad de licks, no debes dudarlo, debes ir a por el disco “At Fillmore East”, grabación en directo y necesaria en tu estantería / iPod.

Cambiando de tercio, podemos destacar varios discos de Michael Jackson si te interesa el sonido Funk/pop, indiscutible el “Bad” y canciones sueltas como “Beat it”, etc.

Por supuesto si necesitas conseguir un sonido completamente Pop, y además necesitas conocer más sobre acordes de novena, debes estudiarte el disco “Greatest hits” de The Police. Temas que hay que tener en tu repertorio como Roxanne, “Message in a bottle”, “Every Breath you take”, etc., y así podrás acercarte un poco más a Andy Summer.

Otro eslabón importante es el que nos proporciona Johnny Cash, podemos decir que es un sonido country pero completamente visual y rápidamente identificable. Eso hace que sea muy didáctico. Recomiendo cualquiera de los discos de American Recordings, especialmente el IV: “The man comes around”.

Por supuesto nos quedan otros valores que, con trabajo y dedicación, nos traerán recompensa. Por ejemplo Jimi Hendrix. Sólo puedo decir que cualquier canción que transcribas te servirá, aunque si tengo que elegir un disco para tener especialmente en cuenta es “Axis bold as love”.Siguiendo la línea podemos destacar Rory Gallagher y, principalmente, el disco en directo “Irish Tour”. Es un tipo de guitarra que luego influenció a muchos guitarristas. Hay que fijarse en las rítmicas, así como en los solos. Uso del slide, Dobro y mandolina, ¿qué más puedes pedirle a un disco?

Conclusión
He resumido una serie de sugerencias que a mí me han servido a lo largo del tiempo para aumentar mi vocabulario musical. Pero, por supuesto, la lista está sin terminar. Existen mil opciones más, que yo desconozco, o a las que yo simplemente no supe sacarle todo el partido. Lo importante es el concepto, escuchar, transcribir y aprender.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec