Menu

El sabor de las siete cuerdas. Afinaciones, Pros y contras

En muchas ocasiones, dentro de nuestro día a día como instrumentistas nos aparecen dificultades. Las cuales necesitan de soluciones determinadas, eficientes y completas. Por ejemplo, el típico caso de no estar bailando encima de los pedales cada dos compases de una canción o conseguir sonar en un solo tema con sonido de acústica, eléctrica, española, y con una sola guitarra; el hecho de sonar a algo que hemos oído en alguna canción, etc.

Por otro lado, estar relacionado con un estilo de música hace que nuestro equipo vaya también orientado hacia ese lado. Si nuestro caso fuese la necesidad de conseguir un sonido más grave, mayor longitud de escalas, o mayor numero de tensiones en nuestros acordes; o si necesitamos esas walking bass lines para nuestros chord melodies, etc., estamos ante la necesidad de una guitarra de siete cuerdas.

La pregunta de por qué una guitarra de siete cuerdas, es decir, qué pros y qué contras nos vamos a encontrar a la hora de utilizar una guitarra con una cuerda extra, tiene como repuesta:

· Tendremos que invertir más horas y esfuerzo para añadir una nueva cuerda a nuestras escalas, acordes, etc., tanto a nivel de concepto como de visualización del mástil. El hecho de utilizar un mástil más grueso y ancho dificulta los bends y vibratos.
· Pasamos a pertenecer a un mercado menos popular a la hora de obtener más infraestructura para nuestro instrumento, es decir juegos de cuerdas nuevos, pastillas especiales, etc.
· Mayor dificultad para conseguir más información sobre las siete cuerdas: tanto libros, como tutores, videos, métodos, etc.

Pero, por otro lado, tenemos puntos ventajosos como:
· Tener una cuerda extra rompe la monotonía en la que, en algunas ocasiones, entramos con nuestra guitarra convencional; haciendo que sonemos más frescos y renovados. Por así decirlo, es una nueva inyección de ilusión en casos de desánimo guitarrístico.
· La gran flexibilidad ante diferentes estilos: desde clásicos, a Jazzeseros, pasando por Nu-Metal, etc. O incluso Solos – rítmicos.
· Gran potencial de voicing de acordes. Al existir una cuerda extra podremos utilizar nuevos chord melodies, sobretodo haciendo hincapié en el bajo.
· El hecho de utilizar siete cuerdas hace que, cuando pasemos a tocar en seis, parezca una simplificación de lo anterior, haciendo que seamos mucho más ágiles y podamos, debido a nuestra práctica en siete cuerdas, solucionar cualquier contratiempo en el mástil con más facilidad.
· Un mayor espectro de sonidos. Al tener una cuerda extra más grave, crecemos auditivamente, dando una mayor riqueza sónica y, posiblemente, un mejor empaste tímbrico con la banda.

1.- CUERDA EXTRA
La primera pregunta que nos hacemos a la hora de pensar en una cuerda extra en la guitarra es: ¿Dónde la colocaremos? Es decir, ¿una cuerda más grave o más aguda? Bien, aunque la opción de una cuerda más aguda ha existido, quedó como algo más experimental, dando el éxito al hecho de añadir una cuerda más grave a la guitarra. Eso también va relacionado con la tendencia general de la música, es decir, en las últimas décadas la música ha tendido a una sección más grave del espectro.

1.a) AFINACIÓN

Una vez que tenemos asignada nuestra cuerda extra la siguiente pregunta es, ¿Cómo afinar la nueva cuerda? Aquí entramos en un extenso debate, ya que existen diferentes opciones que se deben tener en cuenta:
· El caso general intuitivo sería el siguiente:
o 7 6 5 4 3 2 1
B E A D G B E
Este sería el caso estándar, ya que conserva la relación de cuartas que encierra la guitarra, es decir, de B a E es una distancia de cuarta justa, de E a A otra cuarta justa, etc. Con lo cual, a todos los niveles, tanto de escalas, acordes, etc. es continuar la secuencia lógica de una cuerda extra con una cuarta justa.

· “Drop A”. Por así decirlo, estaríamos en un caso similar a lo que ocurre cuando tenemos un “Drop D” en afinación de seis cuerdas. Es decir, bajamos un tono la séptima cuerda (la sexta en “Drop D”). Por tanto obtenemos:
o 7 6 5 4 3 2 1
A E A D G B E

Esto tiene sus ventajas y dificultades. Al bajar un tono la séptima cuerda, nos aparecen dos parejas de cuerdas unísonas; la sexta y la primera, son E , y la séptima y la quinta son B. Pero la principal diferencia entre las dos parejas de cuerdas es que las segundas están mucho más cercanas que las primeras, ayudando a la digitación, así como a la sonoridad. En la otra mano tendremos que tener en cuenta que, al no afinar la séptima cuerda como cuarta justa de E, las digitaciones y acordes no seguirán una secuencia similar al resto de cuerdas.

Esto hace que si seguimos tirando por este hilo de “Drop – A” podremos llegar a “Drop – G”, pero eso implicaría bajar el resto de cuerdas un tono más. Por tanto:
o 7 6 5 4 3 2 1
G D G C F A D
Es decir, es igual que el caso anterior pero con una sonoridad más grave. La única cuestión a tener en cuenta es el calibre de las cuerdas, ya que vamos a bajar la tensión del mástil un tono en todas y dos tonos en al séptima, y necesitamos mayor fuerza en las cuerdas.


· Afinaciones alternativas:

Aquí abrimos un punto dentro del artículo, pero podríamos hablar largo y tendido sobre afinaciones alternativas y siete cuerdas. Cómo afinaremos la séptima cuerda dependerá de qué abierta utilicemos. Las afinaciones más importantes podríamos decir que son “Open G” y “Open D”, quedarían así:


OPEN G
o 7 6 5 4 3 2 1
B D G D G B D
En este caso, la séptima cuerda podríamos incluso bajarla a G.

OPEN D
o 7 6 5 4 3 2 1
A D A D F# A D

1.b) CUERDAS

La cuestión de las aficiones nos lleva directamente al asunto de qué cuerdas utilizar, qué calibres, etc. Una cuestión importante antes de elegir la dureza de cuerdas es saber cómo nos sentimos cómodos tocando, si con la guitarra más dura o más suave. Por otro lado, qué tipo de guitarra tenemos, ya que si nuestra guitarra posee un puente tipo stratocaster, donde las cuerdas atraviesan el cuerpo, tendremos que tener en cuenta que la primera sufrirá una mayor tensión, por tanto el calibre debería ser más suave. Si nuestra guitarra tiene un puente tipo Tun-o-matic podremos subir el calibre sin necesidad de rompernos los dedos. También el tipo de músico y sonoridad que estemos buscando será decisivo a la hora de elegir el calibre. Si nuestro estilo no es de hacer muchos bends y buscamos una sonoridad oscura y agresiva, o grave y jazz, utilizaremos cuerdas más gruesas. Por tanto, los juegos de cuerdas más importantes que encontramos en el mercado son:

DR:
7 String Lite LT7 - 009 - 011 - 016 - 024 -032 -042 -052
7 String Medium MT7- 010 - 013 -017 -026 -036 -046 -056

DEAN MARKLEY: (Blue Steel)
011 --013 -018 -030 -042-052-060


D´Addario:

010-013-017-026-036-046-056
009-011-016-024-032-042-054

En algunas ocasiones, necesitamos conseguir esa sonoridad grave que obtenemos con las guitarras de siete cuerdas pero nuestro instrumento es de seis. Existe un remedio; consiste en hacernos con un juego de siete cuerdas, eliminar la primera cuerda (la más fina) y ponerlo en la guitarra de seis. Así nos quedaría:
o 6 5 4 3 2 1
B E A D G B

Tenemos, por tanto, una sonoridad más gruesa sacrificando una más fina al perder el E más alto.

2.- DIDÁCTICA
Uno de los problemas más importantes, cuando nos enfrentamos a instrumentos no tan convencionales, es dónde podemos ir a obtener información didáctica para aprender. Aquí os muestro una serie de libros, los cuales os pueden servir como referencia:

· 7-String Guitar Chord Book:
Este método se hace fuerte principalmente en la sección de acordes. Más de 350 acordes, con diagrama del diapasón, etc.
· 7-String Guitar (Andy Martin)
Libro mediante el cual se aborda a las guitarras de siete cuerdas desde el punto de vista de escalas, acordes y arpegios.
· 7-String Guitar—Tobias Hurwitz & Glenn Riley
Libro general de guitarras de siete cuerdas: cuatro tipos de afinaciones, acordes, riffs, escalas y licks. Muy completo.
· The First Chord Book for the 7-String Guitar (Jerry Sims)
Muy útil método para comenzar a descubrir las guitarras de siete cuerdas desde un punto de vista jazzy.
· 7 String Jazz Guitar Chord Chart (William Bay)
Libro especialmente útil desde el lado de líneas de bajo para el Jazz.
· Bucky Pizzalli Master Jazz guitar (John Bucky Pizzarelli)
Aquí podemos estudiar todos los licks de este master de las siete cuerdas del jazz.
· A Comprehensive Method Including chords, scales & Arpegios (Chris Buzzelli)

Método completo (incluye CD) que aporta diferentes secciones de escalas y acordes, así como backingtrack para practicar. Este libro pertenece a un nivel relativamente avanzado.

3.- GUITARRISTAS
Existen muchos músicos que utilizan siete cuerdas en sus guitarras, los cuales han tocado canciones que, posiblemente, escuchemos una y otra vez sin ser conscientes. Por otro lado, cuántas veces ha ocurrido que estemos intentando, una y otra vez, sacar algún riff o solo de algún tema y sea imposible, hasta que nos damos cuenta de que usaba una guitarra de siete cuerdas...

Aquí vemos una pequeña lista de algunos guitarristas que son reconocibles por muchas cosas, entre ellas, el uso de siete cuerdas:

- JOHN PETRUCCI: guitarrista de Dream Theater. En el disco “Awake” de Dream Theater existen varias canciones donde utiliza una Ibanez de siete cuerdas (6:00 am, etc). Posee sus Ibanez Signature de siete cuerdas, al igual que Music man.

- STEVE VAI: Steve fue siempre uno de las cabezas visibles de las guitarras de siete cuerdas. Las ha utilizado a lo largo de sus discos en muchas ocasiones (por ejemplo, “Tender Surrender”), y posee modelos signature JEM.

- Monkey and Head (KORN): Ambos guitarristas utilizaban, desde el comienzo de sus tiempos en KORN, guitarras de siete cuerdas (Las Ibanez JEM, generalmente). Todos los discos de su grupo están repletos de riff de este tipo de sonoridad grave de ultratumba.

- DINO CAZARES (Fear factory): Este guitarrista posee un arsenal de riff siguiendo todos los bombos que golpea el batería milimétrico de su banda. Temas como “540,000 degrees Fahrenheit” son claro ejemplo de su utilización.

- STEF CATPENTER (Deftones): Mítico usuario de guitarras de siete cuerdas, con sus propios modelos de ESP.)

4.- PASTILLAS
Otro factor muy importante a la hora de considerar el sonido final de la cuerda extra es qué pastillas utilizaremos. Para ello pasaremos por los principales fabricantes:

· Seymour Duncan: se pueden utilizar SH – 1 ´59 (puente – mástil) , SH – 2- (Mástil) , SH- 4 JB (Puente), SH – 5 Duncan Cumston (Puente), SH – 6 Duncan distorsion (Puente – mástil) y el SH – 8 Invader (Puente – mástil). El sonido de las Duncan es suave y pastoso. Tiene una textura cremosa, sobre todo en graves. Altamente recomendable para sonidos no tan metal.


· Dimarzio: tenemos muchas opciones, como Air Norton 7, Blaze (puente, custom, mástil, etc) , PAF 7, Tone Zone 7, Evolution 7. El sonido de Dimarzio es algo más roquero que las Duncan, con más sustain y ataque, algo menos cremosa que las anteriores. Muy recomendable con las guitarras Ibanez.


· EMG: La opción de EMG es la 707. Pastilla activa con gran salida y sustain. Muy válida contra los acoples desagradables. Por así decirlo, es el lado más metalero de las opciones que tenemos. Van perfectamente con ESP o Schecter.

Hasta aquí podemos hablar de un resumen general, a grandes rasgos, de las siete cuerdas. En la próxima entrega entraremos de lleno en el punto que dejamos pendiente en este capítulo: qué opciones de guitarras de siete cuerdas nos convienen más.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec