Menu

Fernandes Tremor 5 De Luxe. Caliente, potente y estilizado.

fernandes-tremor-5-deluxe-ISPMusica

El bajo eléctrico es un gran desconocido para muchos. Tocar con un buen o mal instrumento cambia de forma cualitativa el resultado y matices sonoros. Parece que en ocasiones, especialmente en músicos poco experimentados, se da menor importancia al bajo de la que en realidad tiene. Parece que el sonido grueso o mejor dicho grave de un instrumento medio cumple su objetivo.

Si realizamos algún experimento en grabación nos damos cuenta de la importancia y necesidad de realizar las tomas con un buen bajo.

En nuestro caso, y dentro de un tema, grabamos una pista de bajo con un instrumento de calidad media/baja, sin circuito activo, ecualizándolo lo mejor posible y buscando el mejor resultado posible. Posteriormente muteamos esa pista y grabamos una segunda toma con nuestro invitado (Fernandes Tremor 5D). El cambio fue más que significativo, pues aún sin hacer nada (en EQ y dinámica) el empaste con el bombo, la calidez y rotundidad de los graves, su definición y matices, enriquecieron notablemente todo el conjunto de la grabación.

Además de sentir más feeling a la hora de interpretar, por escucharnos mejor o sentirnos con más poder, el trabajo posterior de mezcla se facilitó enormemente, consiguiendo además un acabado mucho más impactante.

La importancia de la definición
Por experiencia personal, me consta que la definición es imprescindible. Cuando trabajamos con un bajo mediocre, sin circuito activo o con falta de chicha, intento reforzar la pegada con más ganancia, aumento de frecuencias graves y recorto posteriormente los picos con compresores, limitadores. Bueno, además de muy trabajoso, el acabado de la mezcla se presenta como algo correcto pero falto de chicha. ¿La razón? Una considerable falta de definición en las líneas de bajo. Se obtiene una suma de frecuencias graves que refuerzan los esquemas rítmicos, pero el bajo no tiene “color” por sí mismo.

Utilizando una herramienta como esta, se perciben grandes cambios haciendo que el bajo sea un elemento totalmente expresivo por sí mismo, aún sin hacer filigranas melódicas.

He centrado esta argumentación en estudio puesto que es donde hemos realizado nuestro banco de pruebas. Es lógico pensar que en directo nos ocurrirá lo mismo. Si buscamos un buen resultado en la escucha de nuestro público, la definición y presencia del bajo es absolutamente relevante.

Acabado y estética
Su estética presenta toques estilizados al tiempo que agresivos por los cortes y formas del cuerpo (y pala). Ya he mencionado otras veces mi afinidad por la estética Fernandes tanto en cuanto sus modelos son originales, cañeros, agresivos, modernos, pero no caen en lo basto y “cantoso”. Esto supone que puedes disponer de un look cañero, si te apetece, pero cuentas con cierta sutileza y elegancia en los momentos que te apetezca pasar más inadvertido.

El tacto
Este es un factor importante. Dado el grosor de las cuerdas, el hecho de que el instrumento esté bien diseñado y nos aporte facilidad de interpretación se agradece especialmente, al menos en mi caso. El Fernandes Tremos nos ha procurado delicadeza a la hora de sacar los matices más pequeños, armónicos, glisandos, etc. Me parece un bajo fácil de tocar y en definitiva cómodo.

La electrónica EMG 35J/40J Circuito activo
Sin duda esta es una de las secciones más ricas del instrumento. Su circuito activo nos proporciona una excelente respuesta, consiguiendo gran equilibrio tonal, mucha definición y un medido grosor que inunda de graves la interpretación.

Gracias a los potenciómetros y dispositivos electrónicos podemos poner en práctica diversas configuraciones, lo cual nos brinda la posibilidad de encajar los pases del bajo en muy diferentes contextos y estilos. De hecho, grabamos varias tomas en ambientes opuestos, pasando del heavy al pop, del pop a la fusión, rollos étnicos... en todos los casos encontramos una buena configuración y perfecta respuesta.

Las cinco cuerdas
Realmente tiene sus complicaciones eso de encontrar un cinco cuerdas equilibrado. En muchos modelos de diferentes marcas puede darse esta situación: estás trabajando con una ecualización y parámetros del previo medios, y de pronto al pasar por la quinta te mete un zurriagazo en los conos que despeina. Para mí esta situación provoca un grave problema de incomodidad, puesto que le coges “miedo” a la quinta, y has de pasar siempre con mucho cuidado para no enfatizar demasiado y no provocar cambios de señal demasiado salvajes. Con esta idea en la cabeza, la interpretación está más coartada y, en definitiva, se genera una preocupación añadida que sobra.

En el caso del F. Tremor 5 DeLuxe, percibí cierta atenuación de este quinto elemento. El asunto está bien tratado y aún sin poder descuidar nuestra atención sobre el control de su exceso de potencia, con ciertos ajustes de ecualización y dinámica, podemos realizar pasajes despreocupándonos del tema.

Conclusiones
1.600 euretes (aproximadamente). Suspiro, estaba claro que no se trataba de un bajo de precio alegre. Siendo justos hemos de tener en cuenta lo que ofrece y lo que cuesta, así como relacionar su precio con la oferta de la competencia. Y cuando digo oferta no me refiero sólo al precio, sino también a la calidad del instrumento. En resumen, este bajo se presenta como una alternativa seria, y completamente profesional. Recaudar los euros necesarios para comprar un bajo de estas características no es tarea fácil, eso sí, una vez adquirido dudo mucho que te arrepientas del esfuerzo.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec