Menu

Fernandes Gravity 5 DeLuxe. Metallica y el poder de los cinco graves.

fernandes-gravity-5-ISPMusicaYa conocemos las peculiaridades y características de varias de las guitarras Fernandes, pues hemos elaborado diversos bancos de pruebas para profundizar sobre modelos. Como la Retrorocket, Vértigo, Monterey u otras. Siendo conocedores de la investigación y desarrollo en la tecnología electrónica de la compañía, por nuestra experimentación del Sustainer, nos preguntábamos por los avances y desarrollos de esta casa en el territorio del bajo.

Pues bien, ya es hora de solucionar estas cuestiones, teniendo en nuestro laboratorio de pruebas este Fernandes Gravity Deluxe de 5 cuerdas.

Antes de entrar a fondo en nuestro análisis mencionar la confianza que Robert Trujillo, bajista de Metallica, ha depositado en el poderío Fernandes, pues nos consta que es un bajista exigente que busca aquellos instrumentos que permiten flexibilidad y comodidad de interpretación en suma al grosor definido de un bajo profesional. Aún pensando en que no conozcas a Rob Trujillo, uno de los más reconocidos bajistas del mundo, es de suponer que un grupo como Metallica, por su ya legendaria trayectoria, permanencia en el mercado discográfico y número de fans o discos vendidos, sólo escogería como nuevo bajista a un músico que diera la talla y, éste, a su vez un instrumento que estuviera a la altura de tan alta responsabilidad.

El cuerpo y mástil
Recibido el instrumento en un perfecto embalaje, me llamó la atención su estética nada más abrirlo. Siguiendo en la línea de diseño de Fernandes, por las guitarras que ya hemos visto en ISP, así como las que "rulan" por los escenarios, estudios y locales, el look de este bajo mantiene las constantes de la compañía. Un diseño atrevido, agresivo, punzante pero con gusto (ya sabéis que sobre gustos no hay nada escrito). Algo que me agrada de estos instrumentos es su personalidad en el corte del cuerpo, ya que es difícil ser original y encontrar al tiempo líneas atractivas. Retomando el diseño de este bajo, su cuerpo me resulta muy estilizado y sus curvas muy cómodas para lograr una perfecta adaptación del instrumento al cuerpo, tanto en el torso, como si miramos por la "salud" de nuestro antebrazo al estar durante horas apoyado sobre el mismo.
En cuanto al peso, considerando su longitud, podemos afirmar que no es excesivo. En definitiva, bajo mi punto de vista, el diseño del instrumento es acertado. Por lo que respecta al color, lo veo muy en línea con el diseño y el concepto. Una especie de plata púrpura que añade esa sutileza "cañera" sin caer en lo excesivo.

El mástil, que incluye su correspondiente alma metálica, está ensamblado al cuerpo mediante cuatro tornillos. Elogiando nuevamente el diseño del instrumento, sus dimensiones son cómodas para un cinco cuerdas, puesto que si estuvieran más juntas podría complicarse la interpretación y por el contrario, un diapasón demasiado ancho se convierte en un elemento "raro" en la mano, aunque nuevamente, hay gustos para todo, me parece un termino medio razonable.

La electrónica
El bajo lleva incluido un circuito activo, alimentado por una pila de 9V que está alojada en la parte trasera del cuerpo. Después de tocar un bajo con circuito activo, al tocar otro sin él, parece que le falta redondez al instrumento. De todas formas, hablaremos del sonido un poco más abajo.

Este Fernades cuenta con dos pastillas "F.G.I Technology", término serigrafiado en color plata en ambas. Siguiendo con su circuitería, llegamos a los cuatro potenciómetros, lacados en negro y situados en la parte inferior del cuerpo, como es habitual. Con ellos controlaremos , con buenos niveles de precisión, su volumen, brillo, opacidad, presencia , "grosor" etc...

Puente, pala y clavijero
Se trata de un puente robusto, acabado en negro y que nos permite de forma sencilla los ajustes necesarios para controlar la altura de las cuerdas y su tensión. Dirigiendo la mirada hacia la parte superior del instrumento y tras "cruzar" su diapasón, llegamos a la pala; ésta continúa el hilo de diseño descrito en la parte inicial de este artículo, presentando unas formas propias y acordes con el resto. Las tres clavijas situadas en la parte superior, afinan las cuerdas Si (quinta), Mi (cuarta) y La (tercera), mientras que las dos inferiores son responsables de Re (segunda) y Sol (cuarta). Acabo esta sección comentando que las clavijas son suaves y bastante precisas, con lo cual la afinación se hace cómoda y "fina".

Tocar con 5 cuerdas
Para un bajista poco experimentado, es posible que pasar de las convencionales cuatro cuerdas a las cinco, suponga un poco de lío al principio, pues por tendencia natural algunos de tus trucos y modos pueden salirte por error instantáneo de forma inicial. No obstante, según le vayas cogiendo el punto, te darás cuenta de que tu repertorio de posibilidades aumenta. Aumenta pues tu diapasón se enriquece y algunas cosas a las que "por narices" estabas obligado antes, ahora puedes ejecutar de diferentes formas alternativas, consiguiendo así distintos resultados y sonoridades.

El "peligro" de la 5ª cuerda es que emite notas en octavas realmente graves y con niveles de ganancia elevados y tocando a una intensidad fuerte, puede darse el caso de sufrir distorsiones y picos inesperados. Creo que este es uno de los aspectos más difíciles en un 5 cuerdas. Aún así, la cantidad de recursos que el bajista gana, hacen que merezca la pena.

Concretando, tengo la impresión de que hay que tener "cuidadin" con la 5ª , pues si estas grabando a un ritmo "acelerado" y tocando con gran intensidad, en una ganancia satisfactoria para las otras 4 cuerdas, puede darse el caso de una saturación de la señal. En algunos casos, el hecho de reajustar el puente intentando tensar un poco más la 5ª, hace que la cuerda tenga menos vibración y pueda conseguirse reducir un poco esa vibración. Por otra parte, conociendo bien el instrumento, puedes controlar desde la interpretación los niveles de pulsación para equilibrar la salida, aunque esto tiene su "miga". Otra opción es la de utilizar una afinación alternativa para esta cuerda, un buen compresor, aunque, en fin, supongo que "cada maestrillo tiene su librillo".

Vamos al sonido
Me ha gustado el abanico tonal de este bajo. Recorremos posibilidades muy variadas, desde las más metálicas y punzantes, aquellas más opacas pero finas y, pasando por bastantes alternativas posibles, llegamos a un grosor rotundo, absoluto. Me encanta esa sensación del poder generoso del grave, empastado hasta la saciedad con el bombo y generando un golpe de baja frecuencia que te hace vibrar todos los microorganismos de tu cuerpo. Una configuración que personalmente me encanta y que en este bajo se consigue, es la de un sonido grueso, poderoso, sin excesivo brillo pero definido en las cuerdas más graves y en paralelo, hacer "chillar" en frecuencias mucho más estridentes, mediante slap, las cuerdas más finas del mástil.

El resumen del sonido es una gran versatilidad que hacen que el instrumento sea válido para multitud de estilos musicales.

Conclusiones
Satisfactoria valoración general para este conseguido y cuidado bajo. Versatilidad en sus sonidos, sobrado cuerpo gracias a su circuito activo, definición, brío y gran ataque si lo buscas. Si , como a mí, te resulta atractivo el diseño, considerando la buena octavación y sonido, resulta una gran opción como propuesta en un bajo de gama media/alta.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec