Menu

Cort Bartolini Artisan A4, solidez y eficacia

Cort-Bartolini-Artisan-ISPMusica

En 1960 comenzaron en Corea a fabricar guitarras y otros instrumentos musicales bajo la denominación de Cort. En 1973 consiguieron alcanzar la producción, entre otras cosas, de más de 160.000 guitarras eléctricas de muy alta calidad, que ya eran muy demandadas por todo el Mundo, así como fabricadas también desde otros puntos del Planeta.

Su desarrollada fabricación. Han llegado a tan creciente calidad que desde hace tiempo fabrican muchos ejemplares con destino a afamadas marcas de guitarras norteamericanas, donde parecería que sólo las “made in USA” fueran las líderes mundiales de este negocio.

Su primer gran éxito fue el modelo denominado EARTH 200, a la que aplicaron un ensamblaje especial al estilo “cola de milano” con el que se unían el mástil y el cuerpo de la guitarra y que, al mostrarse tan sólido, conseguía un característico y claro sonido con un especial “sustain” muy apreciado.

Desde Corea no daban abasto a su demanda, abriendo una fábrica en Dalian (China) donde también fabricaban acabados más económicos para el mercado profesional de la música, aunque bajo una supervisión de CORT, para ofrecer la misma calidad que en las realizadas en la propia Corea.

Pero también han aceptado fabricar por encargo modelos diseñados por famosísimos músicos, principalmente norteamericanos, con características muy particulares pero especialmente atractivas, al aportar interesantes novedades y excelentes primicias muy bien acabadas.

Siempre utilizaron muy selectas maderas para construir sus guitarras, así como un esmerado cuidado en todos sus detalles a la hora de fabricarlas, no sólo para mejorar su aspecto de acabado. Por este motivo resultan muy apetecibles y atractivas.

Su gran expansión mundial se engrandeció enormemente desde 1973, año en que proliferaron sus delegaciones y fabricados o ensamblados por prácticamente todo el planeta. Y, por supuesto, con un importante mercado europeo, por ejemplo en Inglaterra, Italia, Alemania, etc., así como con fuerza en Norteamérica, donde entraron por “la puerta grande” y son productos musicales de calidad, quizá mucho más reconocidos que en España.

Por cierto que en España las distribuye Intermusica y a través de las tiendas especializadas que en esa página podrás encontrar.

Esta Compañía CORT asegura que controla el 25% del Mercado Mundial de las guitarras (no tengo medios para cotejar tal cifra), produciendo actualmente más de 25 modelos de guitarras eléctricas y más de 30 de guitarras acústicas.
Recientemente abrió CORT una importante fábrica en Surabaya (Indonesia), donde en la actualidad fabrica muchos de sus modelos de guitarras eléctricas.

Su modelo ARTISAN A4
Tengo la suerte de tener entre mis manos este modelo ahora para contarte sobre su seductor atractivo. Su aspecto visual ya te induce a llevarlo hacia tu cuerpo y acariciarlo. Su cuerpo pintado en un llamativo color cereza vivo, con matices negros difuminados, le da una sensación de dominancia. Y su mástil parece realmente una continuidad de ese cuerpo, sin tornillos para que se enlacen, sino como solidarias ambas piezas y perfectamente alineadas.

Con un largo de 34” (864 mm.), como los ideó Leo Fender, de aspecto parecido, y aunque no me gusta compararlo con otras marcas, sí como referencia te cuento que es de cuerpo algo más pequeño y de menor peso que, por ejemplo, el modelo JAZZ BASS de Leo, pero también más pronunciadas las curvas laterales de ese cuerpo. Y al ponerlo sobre el mío entiendo por qué CORT lo hace así, ya que me da la sensación de que se sujeta mejor a mi cuerpo, así como sobre la rodilla, al aplicarles esta forma. El deslizar la palma de la mano por detrás del mástil es algo sutil y extraordinariamente agradable.

También llama la atención la aparente solidez y eficacia del puente, construido de un material que parece el de un buen aluminio anodizado, el mismo con el que han construido su cejuela (en lugar del típico de hueso) y que sin duda es este apoyo parte del secreto en su espectacular “sustain” (tiempo extendido y remanente con que sigue sonando una nota tras pulsarla y sin amortiguarla). Y ello se aprecia del mismo modo en esta guitarra-bajo para todas sus cuerdas, así como una definición de notas excelente y rica de armónicos. Por supuesto que también concurren en estas buenas sensaciones el juego que haya sido instalado. Parece que en este caso, el juego de cuerdas que le han incorporado desde la fábrica son unas de Daddario EXL165(105-045) del tipo “Roundwound” (uno de los tipos de cuerdas que yo explicaba en mi artículo titulado “El secreto de las cuerdas”, en el pasado Octubre-2007 de esta misma revista ISP, en su Número 93).

Las llaves o palas de afinación son pequeñas pero diseñadas como efectivas, muy agradables y más que suficientes como para un uso muy eficaz y suave cuando sea necesario. Se afinan las cuerdas con extrema comodidad, tanto en su torsión como en la suavidad de su tracción, con tan sólo un pequeño giro.

Va equipado con dos pastillas totalmente cerradas (ajustadas definitivamente desde su fábrica).

Son de la marca Bartolini, modelo MK1-4/F y MK-1-4/R, de muy bajo nivel de ruido y absolutamente poderosas. Nunca necesitarás reajustarlas.

En la parte trasera hay un gran compartimiento atornillado, bajo el cual están accesibles todas las conexiones de su circuitería que, aunque no he tenido la curiosidad de hurgarlo, seguro que facilitará un remoto problema que suceda en un remoto futuro, por ejemplo al tener que cambiar algún potenciómetro o el conmutador dañado, aunque quizá nunca tendrás que llegara a hacerlo.

Otros detalles en su construcción
Su cuerpo está construido con maderas de caoba, wenge y arce, así como también con “Palo Rosa” en el diapasón de su mástil.

Su circuito activo, que se alimenta con una pila de nueve voltios (mejor si es del tipo alcalina), se inserta con comodidad en un pequeño cajetín situado en la parte trasera del cuerpo principal. Dicha pila tiene en realidad una larguísima duración. Este circuito activo no sólo proporciona una señal con más dinámica y potencia, sino que permite un mejor control en su ecualización de tres vías “graves-medios-agudos”, controlables a nuestro gusto mediante tres de los cinco potenciómetros que vemos en la parte anterior del cuerpo de la guitarra, y junto a los cuales también se aprecia un pequeño conmutador para que actúe, o no, a nuestra voluntad tal circuito activo.

Los otros dos potenciómetros controlan: uno el volumen general de la señal entregada desde esta guitarra-bajo y hacia el amplificador, el otro potenciómetro dispone desde cuál de las dos pastillas deseamos salga la señal con más o menos intensidad, de modo que en su enclavamiento central (que fácilmente se detecta al mover dicho potenciómetro) la señal será proporcionalmente obtenida desde cada una de las dos pastillas. Supongo que ya sabes que la guitarra recoge señales más agudas y definidas desde la pastilla situada más cerca del puente, así como más graves, o “de relleno” desde la pastilla colocada más cerca del mástil. Finalmente, probaremos al oído en qué condiciones nos resulte más agradable o necesario para cada estilo musical que deseemos interpretar, pues este instrumento es muy versátil para cualquier ocasión en que deseemos sacarle “un buen partido”... tanto en ejecuciones brillantes o muy impactantes con cierta percusión, así como para dar un toque muy profundo y rotundo a un tema musical.

Los cinco potenciómetros son al tacto muy suaves, sin sobresaltos, excepto en sus enclavamientos centrales que poseen cuatro de entre esos cinco (pues ello por innecesario está ausente en el potenciómetro que controla el volumen general).
No hay serigrafías, textos ni números alrededor de estos potenciómetros, ni sobre el cuerpo principal del instrumento, porque cuando los usemos, seguro que no vamos a mover la guitarra girándola para controlar sus ajustes, en la práctica ello se realiza al tacto. Hace tiempo que ya muchos fabricantes prescinden de tan inútiles serigrafías, que realmente complican su aspecto visual y no resultan nada elegantes.

Ante un analizador de frecuencias
Muchos de los que ya me siguen en mis bancos de pruebas para esta misma revista ISP, saben que suelo realizar una prueba de este tipo a las guitarras-bajo que pasan por mis manos a fin de comprobar su regularidad al enviar su señal de salida final y hacia el amplificador.

Para ello, he situado todos los potenciómetros en su enclavamiento central (a su máximo el del volumen) y una a una he pulsado cada cuerda “al aire”, registrando a continuación todos los datos obtenidos sobre su comportamiento espectral de frecuencias y confeccionando con ellos, finalmente, ese gráfico que observas, donde se combinan conjuntamente los resultados para las cuatro cuerdas.
Llama gratamente la atención en este modelo que la dinámica (no el volumen) de su señal, y casi lo mismo para cada cuerda, es amplia, limpia, similar, con un pico importante en un entorno a los 350 Hz, zona que sabemos se corresponde en un pentagrama con clave de FA, a las notas musicales más usuales o típicas de un “contrabajo” y en cuya zona espectral este instrumento deberá tener un gran dominio con respecto al sonido proporcionado por el resto de los instrumentos musicales con que se verá rodeado.

Seguro que si hubiera forzado la ecualización, cosa no realizada en esta prueba, la dinámica resultante, y con ello en la gráfica adjuntada, habríamos obtenido unas curvaturas muchísimo más ampliadas.

Lo más sorprendente de este modelo
Resumiendo:
Una de sus mejores características es el “sustain”. Seguro que lo causa su excelente puente, tipo de cejuela, las cuerdas instaladas y, sobre todo, por la sólida unión existente entre el cuerpo y el mástil.

Su acabado es espectacular, sobrio y vistoso. Sus controles muy eficaces, también el diseño y torsión de las llaves de afinación. Sus formas curvas, aparentemente algo exageradas, son realmente muy prácticas al situar esta guitarra sobre el cuerpo del músico.

La señal que emite su circuito activo va más que sobrada y muy limpia respecto a zumbidos o ruidos extraños que aquí no concurren.

Se afina con facilidad, no es muy pesada, a pesar de su cuerpo macizo, y el deslizamiento de nuestros dedos sobre el mástil es agradable y cómodo.

Sí, está hecha en Corea... ¿pero te atreverías a ser clasista con un producto de tanta calidad?

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec