Menu

Behringer eurolive B412DSP y B415DSP.

  • Publicado en P.A., Portátil y monitores escenario
  • Correo electrónico

Behringer-eurolive-B412-ispmusicaTurno ahora para analizar con detenimiento dos modelos de cajas acústicas de nueva facturación firmados por, la cada vez más poderosa, Behringer. En su día, ya comenté en las páginas de ISP de qué va más o menos la política comercial de esta empresa Alemana, ello para que nadie se llamase a engaño o confusión respecto a la calidad de los productos ofrecidos por la citada empresa, a precios súper asequibles; entiéndase esto como relación calidad precio extrema. Tal cuestión no solamente prosigue en las mismas, sino que además, en cada relativamente corto espacio temporal, elevan un poco el listón de salto en las olimpiadas de la sofisticación.

Eurolive B412DSP y B415DSP
A efectos prácticos, este par de productos de nueva factura vienen a ser, en lo que se refiere a su concepción y características técnicas, prácticamente idénticos entre sí; salvo por pequeñas características en las que difieren. Por una parte, la principal distinción entre ambas cajas toca en lo concerniente al empleo de los altavoces que incorporan; mientras que la B412DSP posee un cono de 12 pulgadas, su prácticamente homónima B415DSP monta un 15 pulgadas. Para la vía de altas frecuencias, ambas trabajan con un tweeter de 1,75 (una pulgada y tres cuartos) construido en titanio; en vista de esto, y como cabe esperar, la B415DSP presenta algo más de respuesta en bajas frecuencias, y claro, es algo más grande y pesada que su hermana menor. La tabla de características técnicas que os adjunto es bien explícita al respecto.

Como se puede ver, la potencia de los amplificadores incorporados es, a todas luces, superior; capaces de ofrecer picos de hasta 600 W, estas dos nuevas máquinas de Behringer llegan realmente a dar mucho de sí; es decir, que pueden venirnos bien para un buen cúmulo de intenciones. Sin embargo, esta cuestión del músculo no es lo más resaltable de estas cajas biamplificadas, ya que tanto el cruce de frecuencias (su crossover) como la mayoría de sus funciones de gestión sobre la señal, tienen lugar en el ámbito digital. Como resulta ya habitual, ambas cajas incorporan también el típico vaso para soporte mural o trípode, pudiendo ser utilizadas, si es menester, como monitores escénicos. La conexión a la red eléctrica se efectúa mediante el clásico conector estándar del tipo IEC, incluyéndose en el volumen de suministro el correspondiente cable; el cual, tengo que decir, resulta un tanto corto, especialmente si la caja se va a montar en un trípode; de cualquier forma, nada grave. Unos tres metros, como poco, no vendrían mal; es que se me queda el empalme con el alargo colgando y bien a la vista; resulta poco estético.

DSP on board
Tanto la B415DSP como la B412DSP trabajan en base a un procesador digital de sonido de la acreditada Motorola, el cual ostenta una resolución efectiva de 24 bits y una frecuencia de muestreo en la conversión A/D/A de 48 Khz, más que suficiente para el propósito perseguido. Téngase presente que, con tal frecuencia de muestreo, se pueden convertir con bastante fortuna frecuencias analógicas del orden de 24 Khz. Se puede, citar como ejemplo clarividente, el hecho de que el habitual CD de audio (cuidado que no estoy mencionando al SACD) corre a 16 bits/ 44,1 Khz; así es que…

Por el hecho de trabajar con un DSP (razón de las siglas en el nombre de ambos modelos de cajas), la transición de frecuencias entre ambas vías (a 24 decibelios por octava) se lleva a cabo en el aludido ámbito digital. Añadido a lo que hasta ahora os vengo contando, las Behringer 415DSP y 412DSP incorporan, asimismo, un control rotativo que habilita una puerta de ruidos (noise gate) ampliamente sintonizable, un par de potenciómetros para ecualización bibanda, y hasta un control con el que podemos habilitar un filtro de corte en graves, también generosamente sintonizable.

Ecualización dinámica digital
Este es otro de los puntos fuertes (tal vez el más), que se pueden observar en estas cajas activas. La incorporación de esta característica, o función, hace posible que tanto el rendimiento auditivo (por expresarlo de alguna manera), como el electroacústico sea en todo momento optimizado.

Cuando en determinadas situaciones estamos trabajando con sistemas de amplificación mucho más potentes de lo que precisamos, no nos quedará más remedio, en principio, que reducir el nivel de señal enviado a ese sistema de amplificación, algo perfectamente lógico. Al tener que obrar forzosamente así, el resultado que obtendremos al trabajar con un porcentaje de señal respecto al máximo bajo será, fácilmente, algo pobre, debido en principio a que la respuesta en frecuencia del o los amplis resultará algo menor (por eso entre las características de algunas etapas de potencia es frecuente ver el dato de respuesta en frecuencia a, por ejemplo, un octavo de su máximo nivel), tampoco la relación señal/ruido será la más óptima que puede proporcionarnos el sistema, etc.

Sin embargo, el principal escollo que tendremos que salvar viene de la mano de la propia fisiología de nuestro sistema auditivo. Me refiero con esto a las curvas propuestas de igual sonoridad (curvas isofónicas), o contornos equisonoros, algo en lo que, de momento, no me voy a extender más, auque lo comentaré un poco a grandes rasgos. En presencia de sonidos de bajo nivel (cercanos al umbral de audición), el oído captará peor las frecuencias situadas en los extremos del rango de audición (graves y agudos); a medida que aumenta el nivel de presión acústica, este efecto fisiológico automáticamente se minimiza, la curva auditiva de respuesta en frecuencia tiende a ser más plana o lineal; de aquí la razón de ser de las curvas o filtros de ponderación (como poco la ponderación A y la C) de las que hacen gala aparatos de medición, tales como el sonómetro, que no intentan otra cosa que emular al propio sistema auditivo humano. Seguramente, más de uno conocerá el famoso botón LOUDNESS, tan habitual en los equipos de su casa; ahora ya sabéis su verdadera función, la compensación fisiológica a bajos niveles de escucha. Este control lo que hace únicamente es aplicar un realce (de ecualización) en los extremos de la banda audible.

Como contrapartida a todo esto, las Behringer B412DSP y B415DSP incluyen dos bandas de auténtica ecualización dinámica (digital paramétrica) automática, que actúa monitorizando continuamente la señal de programa, actuando sobre ésta según sea su nivel instantáneo. He podido comprobar la efectividad de esta implementación en un amplio rango de niveles (desde poco hasta hacer saltar la indicación del clip), y ciertamente es algo muy efectivo, especialmente a bajos niveles, donde principalmente la claridad de la música se presenta imperante.

Más funciones
Un par de conmutadores nos brindan la posibilidad de, por un lado el CONTOUR, habilitar una ecualización, o característica preconcebida para uso vocal o música, y por otro, un conmutador denominado TIMED TURNOFF el cual, una vez en funcionamiento, desactiva la caja automáticamente si la señal en las entradas no está presente en un margen de tiempo preestablecido de tres minutos, volviendo a reactivarse en cuanto se presenta de nuevo señal en sus entradas. Contamos también con la presencia de un limitador automático para cada amplificador que nos evitará más de un disgusto si nos pasamos apurando el nivel.

Mezclador incluido
Observen que he dicho entradas, esto es debido al hecho de que en estas cajas están presentes dos de ellas (en XLR balanceado), cada una con su propio control de nivel y un rango de actuación tan extenso del mismo, que en ambas entradas va desde la sensibilidad de micro hasta la de línea; tanto como decir que estas nuevas Behringer incorporan un mixer básico de dos canales, que yo mismo he probado sin complicación alguna. Como se puede intuir estamos ante un producto verdaderamente completo. Si uno no precisa de más de un par de micros que amplificar (en cada caja), o bien un micro y música, o lo que tercie, siempre entre los rangos de sensibilidad de micro a línea, la elección entre uno de estos dos modelos de cajas electroacústicas resultará de lo más cómodo, transportable y económico (no en vano son unas Behringer), en suma ideal. La adquisición, de cualquiera de los dos modelos, pasa por ser explícitamente recomendable.

La próxima vez
Junto a este par de cajas electroacústicas en biamplificación activa, me llegó asimismo el mixer XENIX 2442FX (que es con el que ya, de paso, realmente puse a prueba estas dos máquinas, a la vez que la propia mesa de mezclas). En el próximo número de ISP es lo que me toca analizar, algo que no hago aquí mismo (se me concedió la opción), por no apurar en demasía el espacio que se me otorga para el análisis y comentario de ambos productos (cajas y mixer); así que si este tema te interesa, únicamente has de ser un poco paciente.

De momento me quedo por aquí, no sin antes agradecer el explícito apoyo y colaboración que se me ha prestado por parte, tanto de la dirección como del personal de la Casa de la Buelga (aula de extensión universitaria gestionada por la Universidad de Oviedo, donde puse aprueba el comentado sistema), situada en el municipio de Langreo. Lo dicho amigos, en la próxima entrega el, o la, XENIX 2442FX. Entre tanto, salud y saludos.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec