Menu

Soundcraft MH3. La versatilidad.

Soundcraft MH3

Por estas fechas, la reconocida marca de sonido especializada en mesas de mezclas optó por basar sus nuevos productos dentro de lo que ellos llaman "Dual-Purpose Consoles", es decir, mesas de doble propósito, tanto para P.A. como para monitores.


La MH3 es una mesa pensada principalmente para el directo, cuya mayor ventaja es la posibilidad de usarse como mesa de P.A. y como mesa de monitores sin necesidad de realizar ningún cambio para ello; lo único que necesitaríamos, si nos interesase, es pasar los fader que controlan los master de los subgrupos a controlar los master de los auxiliares, simplemente pulsando un botón que se encuentra encima de cada uno.

Siempre he defendido que actualmente es necesario tener muy en cuenta la versatilidad de los equipos que las empresas de sonido necesiten comprar, dado que ello lleva a un ahorro de costes importantes y les permite dar un servicio más adaptado a las necesidades de cada técnico y de cada cliente.

Dentro de la gama de mesas actuales que hay para directo, ésta es sin duda una de las opciones a tener en cuenta, si lo que queremos es una mesa de altas prestaciones, de gran calidad, y que no tenga un precio demasiado elevado.

¿Qué nos ofrece la MH3?
A primera vista nos encontramos con una mesa que engloba en un espacio más reducido y con un menor peso que sus antecesoras, todo un buen número de prestaciones al alcance de cualquier técnico actual.

Esta mesa se presenta en versiones de 24, 32, 40, 48 y 56 canales mono más 4 estereo de entrada. Cada canal mono cuenta con una ecualización de cuatro vías (dos semiparamétricas y dos completamente paramétricas), 12 envíos auxiliares, de los cuales, cuatro pueden transformarse en dos envíos estereo para la función de monitores (por ejemplo para usar con escuchas inalámbricas "in-ear"); 8 subgrupos, 8 VCA´s, una salida directa conmutable pre o post "fader + eq" y un típico fader de 100 mm.

Si hay algo que se agradece mucho en esta mesa es que los selectores de frecuencia y de ganancia de la ecualización no sean concéntricos, sino que estén separados, aunque ello conlleve un aumento del tamaño de la consola. Sin embargo sí que se echa en falta la posibilidad de usar conectores jack, que siempre son versátiles, para entrar con señal a la mesa.

Los canales estereo sólo se diferencian de los mono en que todas sus vías de ecualización son semiparamétricas y que no posee un filtro paso-alto seleccionable, sino fijo a 80 Hz.

A pesar de que este modelo no viene con tantas "lucecitas" como nos tenían acostumbrados con mesas como la "Vienna" o la "Europa" seguimos contando con una barra de leds en los canales de entrada que nos indica la señal que recibimos en cada uno, cosa que no debe faltar en estas mesas de grandes prestaciones.

En el resto de la mesa nos encontramos con los correspondientes master de los subgrupos (asignables a los auxiliares como ya he comentado), los cuales poseen la posibilidad de tener una pequeña ecualización de tres bandas con una de ellas semiparamétrica (algo bastante útil, muchas veces, a la hora de hacer monitores); que si se desea se puede usar para los 8 retornos (única forma de entrar con jacks en la mesa), en lugar de para los auxiliares. Como debe ser, en el panel de conexiones nos encontramos con salidas balanceadas en XLR, independientes para los auxiliares y para los subgrupos; así como el correspondiente inserto asignado en función de lo que tengamos seleccionado en el fader del master.

En la sección de Masters, nos encontramos con dos fader para la salida estereo L-R más uno para la salida Mono (o center), el cual puede cambiarse mediante un botón para control del volumen de la escucha, si usamos la mesa con monitores. Esta mesa, al igual que muchas otras, nos ofrece la posibilidad de transformar estas tres salidas en una salida LCR para que el ajuste del estereo con tres sistemas de P.A. (dos laterales y uno central) sea más preciso. También tenemos una sección de Matrix de 12x4 salidas a la que se pueden dirigir los subgrupos, L, R, C y la entrada externa correspondiente a cada uno.

Por último tenemos la sección de los VCA y la CPU. Mediante 8 fader de 100 mm tenemos la posibilidad de controlar mediante VCA´s todos los canales de entrada de la mesa, asignándole uno, o más de uno a aquellos que queramos. El uso de VCA es lo más normal en las mezclas de los técnicos actuales, aunque como cada uno tiene su forma y sus gustos, muchos siguen usando los subgrupos e incluso las dos cosas a la vez; lo cual es una ventaja más que nos ofrece la MH3. En el apartado de la CPU tenemos las opciones de asignar los VCA´s y los Mutes; estos últimos no de la tradicional forma, sino pensando en la posibilidad de usar en teatros o espectáculos con muchas variaciones en los canales que se usan cada vez, debemos de realizarlos por escenas, hasta 128, teniendo ocho de estas más alcance con los Master de los Grupos de Mutes. La principal diferencia con los tradicionales master de mutes, es que al llamarlos dejas la posición de los canales (encendidos o muteados) tal y como estaban todos al realizar la grabación de la escena. Personalmente, para el directo, sigo prefiriendo los mutes tradicionales, más fáciles y rápidos de usar.

A prueba
He tenido la posibilidad de usar esta mesa, desde que apareció en la primavera del año pasado, en numerosas ocasiones, llegando a usar todas y cada una de las opciones que nos da la MH3. Por mi experiencia con ella creo que nos encontramos ante una mesa que nos ofrece, desde el punto de vista del técnico, una herramienta suficiente para sonorizar cualquier directo, aunque por supuesto, todos queramos siempre que nos pongan una mesa de las de más alta gama, pero sabemos que no siempre es posible. Desde el punto de vista de las empresas de Sonido Profesional, esta mesa les permite tener una herramienta versátil y bastante acorde con las exigencias "normales" sin tener que necesitar un gran desembolso de dinero.

Como todas las Soundcraft que conozco la calidad de ecualización de la MH3 es muy limpia y precisa (aunque nunca he vuelto a ver otra como la 8000, que tanto nos gusta), y por supuesto necesita, como todas sus hermanas, una buena salida para lograr todo el dinamismo que nos ofrece.

La mayor parte de los técnicos que conozco que la han usado están contentos con los resultados, dado que como he dicho, nos ofrece las prestaciones que normalmente necesitamos. Se puede echar de menos un botón para desconectar el inserto, o unos vúmetros analógicos para las salidas master, más "lucecitas" para lo seleccionado e incluso una ecualización completamente paramétrica; pero claro, para ello tenemos las mesas que "cuestan" mucho más que esta.

Dentro del apartado técnico, nos encontramos que la mayor parte del abaratamiento de esta mesa viene de que en lugar de ser modular, está montada en grupos de ocho canales, lo cual conlleva que una avería afecte a 8 canales en lugar de uno. Las Soundcraft en general suelen sufrir bastante con los golpes, y en especial, con la lluvia; claro que, lo que hay que hacer es "no dejar" que se moje.

En conclusión, está mesa nos ofrece una relación calidad/precio muy alta, dado que tiene casi todas las prestaciones que un buen técnico demanda; una gran versatilidad, al poder usarla tanto "dentro" como "fuera" del escenario, y un muy buen sonido final; y todo ello a un precio bastante razonable dentro del mercado actual de mesas de directo.

Un vistazo a las otras mesas "Dual-Purpose" de Soundcraft
SOUNDCRAFT MH4
Además de la MH3, Soundcraft sacó al mercado el año pasado una mesa de características superiores, la MH4; y recientemente ha lanzado la GB4, una mesa que se basa en la línea de sus hermanas mayores, pero con unas prestaciones más reducidas y a un precio bastante más asequible.

En la MH4 nos encontramos con varias diferencias respecto a la MH3: La principal y primera es la construcción modular de la misma, lo cual aumenta notablemente el precio, aunque independiza los canales frente a averías. En capacidad de canales no encontramos con las mismas configuraciones que la MH3 aunque en esta ocasión tenemos una Matrix de 20x8.

En los canales de entrada tenemos como diferencia 16 auxiliares en vez de 12, ocho de los cuales se pueden usar como envíos auxiliares estereo (en modo monitor) o como grupos estereo (en modo FOH), a seleccionar mediante un botón en cada uno de los master estereo del par de envíos correspondiente. Además contamos con un botón para activar o desactivar el inserto (para mí, algo bastante importante). Lo que también cambia es que la ecualización coloca los selectores de frecuencia y ganancia, de cada banda, de modo concéntrico, para ahorrar tamaño (algo que a mí me parece muy incomodo a la hora de trabajar con ella).

Algo bastante interesante que nos ofrecen los canales mono es una salida directa en XLR balanceado, además de una seguidora de la señal de entrada, también con XLR y con posibilidad de levantarle la tierra a esta salida.

Como última diferencia notable cabe destacar que posee un puente de 8 vúmetros analógicos seleccionables más 3 vúmetros para Left, Right y Center (o Mono).

SOUNDCRAFT GB4
Como novedad Soundcraft nos presenta la nueva GB4, una mesa con menores prestaciones que la MH3 y la MH4, pero que mantiene la calidad y la idea de versatilidad que tienen ellas.

La GB4 se nos presenta en formatos de 12, 16, 24, 32 y 40 canales mono más 2 estereo. Cada Canal mono cuenta con una ecualización de 4 bandas (dos de ellas semiparamétricas), un filtro paso-alto fijo a 100 Hz., ocho auxiliares, 4 subgrupos y 4 grupos de mute y un buen fader de 100 mm; además tienen entrada de línea en Jack, inserto en jack estereo y una salida directa con selector pre/post fader (y eq.). Los canales estereo no tienen ecualización semiparamétrica en ninguna de sus 4 bandas aunque tienen entradas tanto en XLR como en Jacks.

En la sección de los master tenemos los fader de L y R, además de uno para C con posibilidad de enviar internamente la señal de L-R al mismo. Y cómo característica principal de las mesas de "Dual-Purpose" nos encontramos en esta mesa la posibilidad de usar los 4 fader de los subgrupos como faders para los masters de los 4 primeros auxiliares de cada canal. Además tenemos una Matrix de 7x4. Aparte de todo esto nos encontramos con pequeños detalles como un limitador en la salida de grabación, un talkback interno, dos retornos estereo y un control room en estereo.

Obviamente vemos que esta mesa no tiene tantas prestaciones como las otras dos, ni es modular, pero a pesar de ello, creo que nos encontramos ante una mesa con muy buenas características y las suficientes prestaciones (manteniendo la calidad y la línea de la MH3 y la MH4) para realizar eventos y directos en teatros, pequeños clubs y actuaciones de carácter medio con un precio bastante aceptable.

Esta última mesa que nos presenta Soundcraft me recuerda a muchas otras mesas de similares características que he usado en eventos como los mencionados o que he instalado en pequeños auditorios o teatros; tales como la Midas Venice, la A&H GL2200, la Spirit LX7 o la Soundcraft Series Two; aunque en esta me encuentro con algunos detalles bastante interesantes, que ya he comentado, y sobre todo la posibilidad de poder usarla tanto para P.A. como para monitores (o ambos), dándole por supuesto una gran versatilidad y sobre todo un buen puesto en este amplio mercado de mesas para eventos de formato mediano.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec