Menu

Etapa MC2 E45. La moda de lo liviano.

  • Publicado en Etapas de potencia

La evolución de los diseños de amplificación, mal llamados digitales (mejor sería hablar de fuentes conmutadas y Clase D), está revolucionando, desde hace un par de años, el mercado del audio profesional. Habituados a medir las etapas por su peso (cuando los transformadores toroidales, los pesados, eran signo inequívoco de una buena entrega de corriente), el panorama cambia radicalmente apostando por la calidad y dejando de lado aspectos como su manejo, el peso y si llevan o no un transformador de ese tipo. Ambos desarrollos (la fuente conmutada y la amplificación en Clase D) hace años, muchísimos, que son conocidos. En el caso de la fuente conmutada es suficiente con reconocer su presencia en casi todos los ordenadores personales de siempre. En lo que respecta a la amplificación en Clase D han sido (y así siguen) dominando el mercado de las telecomunicaciones, ya que permitían con menos consumo y espacio emitir señales de alta frecuencia vía radiodifusión. Pero no ha sido hasta que se ha podido diseñar una etapa en Clase D capaz de trabajar con frecuencias bajas (los 20 Hz son un claro ejemplo) hasta que no han llegado a nuestro mercado.
Visto desde una perspectiva práctica, el ingeniero de sonido de turno agradece de estas etapas de potencia dos aspectos realmente importantes: Por un lado, su peso, reducido incluso hasta una cuarta parte sin perder casi ninguna de las prestaciones técnicas de otros diseños. Y si no encuentran en el peso una suficiente excusa, pregúntenle al camionero (el responsable de que la carga que se transporta no sobrepase los límites de peso legales) o al técnico que arrastra todo el equipo de origen a escenario.

Pero también hay un dato importante, que es el consumo. Curiosamente, este diseño electrónico ofrece un rendimiento muy superior, o lo que es lo mismo, ofrece la misma potencia de salida (o amperios, como deseen) consumiendo mucho menos. Esta característica viene dada por la eficiencia, muy superior en comparación a la Clase AB (ya no digamos con la Clase A) y que redunda en otros aspectos prácticos. Que la eficiencia sea superior significa que por cada vatio que cogemos de la red eléctrica obtenemos "casi" 1 W de potencia. Cuando la eficiencia es menor significa que conseguimos quizá un 0,6 W, o incluso menos, y si somos fieles a esa máxima de Einsten ("la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma"), entenderemos que los 0,4 W restantes (a veces incluso más) se tienen que convertir en otro tipo de energía, que en nuestro caso suele ser calor.

Al prescindir de los pesados y tediosos transformadores toroidales y al conseguir una eficiencia superior (o lo que es lo mismo, que se calienten menos) no sólo es posible utilizar fuentes conmutadas (también menos pesadas y más eficientes) sino realizar diseños estructurales mucho más compactos, a veces sin necesidad de tener que utilizar ventiladores para la refrigeración forzada.

E45, diseño conmutado
Nuestra invitada a estas páginas es una de las últimas realizaciones de MC2 Audio Ltd. Ésta es una compañía con más de 10 años de historia dedicada al diseño de amplificadores de altas prestaciones para el mercado profesional. Liderada por Ferry Clarke e Ian McCarthy, goza de una buena reputación entre los profesionales del sector, gracias en parte a unos productos que combinan bien la relación calidad/precio. La historia de esta marca de curioso nombre nace en 1994 en el AES que, en ese año, se realizó en Ámsterdam. Ahí fue donde se presentaron sus dos primeros productos, el MC450 y MC650, obteniendo fenomenales críticas de profesionales y prensa especializada.

La serie E (a la cual pertenece la E45 que vamos a analizar) fue presentada por primera vez en la conferencia Pro Light & Sound en marzo de 2003. Ya se caracterizaba por su distintivo panel frontal, y llegaron dos modelos: el E25 (1.250 W por canal sobre 4 ohmios) y la E15 (750 W sobre 4 ohmios). Un año más tarde, en la misma conferencia, vio la luz la E45, que destacaba, en principio, por sus 2.250 W sobre 4 ohmios en un chasis de apenas 2U. Todavía es la última adición al catálogo de la serie E y, ya por ese entonces, recibió un enorme interés entre sus usuarios.

La Serie E engloba un séquito de diseños pensados para el mercado del sonido directo "en ruta", que converja un sonido de calidad con el perfecto rendimiento de las Series MC y T, sin que pesen tanto como éstas, pero manteniendo las características que han hecho de MC2 una compañía con renombre.

Nuestra invitada a estas páginas, como ya he anunciado, es capaz de ofrecer hasta 2.250 W por canal sobre cargas de 4 ohmios, alcanzando los 6.400 en modo bridge y sobre 4 ohmios. Destaca, eso sí, no por ese frontal en aluminio de color azul eléctrico (bastante seductor, o a mí me lo parece), sino por aunar esa tasa de potencia en un chasis de sólo 2U y sólo 11 kg de peso. Sus dimensiones generales son de 88 x 482 x 428 mm. Su fabricante destaca de ella la capacidad de la fuente de alimentación (evidentemente, de diseño conmutado) capaz de ofrecer picos de potencia sin que aparezca ese "bajo gandul"; manteniendo en todo momento una baja distorsión y trabajando siempre dentro de un área de seguridad controlada. El secreto, eso dicen, es un sofisticado limitador "inteligente" que acompaña toda la circuitería.

En lo que a conectividad se refiere, esta MC2 está bien equipada. En su panel posterior encontramos sólo entradas de audio balanceado en XLR para la señal de línea (y salidas, para permitir alimentar otras etapas), lo que indica su orientación profesional. Las salidas de potencia se hacen sólo mediante el conector Neutrik. La elección de los diferentes niveles de atenuación (PAD) se realiza por el concurso de dos conmutadores, permitiendo reducir la señal en 2, 4 ó 6 dB. Otro conmutador es el responsable de convertir esta etapa de dos canales en una bridge, con su correspondiente salida independiente, también en Neutrik. El cable de corriente es directo, en vez de recurrir al habitual y más práctico conector IEC.

En la parte frontal encontramos dos potenciómetros para el nivel de salida y unos indicadores LED; del que critico que el de señal sólo informa de la señal "que sale", no de la que entra. Estaría bien que indicase si nos entra, o no, señal sin necesidad de tener que subir el nivel de volumen.

Los datos técnicos que ofrece el fabricante apuntan muy alto para una etapa de este nivel. Amén de las tasas de potencia anunciadas, tanto su THD (inferior al 0,008 %) y su damping factor (inferior a 400) podrían convencer a cualquiera "a ciegas". Incluso afirma que su respuesta en frecuencia es de 20 Hz a 20.000 Hz con unas variaciones de sólo +/- 0,5 dB. Pues qué mejor que probarla y disfrutar de ella.

A prueba
Utilicé para las pruebas recintos SRX de JBL sin procesar y, para comprobar el sonido de las E45, las comparé con otra etapa que utilizo habitualmente, la Macro Tech 3600 de Crown. Para información del lector, la 3600 es una etapa profesional que ofrece 1.500 W sobre 4 ohmios por canal, es decir, 700 menos en igualdad de condiciones que nuestra invitada, aunque la diferencia de precio es ligeramente mayor.

En cualquier caso, esta comparación me sirve para ofrecer una opinión más objetiva y verificar, a bote pronto, que cuando se trata de precio menor es que la calidad también es menor. Con los recintos elegidos (2 x 15") quedó claro desde el primer momento que todavía hay diseños conmutados a los que se debe mejorar el filtro pasa-bajos, imperativo cuando se conoce la tipología de amplificación utilizada. En comparación directa, la Crown arrasa con la E45, casi en cualquier aspecto. Primero en lo que se refiere a entrega de corriente, ganando la Crown por una diferencia sensible. Pero también en la reproducción de audio. La E45 no consigue una excelente reproducción en agudos, perdiéndose notoriamente todo aquello que supera, más o menos, los 12.000 Hz. Esto hace que el ingeniero de turno decida aumentar esa banda de frecuencias (por ejemplo, platos de batería, en especial el charles) y destrozar un poco la producción musical. Lo mismo le ocurre con la banda media de frecuencias, notándose una sensible atenuación alrededor de los 400-700 Hz, justo donde algunas voces necesitan mayor presencia y rendimiento. Sinceramente no sé cómo el fabricante puede ofrecer una respuesta en frecuencia tan plana como la que especifica.
En graves tampoco hay comparación posible, aunque su comportamiento es bastante lineal. En cambio, sí ofrece una muy buena rapidez de ataque.

Sin no las hubiera comparado con un modelo de referencia como el que he elegido, hubiera hablado seguramente de falta de "brillo" y contundencia en la gama media, aunque no con la aspereza anterior.

Conclusiones
Si importa mucho el peso, el espacio y un rendimiento más o menos correcto, sin duda la E45 puede convertirse en una buena elección. Pero en comparación con productos de mayor calidad (y, sobre el papel, menos prestaciones), quedarían un poco tocadas. Eso sí, visto su potencial con las bajas frecuencias la E45 puede convertirse, por ejemplo, en una excelente opción para alimentar subgraves o medios-graves en equipos activos. Aunque la tasa de potencia puede ser menor a la anunciada para todo el espectro audible, la rapidez en ataque hace de este modelo un preciso compañero en esta situación. Pero que a nadie le quede ningún gusto amargo, pues las Macro-Tech con las que lo he comparado son toda una referencia y es lógico que, cara a cara, salgan ganando la mayoría de las veces. La E45 es una buena etapa que consigue aunar de manera muy eficiente peso, rendimiento y cierta linealidad. El ingeniero deberá trabajar un poco más, y listos.

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews