Menu

Crown Macrotech MA-5002VZ

  • Publicado en Etapas de potencia

La MA-5002VZ es una etapa de potencia que se encuentra dentro de la famosa gama de las Macrotech de Crown, usadas durante muchos años para alimentar algunos de los equipos más potentes que ha habido. Las Macrotech siempre se han caracterizado por proporcionar una alta potencia muy estable y por permitir trabajar a impedancias bastante bajas. Además esta etapa pertenece a la nueva serie VZ (impedancia variable) que ha desarrollado Crowm, y que le permite adaptarse dinámicamente a la señal y a la potencia requerida, en tiempo real y a ambas a la vez. Obviamente la mayor diferencia entre esta etapa y las otras a analizar es que no es digital y por lo tanto sus dimensiones y peso son considerables, teniendo en cuenta la potencia que proporciona. Nos encontramos, por tanto, ante un aparato que pesa 35,2 Kg. y que ocupa tres unidades de rack.

Características Técnicas
Esta etapa entrega una salida por canal de 1.300 W. a 8 ohm, 2.000 W. a 4 ohm. y 2.500 W. a 2 ohm; por canal y medido a 1 Khz. Mientras que en modo Bridge (puentear las dos partes de etapa para conseguir una sola salida de más potencia) conseguimos 4.000 W. a 8 ohm. y 5.000 W. a 4 ohm, también medido a 1 Khz.

La impedancia de entrada es mayor que 10 kohms. para la señal balanceada y mayor a 5 kohms. para la señal desbalanceada.

La sensibilidad de entrada podemos seleccionarla en 0,775 V. o en 1,4 V. para potencia estándar a 1 Khz. o una ganancia de voltaje de 26 dB.

A modo de resumen teórico explicaré que la ganancia de voltaje es el resultado de dividir el voltaje de salida que da el amplificador entre el voltaje de entrada que recibe, es decir cuántas veces amplifica la señal que le entra.

Ganancia de Voltaje = Voltaje de Salida
/ Voltaje de Entrada

Y para pasarlo a dB multiplicamos el log de esta ganancia por 20:

Ganancia de Voltaje (dB) = 20 x log (Voltaje de Salida / Voltaje de Entrada)

Por ejemplo, esta etapa trabajando a 8 ohm. y con una señal de 1 Khz. nos da:
Con una sensibilidad de 0,775 V, una ganancia de voltaje de 132X, o sea, 42 dB.
Con una sensibilidad de 1,4 V, una ganancia de voltaje de 71X, o sea, 37 dB.
Con una sensibilidad de 5 V, una ganancia de Voltaje de 20X, o sea, 26dB.
Lo que quiere decir que el amplificador aumenta la señal de entrada en 42 dB, 37 dB. y 26 dB. respectivamente, obviamente hasta el máximo de potencia que entregue.

La relación Señal-Ruido es > 105 dB. medido a 1 Khz.

Las entradas de esta etapa pueden ser en XLR o en jack balanceado y las salidas son bananas más grandes de lo normal que admiten cargas altas y que te permiten usar terminales, banana jacks o cable pelado directamente.

El Damping Factor es mayor que 1.000 de 10 Hz a 400 Hz.

También voy a exponer un poco de teoría para esto: El Damping Factor es el Factor de Amortiguamiento. Esto no es más que la habilidad de un amplificador en controlar la energía reactiva del altavoz. Veámoslo en más detalle. Cuando un amplificador envía una señal al altavoz, este se mueve hacia adelante o hacia atrás. El altavoz, al ser un sistema mecánico con masa (peso) tiene inercia. Esta inercia hace que el cono del altavoz se siga moviendo después que la señal del amplificador ya no existe. Cuando esto pasa, la bobina del altavoz, al desplazarse sobre el imán, genera una corriente eléctrica (esto es igual que como funciona un micrófono dinámico). De hecho, si colocas un voltímetro entre los bornes de un componente de baja frecuencia y lo mueves con la mano, verás cómo se genera un voltaje entre los bornes. Este voltaje, reacciona contra lo que esté conectado, el amplificador. Cuando el amplificador está enviando señal, ésta es constantemente afectada por la energía reactiva del altavoz. Cuanto más control tenga el amplificador (más damping factor) menor será la reacción sobre la señal. El Damping Factor se puede calcular y no sálo toma en consideración la impedancia real de salida del amplificador (la del circuito), si no que también tiene que ver con la impedancia del cable que se esté utilizando.
De manera que si el cable tiene mayor calibre, el Damping Factor será mayor y viceversa. La férmula para calcular el Damping Factor de un sistema es la impedancia del altavoz dividida por la impedancia del sistema que lo maneja (cable y amplificador). Por ejemplo, si tengo un altavoz de 8 ohms y un amplificador con un Damping de 600, dividiendo 8/600 tengo 0.0133. Esta es la impedancia real de salida del amplificador. Ahora bien, supongamos que este altavoz está conectado con un cable de 2 mm. y este cable tiene 15 metros de largo. Buscando en tablas encontramos que este cable tiene una impedancia nominal de 0.005 ohms por metro. Como nuestro cable es de 15 metros, la impedancia total será 0.005*30 (el cable va y viene por eso es 30 y no 15). Esto me da 0.15. Esto lo sumo a la impedancia real del amplificador (0.0133) y me da 0.1633. Esta es la impedancia real del sistema que alimenta el altavoz. El Damping del sistema será entonces 8/0.1633 o sea 48.98. Si te das cuenta el Damping del amplificador es afectado por el del cable (de 600 bajamos a 48). Con un cable de menor calibre el caso es mucho más drástico y esta es la razón por la que se recomiendan cables gruesos para los altavoces. Como regla general se busca que el Damping del sistema esté por encima de 10.

Por lo tanto lo que se busca en estas etapas de tan alta potencia es que el Damping sea lo más alto posible, dado que el movimiento que vamos a provocar sobre los altavoces va a ser muy elevado y no queremos que su energía reactiva nos afecte demasiado sobre la señal original.

Esta etapa está provista de un compresor por canal ajustable en tres posiciones: Fast, con un ataque de 4 milisegundos y un release de 300 milisegundos; slow, con un ataque de 12 milisegundos y un release de 600 milisegundos; y la posición off.
Además cuenta con el sistema patentado ODEP que ajusta proporcionalmente el nivel en función del altavoz para proteger los transistores de salida; y que en caso de elevada temperatura corta la salida temporalmente hasta que el sistema de refrigeración devuelve el canal a una temperatura aceptable.

Así mismo lleva una fuente que se ajusta automáticamente en función del voltaje de entrada, para poder así trabajar en cualquier parte del mundo.

A favor y en contra
Nos encontramos ante la etapa más potente que tiene Crowm sin ser digital, lo cual a primera vista, nos lleva a tener en cuenta su elevado peso y tamaño, sin que por ello debamos despreciar que Crown en su larga carrera en fabricación de etapas analógicas siempre nos ha ofrecido aparatos muy robustos y muy fiables, y es que una marca como ésta, pionera en la fabricación de etapas, es normal que todos los productos que nos ofrezca, de la gama más alta, estén a la altura de las exigencias que podamos plantearnos.

La conectividad es muy sencilla y versátil, respetando el balanceo incluso en los jacks, aunque en las salidas se echa de menos unas tomas en Speak-on, que actualmente es el conector más usado para la mayoría de los recintos acústicos.

La ventaja de utilizar una etapa "analógica" frente a la mayoría de las digitales es que el precio es menor, a pesar de que ésta en concreto es superior a otras digitales que entregan la misma potencia, pero que por supuesto, no pertenecen a una casa con tan buen nombre y gran reconocimiento por parte de todos los técnicos.

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews