Menu

Una etapa para cada cosa. Etapas INTER-M.

  • Publicado en Etapas de potencia

Etapas analógicas modernas, diseñadas para cubrir cualquier necesidad de amplificación. En la actualidad nos encontramos con un continuo crecimiento del sector de la amplificación en el sonido profesional, con cada vez más fabricantes de todo el mundo y, como no, una gran expansión de las empresas provenientes de Asia oriental, que compiten con unos precios muy bajos, gracias a los costes reducidos de fabricación que tienen.

Vamos a realizar un análisis con 3 etapas de esta marca, cada una de las cuales se encuentra orientada a un mercado diferente, por precio y por características; éstas son: La L1800, la más versátil; la CM20.5, cercana en características a la serie L, pero de mayor tamaño y peso, aunque de mayor potencia; y la R500, dirigida a necesidades más pequeñas de potencia y con un presupuesto más ajustado.

INTER-M L 1800
La L1800 es una etapa que pertenece a la familia L de Inter-M, cuyas características son muy elevadas, colocándola en un buen nivel dentro de lo profesional, a pesar de la potencia que entrega (que es muy aceptable a bajas impedancias). Su acabado robusto y su reducido tamaño de 2 unidades la confieren como una buena elección para equipos de gama media en los que se busque un sonido de calidad sin tener que realizar un gran desembolso.

Características Técnicas
Esta etapa entrega una salida por canal de 360 W. a 8 ohm, 600 W. a 4 ohm. y 900 W. a 2 ohm; por canal y medido a 1 Khz. Mientras que en modo Bridge (puentear las dos partes de etapa para conseguir una sola salida de más potencia) conseguimos 1200 W. a 8 ohm. y 1800 W. a 4 ohm, también medido a 1 Khz.

La impedancia de entrada es mayor que 20 kohms. tanto para la señal balanceada como para la señal desbalanceada. La sensibilidad de entrada es de 3.5 dBu para potencia estándar a 1 Khz. y a 4 ohm. Y tiene una ganancia de voltaje de 33dB.

A modo de resumen teórico, y para quién no haya leído alguno de mis anteriores bancos de prueba en etapas, explicaré que la ganancia de voltaje es el resultado de dividir el voltaje de salida que da el amplificador entre el voltaje de entrada que recibe, es decir cuántas veces amplifica la señal que le entra.

Ganancia de Voltaje = Voltaje de Salida /Voltaje de Entrada

Y para pasarlo a dB multiplicamos el log de esta ganancia por 20.

La relación Señal-Ruido es › 100 dB. medido a 1 Khz.

Las entradas de esta etapa pueden ser en XLR o en jack balanceado mediante una base combo y las salidas son bananas que te permiten usar terminales, banana jacks o cable pelado directamente; y por supuesto, speakon.

El Damping Factor es mayor que 400 de 10 Hz a 400 Hz (bastante por encima de las otras etapas que analizamos).

Recordemos que el Damping Factor es el Factor de Amortiguamiento. O sea, la habilidad de un amplificador de controlar la energía reactiva del altavoz. (Para más información referirse a mi artículo sobre etapas digitales en el número 66 de esta revista). Lo que se busca en una etapa de calidad es que el Damping sea lo más alto posible, dado que el movimiento que vamos a provocar sobre los altavoces va a ser muy elevado y no queremos que su energía reactiva nos afecte demasiado sobre la señal original (Aconsejable siempre por encima de 100).

Tiene una excelente calidad de sonido gracias a que nos entrega una respuesta en frecuencia de 20Hz a 20kHz con variaciones de sólo 0,1dB. Y, además, consta de una separación entre canales superior a 80dB y tiene un T.H.D. inferior al 0,03% (fantástico) tanto a 8 ohm, como a 4 ohm, como en bridge.

La distorsión armónica es un parámetro técnico utilizado para definir la señal de audio que sale de un sistema. La distorsión armónica se produce cuando la señal de salida de un sistema no equivale a la señal que entró en él. Esta falta de linealidad afecta a la forma de la onda, porque el equipo ha introducido armónicos que no estaban en la señal de entrada. En todo sistema de audio, siempre se produce una pequeña distorsión, pues no hay equipo que procese la señal sin introducirle alguna modificación. La distorsión armónica no siempre implica pérdida de calidad. De hecho, la distorsión armónica que introducen algunos equipos les da un colorido inconfundible, como ocurre con los viejos vinilos. Sin esta distorsión armónica, el sonido seria demasiado puro o frío. Al hablar de distorsión armónica, normalmente se hace referencia a la llamada distorsión armónica total, que es, precisamente, la cantidad de armónicos que el equipo introduce y que no estaban en la señal original.

Esta distorsión armónica total se mide introduciendo un tono de 1 kHz y midiendo la señal de salida. En los parámetros técnicos de los equipos, suele figurar la distorsión armónica total y se da en forma de porcentaje. Habitualmente, se indica con las siglas en inglés THD (Total Harmonic Distortion). Por ejemplo, THD 0,3 @ 1 kHz. La distorsión armónica total nunca debe estar por encima del 1%. De estarlo, en lugar de enriquecer la señal, la distorsión empieza a desvirtuarla y el sonido resultante empieza a dejar de parecerse al original. ¡Hay que tener cuidado! Sobrepasar el nivel de distorsión aceptable por el sistema, supone poder modificar el sonido hasta el punto de que resulta diferente al original o queda "roto".
Además, cuenta con un selector de HPF que nos permite poner un filtro pasoalto en 30Hz o en 50Hz para proteger aquellos altavoces que conectemos que no admitan frecuencias tan bajas, que puedan dañarlos.

Asimismo lleva dos fuentes de Clase H (sólo en este modelo y en la L2400 dentro de la gama L), lo que permite reducir el consumo de corriente alterna y las necesidades de refrigeración.

A favor y en contra
La mayor diferencia entre esta etapa y las otras que se van a analizar es que, por un lado, nos permite trabajar a 2 ohm en estéreo y a 4 ohm en Bridge, y me parece muy interesante la respuesta en potencia que nos da en este modo. Su mayor virtud: Es un amplificador con una muy buena relación calidad-precio, ya que nos ofrece un sonido muy limpio y potente (teniendo en cuenta las características anteriores) y a un precio muy aceptable.

INTER-M CM20.5
Bajo las siglas CM, Inter-M nos presenta sus etapas de la serie Contractor. A simple vista, lo que más me ha llamado la atención son los enormes ventiladores de los cuales disponen, que le confieren una ventilación forzada muy superior a otras etapas que conozco.

Características técnicas
Esta etapa entrega una salida por canal de 700 W. a 8 ohm y 1100 W. a 4 ohm por canal y medido a 1 Khz. Mientras que en modo Bridge conseguimos 2100 W. a 8 ohm., la sensibilidad de entrada es de 0.775V, para potencia estándar a 1 Khz. y a 8 ohm.

La relación Señal-Ruido es › 100 dB. medido a 1 Khz. Las entradas de esta etapa pueden ser en XLR (con link) o en jack, usando el conector combo, y las salidas son en bananas y en speakon.

El Damping Factor es mayor que 150.

Tiene una extraordinaria respuesta en frecuencia de 10Hz a 40kHz aunque con variaciones de 0,5dB. Además tiene un T.H.D. inferior al 0,1%.

Cuenta también con un limitador para proteger aquellos altavoces que conectemos de posibles picos que puedan dañarlos.

A favor y en contra
Se le echa muy de menos a esta etapa el poder trabajar a impedancias menores a 4 ohm en estéreo o a 8 ohm en bridge, cosa bastante extraña para ser una etapa de tal potencia. Aunque lo más curioso es que resalten el que nos entrega una respuesta de 10Hz a 40kHz, interesante si buscamos no "perder" armónicos superiores. Creo que la calidad del sonido es bastante buena, aunque prefiero la de la serie L. Lo que menos me gusta de esta etapa es el tamaño y el peso, pero se subsana con el precio que tiene, teniendo en cuenta la potencia que nos ofrece. En cuanto al aspecto externo, esta muy bien logrado.

INTER-M R500 PLUS
Inter-M nos ofrece dentro de su gama "Reference" una serie de etapas de pequeña potencia, y sin ventilación forzada, aunque con unas características sonoras más que aceptables, manteniendo un precio muy competitivo dentro del mercado al que se destina.

Características técnicas
Esta etapa entrega una salida por canal de 170 W. a 8 ohm, 250 W. a 4 ohm. y en modo Bridge tenemos 460 W. a 8 ohm. (500 w. si admitimos un THD de 0,5%, que no es muy recomendable; si no lo "admitimos", tenemos un THD de 0,05% en todas las potencias nombradas, que es algo bastante bueno como para un amplificador de estas características y con el precio que tiene.

La relación Señal-Ruido es › 100 dB. medido a 1 Khz. Las entradas de esta etapa pueden ser en XLR o en jack balanceado y las salidas son bananas y speakon. Puedes usar la etapa tanto en estéreo como en bridge, pero no tiene opción para ponerla en mono.

Consta de una separación entre canales superior a 70dB, además de un ruido residual de sólo -80dB.

Carece de ventilación forzada y para sustituirla lleva unos enormes difusores de calor dispuestos en los laterales. A pesar de ello, el fabricante aconseja dejar separación entre ella y cualquier otro aparato que vayamos a colocar encima o debajo del mismo.

A favor y en contra
Considero esta etapa con una relación calidad-precio elevada, puesto que por el precio que tiene nos ofrece, con una potencia igual a otras marcas, una relación señal-ruido muy buena y un THD muy bajo. Probándola a niveles bajos de potencia se comporta muy bien, dándonos un sonido muy clarito, sin ningún ruido de fondo. Con lo cual si buscamos una etapa que no vayamos a forzar en exceso y que podamos tener en un lugar donde no se "ahogue" (puesto que no tiene ventilación forzada), y queremos un sonido "limpio"; esta es una buena elección, si nos vale la potencia que tiene.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec