Menu

Electro-Voice P1200RL. La precisión de un conocido.

  • Publicado en Etapas de potencia

La etapa de potencia que traemos a estas páginas está diseñada por Electro-Voice y forma parte de la PRECISION SERIES. Según palabras del mismo fabricante, "¡Felicidades!, acaba de comprar un amplificador de potencia de Electro-Voice que recurre a la más avanzada tecnología". ¿Será verdad? Muchos manuales de usuario suelen empezar así, aunque alguno debe tener razón. La PRECISION SERIES (o Serie P) de amplificadores de potencia combinan un excelente rendimiento de audio, fiabilidad y estabilidad operacional. Cada etapa (incluyendo, además, como mínimo, el modelo P900 RL) dispone del módulo de control remoto RCM-24 que permite desde la monitorización de los valores del amplificador (salida de corriente, carga de impedancia…), al control y configuración del mismo.

Bajo control
Uno de los puntos fuertes de esta etapa es, justamente, este sistema de control remoto. Permite una visión de las funciones y prestaciones que ofrece la etapa en cualquier momento. Una instalación ambiciosa permitiría controlar, gestionar y configurar hasta 250 etapas de la misma serie, y, mediante el uso del programa bajo Windows IRIS (Intelligent Remote & Integrated Supervision, o remoto inteligente y supervisión integrada) controlar y monitorizar toda la PA desde uno o varios ordenadores personales. Todos los estados de funcionamiento (como encendido de la etapa, temperatura, modulación, limitación, activación de los sistemas de protección, desviación de la carga de impedancia, etc.) se pueden visualizar y almacenar, permitiendo adelantarse a cualquier malfuncionamiento, o, ocurrida la desgracia, estudiar los datos almacenados en el disco para resolver el origen del problema y así solucionarlo.

Al permitir la monitorización de la salida de corriente y voltaje también es posible obtener información, a tiempo real, del estado de las cajas acústicas. Cada vez que la señal sobrepasa los límites preestablecidos se inicia un aviso y se guardan los valores. La combinación de estos valores de medición permite obtener información, por ejemplo, de la impedancia real de la caja y el cable conectado para todo el rango de frecuencias, ofreciendo el resultado en forma gráfica en la pantalla del ordenador; al comparar este valor con uno de referencia podremos reconocer cualquier defecto o irregularidad de la caja acústica.
Pero este sistema ofrece otras prestaciones no menos interesantes. EL módulo RCM-24 también incluye funciones de procesado de la señal. En total hay 20 filtros paramétricos (filtros X-over, retardos, ruteadores y control de nivel, así como compresores y limitadores por canal). Todos los parámetros pueden ser editados libremente y almacenados en alguna de sus ocho memorias de usuario. Este procesado es independiente al sistema de control vía red, por lo que se mantiene la configuración incluso en caso de fallo de red.

Este procesado se realiza bajo dominio digital, por lo que incluye convertidores D/A y A/D de 24 bit y sobremuestreo de 128 tiempos con fase linear (la palabra interna resultante tiene una longitud de 48 bit). El resultado es sobresaliente, como su rango dinámico de 115 dB.

Un uso más cotidiano
Ataquemos la parte que más nos interesa de esta etapa. Se trata de un módulo de ancho convencional para montaje en rack de 19", altura de 132,5 mm y unos nada menospreciables 17 kg. Sin duda, su peso es considerable, pero vista su clara orientación para uso en instalación fija no tiene porqué ser problema (otra cosa sería querer acarrear con ella bolo tras bolo, siendo esos 17 kg un "duro" impedimento para nuestras espaldas). El panel frontal es de una sencillez absoluta, con la ausencia de cualquier control a excepción del encendido/apagado. Tres testigos por canal (evidentemente se trata de una etapa estéreo) nos informan del buen funcionamiento de la etapa, la llegada (o no) de señal y el siempre tedioso led rojo de limitación. Otros tres informan de la activación de alguno de sus efectivos sistemas de protección, encendido y "stand by". Este último led es poco común en este tipo de productos, pero vistas las posibilidades de control vía remoto resulta útil en cuanto confirma su conexión a la red eléctrica (mediante una típica base IEC) y el encendido pertinente, aunque informa de su condición de "apagado" a la espera de recibir órdenes vía red. El resto se compone de unas rejillas para su ventilación y dos asas de transporte que flanquean la unidad (evidentemente, y visto su peso, de robusta construcción).
El panel posterior se divide en tres partes bien diferenciadas. Por un lado la entrada de señal mediante conexión XLR y todo el sistema de control vía red (incluyendo entrada y salida de red vía RJ45, selectores de BUS, interfaz RS-232 y conexiones de línea de salida y entrada, que incluyen, por ejemplo, la salida de la señal procesada en forma de previo para cualquier uso que se nos antoje). Le persigue la mencionada toma IEC (con su correspondiente fusible fácil de sustituir -sin necesidad de abrir el chasis), un conmutador para levantar la tierra; y finalmente las salidas de potencia, que en nuestro caso se ofrecen vía tornillo, es decir, obligándose el uso de cable pelado. Electro-Voice ha colocado esta, personalmente, peligrosa conexión (un hilo del cable de cobre puede rozar involuntariamente el cable contrario y provocar un cortocircuito) en una placa de metal desmontable, facilitando a su poseedor cambiar el sistema de conexión por otro mucho más fiable (cosa que siempre recomiendo hacer).

Sus entrañas
Tras retirar 15 tornillos, es posible ver su interior. La vista se va rápidamente al generoso transformador toroidal colocado en la parte central derecha. Los circuitos electrónicos están dispuestos en diferentes placas, aislando todas las etapas de potencia en una pequeña campana de Faraday con ventilación forzada. Ésta sólo se activa cuando la temperatura alcanza cierto valor determinado, por lo que la primera vez que uno enciende esta etapa reina el silencio. La colocación de las distintas placas electrónicas asegura una mínima interferencia entre ellas, como también lo demuestra el aislamiento del pequeño transformador que, supongo, alimenta la parte digital.
Los amplios espacio libres alrededor del transformador y sus generosas rejillas de ventilación aseguran, así mismo, un refrigerio más que correcto de la etapa cuando llegue a sus máximos. Aunque dudo que en las imágenes que acompañan este artículo se vea, mi "teoría" sobre la placa de conexionado de salida queda demostrada, confirmando también un generoso espacio posterior que permite el uso de cualquier combinación.

En uso
No pude probar ninguna de las prestaciones de conectividad ni DSP de las que esta etapa quiere hacer gala, pero sí de lo que realmente importa: ¿cómo amplifica?

Para las pruebas utilicé una consola MIDAS Venice que atacaba directamente a la etapa vía XLR. Como cajas acústicas empecé con unas de dos vías de alto rendimiento JC Serie N aunque más tarde recurrí a unos monitores MPRO de JBL. En ambos casos son cargas de 4 ohmios de impedancia, lo que indica, según el fabricante, la consecución de hasta 600 W por canal (500 W según IHF-A). Una de las maneras de comprobar el rendimiento de una etapa (y de cualquier otro componente) es mediante comparación; por lo que instalé una de mis conocidas CE2000 de Crown, ajustando los niveles de salida para que ambas cajas con sendas etapas ofrecieran el mismo nivel de salida (el uso de un sonómetro puede ser aleatorio a causa del ruido ambiental). Mis opiniones respecto a la CE2000 pueden encontrarlas en el número 56 de ISP, páginas 60 a 64.

Amén de la diferencia de potencia, puedo afirmar que nuestra invitada tiene una muy buena entrega de corriente, aunque le falta algo de agresividad y resulta un poco menos rápida que la mencionada CE2000 (aunque son tipologías de amplificación ligeramente diferentes). Pero a pesar de que haya quien piense que la falta de agresividad y rapidez sea mala nota, también puede ser justo lo contrario. De hecho, una instalación que quiera utilizarse para música más o menos tranquila, basada en voz, acústica, etc., encontrará con esta P1200RL un excelente aliado. Pero hay más.
Utilizando mismas cajas, cableado fiable, consola y fuente, el uso de la Electro-Voice determina una leve ausencia de graves y un medio tremendamente controlado, con un agudo muy bien equilibrado. Aunque se aprecia cierta compresión dinámica, la respuesta es tonalmente equilibrada, afianzando la anterior opinión sobre el uso más recomendado para este etapa. Pero tampoco seamos radicales y la descartemos, por ejemplo, para su uso en un equipo activo y alimentando subgraves. Evidentemente rendirá a la perfección, gracias a su excelente capacidad de entrega de corriente. Sólo esos transitorios algo gandules (pero a la vez suaves) y esa magnífica capacidad de ofrecer un sonido convincente sobre todo en el espectro medio y agudo del audio.

En aplicaciones "normales" se echa en falta la presencia de potenciómetros de volumen en su panel frontal. Sí es verdad que esto lo podremos realizar remotamente desde un PC o con el concurso de un previo, pero muchas veces, sobre todo en directo, estos controles son casi imprescindibles. De hecho, afianza su visión de "instalación fija".

Conclusión
Hago acto de fe con el sistema de conexión vía red, control, gestión remota y DSP, pero debo mencionarlo como prestación más que interesante en instalaciones fijas. Buenos resultados en su entrega de corriente con una relación precio/W muy interesante. Electro-Voice no ha escatimado nada en este aspecto al considerar este modelo útil en instalación fija, olvidándose por un momento de la necesidad de reducir drásticamente su peso. A probar.

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews