Menu

Jazz Sigüenza se consolida en su segundo año como una gran apuesta cultural

06/02/2007

El festival de jazz de Sigüenza se ha celebrado un año más, consolidándose, con tan sólo dos ediciones, como una gran apuesta cultural en el panorama nacional. Los tres días de conciertos celebrados el pasado mes de diciembre registraron un lleno total. El Ayuntamiento de Sigüenza y la promotora de los grupos, Arco y Flecha, han mostrado su tremenda satisfacción por el éxito alcanzado, que ha recibido las alabanzas de los mejores especialistas musicales del país por su programa vanguardista.



Casi 300 personas llenaron el primer día la Ermita de San Roque para disfrutar de la música del pianista Dave Burrell, y de la voz y la danza de la cantante y bailarina Leena Conquest. Ricardo Checa, Director del Festival, abrió con un pequeño discurso esta segunda edición, reclamando el protagonismo de la música. El concierto colgó el cartel de “no hay billetes”, en lo que fue la tónica general de los tres conciertos de 2006.



El compositor y pianista Dave Burrell es una figura destacada en la escena internacional de la música contemporánea. Sus dinámicas composiciones, con raíces en el blues y el gospel, recuerdan la tradición de Scott Joplin, Jelly Roll Morton y Duke Ellington, y en ellas combina la historia del jazz, del Dixieland al Free.



La compositora, cantante y bailarina de Nueva York Leena Conquest, con su estilo atemporal de cantar y su candente interés por explorar nuevos territorios, consigue tender un puente entre la tradición y la contemporaneidad. Su temprana exposición a las grabaciones de Louis Armstrong y Ella Fitzgerald la llevaron al jazz y desde entonces ha trabajado con eminentes músicos como el trompetista Doc Cheatham o el pianista Mal Waldron.



El segundo día se volvieron a agotar las entradas para ver un concierto de jazz sin concesiones. El dúo de Folklore Imaginario que componen Actis Dato y Baldo Martínez reclamó la atención de un público cada vez más entregado a una música original y una puesta en escena tan desenfadada como sobresaliente.



Debido a los llenos totales que se repetían, el último día la organización respondió abriendo un nuevo espacio para presenciar el concierto del francés Henri Texier.



Finalmente, después de los conciertos del día 7 y el día 8 y para vivir el jazz en ambiente de club, en la discoteca El Boris, actuó a partir de las 12:00 de la noche, con pase libre, Arturo Soriano que presentaba su disco “45 r.p.m.”.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec