Menu

Noticias, actualidad

Pro Tools|HD Native

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Roger Montejano

Te ofrecemos el banco de pruebas del nuevo sistema de Avid y contestamos a las preguntas más habituales sobre Pro Tools|HD Native.

Junto con la versión 9 de Pro Tools, el anuncio del lanzamiento de Pro Tools|HD Native ha sido una de las noticias que más revuelo ha levantado durante los últimos meses del 2010. Así como la nueva versión de la DAW satisface las funcionalidades demandadas por los usuarios durante años (hay un análisis completo de Pro Tools 9 en el número de enero de ISP), el nuevo HD Nativo también cumple los deseos de un buen número de profesionales: productores, compositores, estudios de postproducción, doblaje, etc. para los cuales las funcionalidades del LE se quedaban cortas (incluso con toolkits de expansión), pero el paso a HD suponía una inversión económica muy elevada. Pro Tools|HD Native nace precisamente con el ánimo de ocupar este espacio entre el antiguo LE y el HD, para abrir las puertas de la versión superior a más usuarios. Y es que, con una tarjeta HD Native, no sólo se puede emplear el software Pro Tools HD; también se tiene acceso al uso de las interfaces profesionales de Avid (HD I/O, Omni, MADI, etc.), compatibilidad con las superficies de control ICON y C|24, Satellite Link, Video Satellite…

Como resumen, los puntos más destacables de este sistema son los siguientes:

- Grabación, edición y mezcla con el software Pro Tools HD: automatización avanzada, input monitoring, AFL/PFL solo, destructive recording y quick/track punch, compensación automática de delay en insertos hardware y software, VCA faders…
- Sesiones con 192 voces y hasta 64 canales de entrada y salida.
- Mezcla en surround, Video Satellite, Interplay, Satellite Link.
- Compatibilidad con interfaces HD de Avid y con Sync HD.
- Intercambio de sesiones con usuarios de HD sin pérdida de datos.
- Compatibilidad con superficies de control ICON y C|24.
- Compatibilidad con interfaces ASIO y Core Audio.

Si quieres enterarte de todo, aquí tienes el banco de pruebas:

PCIe
El Pro Tools|HD Nativo -abreviado ya habitualmente como HDN- viene en forma de tarjeta PCI Express, e incluye una licencia completa para el software HD, una llave iLok, un cable DigiLink Mini de 3m y un adaptador a DigiLink “normal”.

La tarjeta cuenta con dos de estos puertos DigiLink Mini -en esencia iguales a los puertos DL anteriores, pero más pequeños- lo que permite conectar hasta cuatro interfaces HD (dos a dos), para un máximo de 64 canales de entrada y salida simultáneos.

El sistema no es ampliable en cuanto a canales IO, el máximo es 64: no se puede ampliar este número añadiendo una tarjeta Native más. Si se necesitan más de 64 canales simultáneos hay que pensar en HD.

Junto con las nuevas HD I/O, OMNI y MADI, el Native también es compatible con las interfaces de la serie “azul” anteriores (192 I/O, 192 Digital I/O, 96 I/O y 96i I/O), de ahí el adaptador incluido en el pack. Las interfaces legacy (888, ADAT bridge, etc.) no son compatibles con HDN.
En cuanto a interfaces de otras marcas, Avid no testea productos de otros fabricantes, pero sí indica que, en principio, cualquier interfaz que funcionase con Pro Tools HD lo hará con el sistema HD Nativo.

La tarjeta HDN también dispone de un puerto DigiSerial, para conectar un reloj SYNC HD de Avid (en el manual se indica que este puerto no acepta conexiones Machine Control).

Respecto al uso de Pro Tools HD Nativo con ordenadores portátiles, la tarjeta Magma ExpressBox 1 (www.magma.com/expressbox1.asp) es oficialmente compatible con el sistema, lo que permite emplear HDN en ordenadores con ranuras ExpressCard.

Native
Avid emplea el término Native para indicar que todo el procesado requerido para el funcionamiento del HDN recae en el ordenador en que se instale el sistema. A diferencia de las tarjetas de Pro Tools HD, la tarjeta Native no incorpora DSPs. Esto quiere decir que, pese a que el software empleado es la versión HD, sólo se pueden emplear plugins RTAS y AudioSuite, los TDM (incluyendo el nuevo HEAT) no se pueden usar con HDN.

Para facilitar el intercambio de sesiones con usuarios de HD, cuando se abre una sesión procedente de estos sistemas con un HDN, todos los plugins TDM son convertidos a su versión RTAS automáticamente. En caso de que no exista versión RTAS, el plugin pasa a estado inactivo (aunque la información se conserva, para cuando la sesión sea abierta de nuevo en HD).

Hablando de procesado nativo, la siguiente pregunta que se harán algunos es: “¿Y el mezclador, es coma flotante o fija?” Cuando se ejecuta Pro Tools HD con una tarjeta Nativa, se emplean cálculos de 64 bits en coma flotante (floating point) para el mezclador y 32 bits en coma flotante para el procesado. Puesto que el mezclador de Pro Tools HD emplea cálculos de 48 bits en coma fija (fixed point), el mezclador del HD Native ha sido completamente rediseñado desde cero.

Latencia
En cuanto a la latencia, Avid asegura que el HDN es el sistema nativo con menor latencia disponible en el mercado. Informan de una latencia (de ida y vuelta) de 1,6ms con el búfer en 64 y trabajando con una frecuencia de muestreo de 96kHz, cuando se usan las nuevas interfaces HD I/O. Como comparación, el mismo test empleando un sistema Pro Tools|HD arrojaría como resultado 0,44ms.

Otras mediciones de latencia proporcionadas por Avid: (empleando HDN e interfaces HD I/O)

(Búfer 32, Búfer 64, Búfer 128)
44.1 kHz: 3,3 ms, 4,7 ms, x
96 kHz: x, 1,6 ms, 3ms

También hay disponible un modo de grabación Low Latency Monitoring, que hace uso de un FPGA (Field Programmable Gate Array) incluido en la tarjeta, para crear una escucha de cascos de baja latencia, encaminando directamente las señales de entrada a una salida determinada sin pasar por el ordenador. Para ello, sólo hay que designar un path como low latency, y cualquier pista armada asignada a él se beneficiará de este modo de grabación. Lógicamente, el LLM está disponible sólo para pistas que reciban señal de la interfaz; no se puede emplear para señal proveniente de buses internos.

Compatibilidad y requisitos
En función de la versión de Pro Tools que se emplee (HDN se puede usar con la versión 8.5 y superiores de Pro Tools HD), los requisitos pueden variar, pero en general éstos son los requisitos mínimos:

Macintosh
- Ordenador aprobado por Avid (ver listado aquí: http://avid.custkb.com/avid/app/selfservice/search.jsp?DocId=377819).
- Snow Leopard: Mac OS X 10.6.4, 10.6.5 ó 10.6.6 (32 ó 64 bit).
- 2GB de RAM o más.

Windows
- Ordenador aprobado por Avid (ver listado aquí: http://avid.custkb.com/avid/app/selfservice/search.jsp?DocId=377823).
- Windows 7 Professional (64 bit).
- 2GB de RAM o más.

Junto con la tarjeta HD Native se necesitará, al menos, una interfaz Pro Tools|HD, y hay que tener en cuenta que no se puede usar más de un HD Omni simultáneamente.

En acción
Las pruebas se llevaron a cabo en Retroestudio (www.retroestudio.com), y coincidieron con la grabación del disco debut de Miguel Tena (www.facebook.com/miguel.tena). El estudio cuenta con un Pro Tools|HD2 sobre un G5 (Dual 2,5GHz, 2,5GB RAM), con un 96 IO que recibe la señal proveniente de los previos. La tarjeta HD Native se instaló en un Mac Pro con dos procesadores Dual-Core Xeon a 2.66 GHz y 2GB de RAM. El objetivo era poder intercambiar fácilmente el sistema de grabación (HD vs HDN) con sólo conectar el cable DigiLink procedente de la interfaz a un ordenador u otro. La instalación de la tarjeta Nativa y Pro Tools 9 en el Mac Pro se realizó sin contratiempos y, como se esperaba, bastó conectar el HDN al 96 IO para integrar el nuevo sistema en el estudio. Con un par de cambios en el Playback Engine y en el IO setup para acomodar los distintos buses y paths, el HDN estaba listo para ser usado.

Con el búfer a 64, las primeras pruebas permitieron comprobar que el sistema reproducía sin problemas las sesiones que se estaban usando en el momento, alguna de las cuales incluían más de 90 pistas de audio activas y ruteos -tanto de mezcla como de escucha de cascos- relativamente complejos. No se apreció ninguna latencia molesta, y el sistema respondió perfectamente durante los overdubs, que en ese momento eran de guitarras (cada guitarra formada por cinco pistas independientes).

Hay que indicar que algunas de las sesiones eran realmente complejas. El productor del disco -Luismi “Huracán”- quería un sonido muy natural en todos los instrumentos, y para preservar todas las opciones para la mezcla, cada instrumento se grababa con microfonía cercana y lejana, sala, línea, etc. Por supuesto, el tema de la latencia en sistemas nativos comienza a complicarse cuando se graba a través de plugins, ya que el propio retardo que introduce el plugin se añade a la latencia del sistema, y en según qué casos puede resultar demasiado. Se entra en este punto en una cuestión de formas de trabajo. En este caso, había varios plugins de EQ y dinámica a lo largo de las distintas pistas, pero en general se estaba incidiendo más en procesadores hardware antes de entrar a la DAW. Con esto no se quiere decir que no se puedan emplear plugins en grabación con HDN. De hecho, se hizo la prueba de colocar un SSL E-Channel y un API 2500 (Waves) en cada una de las pistas, y el sistema ni se inmutó. Ahora bien, si se quiere trabajar exclusivamente grabando a través de plugins complejos (o que incluyan cálculos look ahead) es posible que la latencia obligue a bajar el búfer, pero incluso trabajando en TDM habría que ver cómo responde el sistema. En cuanto a realizar overdubs sobre sesiones completas de mezcla, el modo Low Latency Monitoring (LLM) puede resultar extremadamente útil, aportando una escucha CUE con figuras de latencia próximas a las del HD.

Es una pena que sólo se pueda crear una mezcla de cascos en modo LLM; tener la posibilidad de crear más de una CUE mix de baja latencia ampliaría las aplicaciones en que se puede emplear HDN.

Al pasar a sesiones más cargadas, el ordenador empezó a quejarse, y sólo permitía reproducir con el búfer a 128. Varios pensamientos respecto a esto: aún así, la latencia no era excesiva y se podía seguir trabajando. No olvidemos que el sonido de un ampli llega a los oídos de un guitarrista que esté a dos metros casi 6 ms después… Quizá un cantante lo notaría más, y para ello se puede usar el modo LLM. También hay que tener en cuenta que el Mac Pro en que se instaló el HDN tiene ya unos años. Los ordenadores modernos, con ocho núcleos, probablemente hubieran permitido continuar trabajando en 64 ó 32. En cualquier caso, en este punto estaríamos evaluando el rendimiento del ordenador, no el de la tarjeta HD Native.

Conclusiones
La tarjeta HDN ha dado la talla: con un ordenador relativamente antiguo, podía ocupar el lugar de un sistema de grabación varias veces más caro. Esto no quiere decir que un HDN con tal ordenador pueda sustituir a un sistema HD X. Cada sistema está destinado a usuarios distintos, y cada uno cumple su función en su campo. Por ejemplo, es obvio que las funcionalidades de un HD, con sus DSPs, ofrecen una solidez que, para grabar a muchos músicos simultáneamente, puede ser muy deseable; por eso cuesta más caro. Sin embargo, sí es cierto que, para según qué casos y formas de trabajo, un HDN acompañado de un ordenador potente puede ser un aliado perfectamente válido, a una fracción del coste de un HD, lo que probablemente será bienvenido por muchos. Y no hay que pensar necesariamente en estudios o proyectos pequeños. A menudo, son los estudios más grandes los que emplean su HD casi exclusivamente como grabador (y para alguna automatización), ya que la mezcla, CUE mixes y procesado lo realizan en analógico y/o con la mesa. De forma parecida, un HDN emparejado con una de las nuevas interfaces MADI puede conformar un sistema de grabación portátil realmente potente…

Entrando en el campo de audio para vídeo, habrá muchos usuarios contentos de disponer por fin de un sistema HD que no les obligue a pagar por algo (DSP) que no van a emplear necesariamente. En resumen, damos la bienvenida a un nuevo sistema Pro Tools, que aporta muchas de las funcionalidades del mundo HD a un precio más reducido.

Especificaciones Técnicas
Número máximo de canales de E/S:64
Número máximo de pistas de audio a 48 kHz / 96 kHz / 192 kHz:192 / 96 / 36
Número máximo de pistas de audio estéreo a 48 kHz / 96 kHz / 192 kHz:96 / 48 / 18
Voces:192
Número total de pistas de instrumento:128
Número total de pistas MIDI:256 (512 con HD9)
Número total de pistas auxiliares:160
Buses Internos:256
Vídeo:64
Tarjeta host:1 (PCIe)
Resolución del mezclador:Coma flotante de 64 bits
Resolución de procesamiento:Coma flotante de 32 bits
Streams de ASIO/Core Audio:64
Formatos de plugins compatibles:RTAS, AudioSuite
Mezclador Surround:Sí
Compensación automática del retardo:4.000 a 48 kHz

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

Ezkeys Grand Piano. Toontrack también en instrumentos melódicos.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Román Vega

Hemos hablado en numerosas ocasiones de los desarrollos de Toontrack. Su investigación en la tecnología sample, llevada a la percusión y a sus instrumentos virtuales, ha sido especialmente brillante durante los últimos años. Se trata de una de las familias de batería virtual más poderosas del mercado, por precisión, facilidad de uso, versatilidad, comodidad en carga de librerías, fantástica arquitectura para combinar loops y Groves propuestos con nuestra propia edición, esmero en la selección de instrumentos fuente (grabados) y músicos que interpretan las piezas, etc.

Ahora nos sorprenden con su introducción en los instrumentos melódicos, en concreto con la familia de los pianos. Conservan su arquitectura original, pero rizando el rizo, puesto que ahora además del tempo y el matiz hay que prestar especial atención a las propias notas, acordes y melodías. ¿Cómo lo han resuelto?

Introducción
Personalmente, considero que Toontrack ha sido una de las cabezas de mercado de este tipo de producto. No ya sólo por la calidad y profesionalidad de las muestras, sino por la concepción de una arquitectura especialmente versátil. Nos ahorra horas de programación en baterías, y encima obtenemos resultados mucho mejores, sin perder la flexibilidad de adaptación exacta a nuestro tema.

Tras sus diferentes lanzamientos, poderosas compañías del sector han ido tomando nota de muchas de las ideas propuestas por las deslumbrantes herramientas EZDrummer y aledaños.

Ahora “atacan” con pianos. Sorprendente.

Interface del EZKeys
Cuando llegó a mis manos el producto, pensaba que se trataría de una “jugada” comercial aprovechando el tirón de los EZdrummer y SDX. El momento de mi sorpresa llegó al probarlo.

El interfaz gráfico es igual que el de sus “primos” de percusión. Nos aparece la ventana del piano, el instrumento dibujado y en la parte inferior los pocos (mejor) pero efectivos controles.

Sonidos
Resumiendo, el instrumento nos ofrece una colección bastante satisfactoria (considerando el precio) de sonidos de piano. Desde los más clásicos, hasta los más 'gordotes’ para baladas, los puristas sonidos del jazz, vintage, modulaciones trémolo e incluso un curioso piano drive que tienta a la creatividad.

Hasta aquí común, seleccionamos el piano y el tipo del mismo que queremos usar. Muy rápido, intuitivo y fácil. Nada de cargas de librerías raras y escondidas.

Ahondando en las posibilidades sonoras, disponemos de una serie de potenciómetros virtuales que nos van a permitir modular cada uno de los instrumentos o “presets” descritos. Me gusta mucho cómo están concebidos estos controles, pues son muy sencillos y básicos pero bien pensados para las mezclas. Controlamos, por ejemplo, la “densidad” del piano, esencial en una mezcla cuando este se hace demasiado “gordo” y “se come todo”. Sin embargo, también podemos “hincharlo” para que ocupe dos pistas estéreo a lo “bestia”.

También actuamos sobre la reverb (era de suponer) y otros controles como el control de detalle, que saca “brillo a la presencia y agudos”. En realidad, se trata de diversas ecualizaciones , pero simplificando el proceso para el usuario, ya que se dejan de gaitas con EQ de 12 bandas que el usuario no sabe (en algunos casos) aprovechar óptimamente, y ofrecen resultados más rápidos, con controles más sencillos de manejar.

Tipos de piano incluidos: Presets
Estándar
La omisión de sonido. Un tono muy rico y fresco encajará perfectamente en cualquier tipo de pop/rock contemporáneo, country o composiciones clásicas. 'Customiza’ el nivel de reverb y compresión con los controles.

Raw Tweaks:
Un verdadero preset representa cómo suena el piano desde la grabación raw. También, con este preset, puedes ajustar el nivel de 'martillazo’, pedal de sustain y lanzamientos, así como el tono del piano.

• Swedish Jazz:
Mezcla de los elementos básicos del ambiente jazz: una buena reverb y el tono propio de los discos clásicos del jazz.

• Retro Space Ballad:
Conjuga una reverb de muelles retrospectiva con delays de cinta: Todo un clásico.

• Swedish Pop:
Tiene la onda del pop sueco de los 70, reverb de muelles.

• Old Time Boogie:
El sonido está procesado por un 15IPS de cinta, más reverb de muelles y cierto retardo en el martilleo. Tono nostálgico de los 60.

• On Stage:
Realza la presencia para la escucha en un monitor de escenario.

• Drive In Cabinet:
Respeta la definición pero presenta ciertos toques propios de un altavoz saturado.

• Electric Dirt:
Se les ha ocurrido pasarlo por un ampli de guitarra con un pedal de distorsión y una buena reverb de muelles: La caña.

• Grand Tremolo:
Te imaginas, ¿no? Muelles, delay bastante pastoso y un poderoso trémolo.

• Atmospheric Depth:
Sonido de piano clásico mezclado con un pad. Ambiente balada contemporánea.

• Dreamscapes:
Ambientes “hinchados” y atmosféricos.

• Dreampads:
En la onda del anterior, pero con ciertas variaciones.

Arquitectura, loops y grooves
En este caso, creo que es incorrecto hablar de loops, pues no se trata de círculos cerrados. Es el mismo concepto que en los instrumentos de percusión de esta familia (toontrack).

Me llamó mucho la atención que llevaran sus desarrollos, de forma calcada, a instrumentos melódicos. Se trata de grabar, en este caso, a un intérprete tocando diversos estilos: standard, balada, rock/pop, jazz, bosa, funk…

La librería propone diversos grooves para cada estilo (igual que en baterías) que se adaptan al tempo fijado. También podemos dividir a la mitad o multiplicar por dos dicho tempo de ejecución, es decir, que si tenemos fijado nuestro compás a 80, el groove de piano puede reproducirse a 40 o 160.

Encontramos además, igual que en sus propuestas MIDI para percusión, interpretaciones divididas en “intro” – “estrofa” – “puente” – “pre o post puente” y “estribillo”. En realidad, es como un montón de puzles de canciones, divididos en trocitos que pueden volver a recolocarse de un montón de maneras diferentes. Y contando con la parte de nuestra propia edición y suma de nuestra interpretación sobre grooves, diría que las reconstrucciones posibles de ese puzle son infinitas.

Siguiendo la idea de este fabricante, arrastramos los grooves a la ventana de pista (arrange) y le “metemos mano” en edición a nuestro gusto. Movemos notas, alargamos, tocamos encima, borramos, mezclamos unas partes con otras, etc.

Conclusiones
Evidentemente, las limitaciones son algo superiores en lo que a instrumentos percusivos se refiere, puesto que controlar el tempo, sigue dejando abiertas de forma absoluta las posibilidades melódicas. Sin embargo, al meter acordes, digamos que estamos algo más 'encorsetados’. Para instrumentistas o creadores que necesiten las cosas más 'hechitas’, la idea es fantástica. También para montar un tema de forma rápida; Tenemos que montar algo y disponemos de poco tiempo, pillamos de aquí y de allá, grooves por aquí, edición por allá, un par de pistas más y ala…a correr (con resultados bastante 'majetes’).

Este acontecimiento abre paso a toda una serie de nuevas librerías que imagino que llegarán, para nutrir el nuevo motor de pianos de Toontrack, con miles de propuestas para tener a tu 'teclista’ / 'pianista’ en casa. Herramientas de apoyo profesional para cuando necesitamos montar cosas de 'trabajo’, e incluso para estimular nuestra propia creatividad.

Finalizar diciendo que para el precio que tiene y considerando que en pianos hay infinitas propuestas en librería y en formato instrumento virtual, los resultados en sonido son muy satisfactorios. Creo que ronda los 139 €, si lo comparo con otras (mejores en calidad de sonido sin duda) de 1.000 €, desde luego la diferencia calidad /precio no es nada proporcional.

Interesante. Échale un ojo a la demo.

Ficha técnica
-VST de 32 y 64 bits, instrumentos AU y RTAS, así como baja latencia para una aplicación independiente
-En el ordenador, arrastra y selecciona el MIDI independiente para la creación de los tracks de las canciones
-En el ordenador, haz click y selecciona el soporte para tu propia 'fiesta’ MIDI en EZkeys
-Arrastra y selecciona el MIDI del track de la canción o directamente selecciona la canción del navegador y bájala a tu DAW o a tu escritorio
-EZkeys analizará y separará los acordes de cualquier MIDI sobre la marcha
-Los acordes a tiempo real te permitirán ver instantáneamente qué acordes estás tocando
-El selector de acordes, basado en el círculo de quinas, permite cambiar los acordes instantáneamente
- Cuenta con pre-programados para el uso de los tipos de acordes más comunes
-'Customiza’ el color de cada acorde, abriendo la vista detallada
-Transporta bloques de canciones individuales o canciones completas con un único click de ratón
-Cuenta con un documento teórico para entender correctamente el funcionamiento, incluyendo ejemplos de MIDI
-Posibilidad de 'tunear’ el piano por octavas y semitonos
-Controles dinámicos que te permiten ajustar la velocidad de respuesta para unir tu teclado y tu estilo
-Tres pedales: sustain, sostenido y sofocado
-Aprendizaje MIDI y automatización
-Trece pre-programados listos para usar, utilizando efectos de alta calidad de Overloud. Los pre-programados tienen un rango desde 'raw’ y sin procesar, hasta distorsiones más 'heavys’

EZkeys-Vista general MIDI
-Cuenta con una amplia librería MIDI, que ha tocado un pianista profesional en una sesión
-Todos los estilos están cubiertos (Pop, rock, soul, RnB, Country, Gospel, Jazz, Blues, Boogie, Funk)
-Todas las canciones están realizadas con una intensidad creciente en la introducción, verso, pre-coro, coro y variaciones de puente
-Cuenta también con canciones únicas, rítmicas y coros rotos en diferentes variaciones así como FX y finales
-Variaciones en 4/4 y 6/8
-Un navegador intuitivo que te permite añadir tus favoritos y arreglarlos en carpetas

EZkeys- Vista general de la librería de sonido
-Grabado en un famoso estudio usando únicamente lo mejor de lo mejor de los equipos más modernos y más vintage
-Todos los sonidos están diseñados para ser mezclados. Escoge un pre-programado y el sonido se asentará en tu mezcla.
-Respuesta dinámica para una gran capacidad de ejecución
-Incluye resonancias basadas en muestras reales
-Debido a su algoritmo TPC de poca compresión, EZkeys Grand Piano cuenta con un sistema de recursos extremadamente bajo por lo que sólo necesita 500 MB de memoria RAM. Su tiempo de carga hasta estar listo es de menos de diez segundos

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

Expansión Funk Masters DFH Toontrack EZX. Calidad, magia y sabor funk 100%.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Carles Páez

Toca con los bateristas de James Brown desde tu estudio
Obtener baterías de calidad a través del ordenador hace tiempo que ha dejado de ser un misterio. Hoy es más que posible. Ya no sólo por su realidad acústica y por la agilidad en la programación. Actualmente, y de la mano de Toontrack, podemos permitirnos trabajar con el batería y set que mejor se adecúe a nuestro gusto. Estas librerías EZX tienen personalidad propia. Siguen la trayectoria de calidad ascendente a la que la compañía nos tiene acostumbrados. Un auténtico caprichazo.

Arquitectura EZX
Se percibe que el equipo que trabaja en el desarrollo de estos productos pasa, como muchos de nosotros, horas frente al ordenador intentando conseguir resultados potentes. Y se nota porque cada actualización o nueva idea de producto que lanzan al mercado viene mejorando exactamente lo que los usuarios echan en falta en las versiones anteriores. Un día leí (creo que en la web del fabricante, aunque no estoy seguro) que Toontrack hace con el sampling de baterías lo que la familia Stradivari hizo con sus violones. La frase me pareció algo pretenciosa. Me hizo sonreír, aunque a decir verdad, pienso que estos desarrollos están entre los más potentes del mercado en cuanto a programación de baterías acústicas.

Para conocer con más profundidad cómo funciona la programación, breaks, intercambio de librerías y ajustes de las tomas microfónicas de los mixer EZX, os recomiendo la lectura previa de los artículos:

http://www.ispmusica.com/articulo.asp?id=1050
http://www.ispmusica.com/articulo.asp?id=1377

Funk Master, en banco de pruebas
Se trata de una expansión especializada en funk. A diferencia de otras entregas de la compañía, en este caso nos encontramos con dos sets propuestos (dentro de la misma librería,) y varias sesiones de recording con grooves, intros y fills (en este caso de dos músicos). Concretamente:

a) Grabaciones del baterista John Jab’o Starks con set Yamaha Maple Custom.
b) Grabaciones del baterista Clyde Stubblefield con set Yamaha Birch Custom Absolute.

Existe un gran equilibrio de calidad entre ambas propuestas. Personalmente me ha atraído más el sonido y groove de Jab’o, aunque se trata de una pura y dura observación personal. Un sonido muy “Yamaha”. Me ha encantado en concreto la caja. Seguido del bombo y timbales. El charles y los platos van muy en línea con el batería que toca. También con el estilo tan claramente definido del sonido que se pretende. Platos con toques moderados; más bien agudos, acampanados, brillantes, bien definidos y nada ruidosos.

Los sonidos que vas a encontrar en el set de Jab’o emanan de las siguientes piezas:

Yamaha Maple Custom
- Bombo 22”
- Aéreos y base 12”,13”,16”
- Caja: Yamaha Mahogony 14x6”
- Charles Meinl 14” Byzance Medium
- Crash Meinl 16” Bryzance Medium
- Ride Meinl 18” Medium Ride
- Meinl Woodblock

El kit de Clyde Stubblefield
Yamaha Birch Custom Absolute
- Bombo 20”
- Aéreos y base: 13”,14 y 16”
- Caja 14x7”
- Charles: Meinl 14” Byzance Medium
- Crash Meinl 18” Thin Crash
- Ride: Meinl 20” Medium Ride
- Meinl Woodblock

El sonido de este kit va en la línea del anterior. Seco, muy definido, poco ruidoso. Me gusta especialmente porque se entiende muy bien al combinarse con todas las pistas. Todo definido, seco y claro. El bombo es rotundo pero no molesta. Esta es mi sensación general, poco ruido y muchas nueces.

Evidentemente ha de gustarte este tipo de sonido “funk clásico”. Si tu ambiente musical, o el clima que quieres generar no va por ahí, probablemente te suene raro. Muy secote y con platos demasiado prudentes. Si dispones del hermano mayor “Superior Drummer 2.1”, podrás intercambiar unas piezas con otras. De hecho yo hice experimentos, pues las cajas contenidas en este pack me resultan francamente apetecibles para muchos entornos. Las posibilidades de experimentación propia, metiendo una caja de este tipo, pero con otros platos y toms (por ejemplo), despiertan la personalidad de tu estilo. También es interesante mezclar los grooves de otros bateristas, o los que tú mismo programes, con los sonidos de Jab’o y Clyde. El fin: encontrar un sonido propio y personal para tu propio kit.

La interfaz gráfica
Puedes ver en las capturas aquí reflejadas de qué va el tema. Aunque, si no lo has hecho aún, te recomiendo que leas sobre el funcionamiento de EZ y Superior en los artículos mencionados un poco más arriba.

Hoy hablamos básicamente de lo que aporta el Funk Master como librería añadida. Puedes cargar por separado las vistas de los kits Clyde y Jab’o. Pudiendo así saber a simple vista con qué set estás trabajando.

En una ocasión, la pantalla general del EZ Drummer y otra en el Superior Drummer 2.1 se quedó bloqueada, impidiéndome la edición. Aunque si sonaban las pistas, tuve que recargar el instrumento virtual para desbloquearlo. Creo que esta incidencia no es de la librería Funk Master. Parece provenir más bien de algún cruce de los drivers entre el Pro Tools 8 para Mac y el motor EZ o Superior, más la librería en cuestión.

Los Grooves
Por supuesto, y como ya anticipaba al inicio, no se trata sólo del sonido de las baterías. La magia también viene dada por la posibilidad de incorporar a tu grabación la experiencia y feeling de diferentes bateristas. En este caso, totalmente especializados en funk. Copiando unos compases, breaks y metiendo un bajo y una rítmica, ya tienes una base realmente sabrosa. Las aportaciones de estos bateristas colorean por completo el tono de tu idea. Iba a escribir “es como tocar con otros músicos”. En realidad, sobra el “como”. Es tocar con otros músicos. Aunque lo hagas desde tu estudio y en el ordenador.

Conclusiones
Destaco también los parámetros Vinyl y Plate que incorpora el mixer EZ al cargar Funk Master. Con el primero conseguimos un efecto muy curioso sobre la batería, llevándolo a un acabado final más plástico/vintage. Con el fader “Plate” añadimos un ambiente (reverb) que empasta de maravilla con el entorno pretendido. Es más, personalmente echo de menos una pista “plate” como esta en todas las librerías de la firma.

Mi conclusión final es parecida a la de otras pruebas ante producto Toontrack. Fantástico trabajo que permite grabar tus temas con otros músicos (de gran calidad). Una actualizable forma de utilizar kits de batería, buenos y bien grabados. En definitiva, una magnífica forma de concebir el sampling acústico de percusión. Merece todos mis elogios. Hoy me sabe y suena a funk 100%.

Nota: Ya está en camino el banco de pruebas de la expansión EZX JAZZ.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

El sabor vintage de FAB FOUR

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Fernando Girón

La entrega anterior estuvimos hablando de uno de los software que formaban parte del paquete de Soundsonline (Eastwest), Ministry of Rock, el cual se basaba en sonidos de Rock (bajos, baterías y guitarras). Este número nos toca un curioso conjunto de sonidos que, personalmente, me llamaron mucho la atención: FAB FOUR.

Este instrumento virtual se caracteriza por surtirnos de todos los sonidos utilizados por los Beatles. Es decir, son sonidos actuales, tocados por músicos actuales, con la textura de los Beatles de los 60’s. Todos los instrumentos fueron grabados en el estudio tres de Eastwest, donde otras muchas bandas con nombre han grabado (The Beach Boys, etc).

PRESENTACIÓN
Fab four nos ofrece como librería:

· 13 Gigas de sonidos de 24 bits a 88.2kHz
· Gran cantidad de instrumentos de calidad.
· Entorno gráfico muy asequible y fácil de usar para todo tipo de usuarios.
· Sistema de Ordenación de los ficheros de una forma sencilla y descriptiva.

INSTALACIÓN
Las pruebas realizadas para este artículo se hicieron en un Pc y el proceso de instalación ocurrió sin ningún problema, ahora sí, hay que tener en cuenta que al ser tanta información nos viene distribuida en cuatro DVD de instalación, con lo que supone un buen rato de espera mientras termina de instalar.

Una vez finalizada la fase de instalación queda el hecho de registrar el producto, que sí puede ser un poco más engorroso. Hay que tener unas cuantas consideraciones importantes que son: el software viene con un código de autorización que te suministran con los DVD, pero a su vez necesitas una llave ilok para descargar la autorización, por tanto debes registrarte en soundsonline y en ilok y, además, si no tienes una llave ilok debes hacerte con una.

El software nos proporciona una pequeña aplicación que nos permite hacer todos los registros de una sola vez, simplificando el proceso (Authorization wizard). Recomiendo la instalación de este software, ya que si no es sumamente complicado instalarlo y registrarlo.

Un asunto importante es el tamaño de la aplicación, ya que ocupa 13 Gigas en el propio disco, lo cual implica la necesidad de poseer ese espacio, destinado exclusivamente para este propósito.

EQUIPO
Realmente el propio software no es algo realmente lioso, ni para lo que necesitemos horas y horas delante de la pantalla o el manual para aprender a utilizarlo ya que, por así decirlo, en resumen no dejan de ser sonidos y sonidos. Pero donde reside toda la importancia del producto es en la calidad de los propios sonidos, y para ello el equipo utilizado y la manera de grabarlo y ejecutarlo es crucial. Por lo tanto, podríamos entrar en una gran discusión sobre si realmente se puede conseguir el sonido de los Beatles (o de cualquier grupo sin ser ellos). Mi opinión es bastante clara, el mismo equipo grabado exactamente igual, por las mismas personas en dos momentos distintos sonará distinto, sean Beatles o cualquier otro grupo o artista. Pero en este caso nos dan sonidos muy fieles, de alta calidad y muy utilizables en muchas ocasiones.

El equipo utilizado ha sido un gran acierto, ya que han usado guitarras, amplificadores, micrófonos, cintas, mesas, etc. completamente iguales que las que fueron utilizadas en EMI/Abbey Road Studios por el grupo. Neumann, AKG, Cole y STC de micros, Fender Tan showman (’63), Fender Bassman (’63), Vox Ac30 (’63), Vox Ac50 (’65), Vox Defiant (’66), Vox 730 (’66) , Vox 7120 (’66), Fender Showman (’67) , Fender Deluxe (’67) de amplificadores. Al igual que los previos EMI REDD, EMI TG12345 y EMI REDD47, todos los instrumentos fueron grabados por un Fairchild y un compresor EMI RS124, usado principalmente para controlar la dinámica. Y, por supuesto, uno de los eslabones más conocidos de las grabaciones de los Beatles: el Studer J-37 4 pistas de cinta y a válvulas.

Con respecto a las guitarras, han utilizado exactamente las que se usaron en su momento: Una Gretsch firebird (1959), Gretsch Tennesean (1963) , Rickenbacker 360-12 (1965), Martin D-28 (1966), Fender Stratocaster (1956), Epiphone Casino (1956), Fender Telecaster (1951), Gibson SG (1960), Les Paul Goldtop (1957), Gibson J200 (1966), Hofner 500 Bass (1963) y un Rickenbacker 4001S (1964) igual que el de Paul McCartney.

Las percusiones fueron grabadas con una batería Ludwig Downbeat del 60 y un set de platos Zildjian (caja 5” x 14” / toms 9” x 13” y 16” x 16”/ bombo 22” x 14”/Zildjian 20” grash ride /18” crash medium/14” hi hat). También se han utilizado alguna cosa más pero, por así decirlo, todo el grueso de batería fueron grabadas con el kit anteriormente explicado.

Los teclados que se utilizaron fueron un Baldwin Electric Harpsichord (“Because I´m a Harpsichord”), Clavioline(“Baby I´m a Clavioline”), Lowery Heritage Organ (“Lucy in the lowery”), Mellotron (“Strawberry flutes”), Harmonum (“We can work a Harmonium”); a parte de otras cosas como un sitar, etc.

FAB FOUR INTERFACE
La interfaz de usuario utilizado para esta librería de sonidos es muy similar a la que explicamos en el artículo anterior (Ministry of Rock). Como en el caso precedente, la interfaz no consiste en centenares de ventanas que se van abriendo y cerrando, sino en una serie de controles simulando potenciómetros, algunos displays y un teclado donde podremos ejecutar las notas de cada instrumento.

Como opciones importantes debemos considerar el botón de browser para cargar el/los instrumento/s deseados, ya que sin eso no se genera ningún sonido, y es donde realmente se comprueba si hemos registrado el software. Otros combobox importantes son el de selección que instrumento o instrumentos de los cargados, que es el que se encuentra operativo y, por tanto, son los valores de los controles que vemos, a los que se refiere el sonido.

Por otro lado, existen otros controles importantes que vamos a pasar a describir con un poco más de detalle:

STEREO SPREAD CONTROLS
Todos los instrumentos grabados en Fab Four están en Mono, por tanto este control nos permite crear una imagen estéreo. El propio potenciómetro nos permite elegir la separación del estéreo, es decir, al 0% tenemos los dos canales al centro y al 100% nos permite separar los dos canales al extremo.

ADT CONTROLS
Artificial Double Tracking es una técnica que se inventó en Abbey Road cuando los Beatles estuvieron grabando allí, permitiendo aproximarse al efecto de doblar pistas, que consiste en doblar una línea de voz o instrumento y superponer una sobre la otra, pero sin necesidad de invertir el tiempo de grabar dos pistas. Por así decirlo, toda la ingeniería de este efecto está basada en cintas, pero este software simula tal efecto. Para ello nos proporcionan una serie de controles:
1. Delay: cuánto retardo queremos entre una señal y la otra.
2. Depth: Controlaremos cuánto delay queremos en cada señal, es decir, la original o la doblada.
3. Speed : Propia velocidad del delay.
4. Level : Cuánto volumen quieres de la segunda señal, por tanto, en el fondo también controlas la propia mezcla entre señales.
5. On/off : para activar o no el ADT.

INSTRUMENTOS
Aquí incluyo la lista detallada de los instrumentos anteriormente explicados:

Baby Im A Clavioline (Clavioline/Baldwin Amplificador)
Bass Tripper (1963 Hofner 500 Bajo)
Because Im A Harpsichord (Baldwin Electric Harpsichord/Baldwin Amplificador)
Come To Bass (1963 Hofner Bajo)
Come To Drums (1960 Ludwig Downbeat Kit)
Come To Guitar Rhythm (1956 Epiphone Casino Guitarra eléctrica/1967 Fender DeLuxe Amplificador)
Come To Guitar Solo (1957 Les Paul Goldtop Guitarra eléctrica/1963 Fender Bassman Amplificador)
Day In The Drums (1960 Ludwig Downbeat Kit)
Everybodys Got Guitar (1956 Epiphone Casino Guitarra eléctrica/1966 Vox Defiant Amplificador)
Fairchild Modulated Cymbals (Zildjian Cymbals)
Fixing A Guitar Solo (1956 Fender Stratocaster Guitarra eléctrica/1966 Vox Defiant Amplificador)
Getting A Better Guitar (1951 Fender Telecaster Guitarra eléctrica/1966 Vox 730 Amplificador)
Get Back My Guitar (1956 Epiphone Casino Guitarra eléctrica/1967 Fender Showman Amplificador)
Get Back My Organ (Hammond B3 Organ)
Help Im A Snare (plus kit) (1960 Ludwig Downbeat Kit)
Here Comes The Guitar (1966 Gibson J200 Acoustic)
Im Only A Backwards Guitar (1956 Epiphone Casino Guitarra eléctrica/1966 Vox 7120 Amplificador)
I Want Guitar (Epiphone Casino/Fender DeLuxe y Fender Strat/Fender Tan Showman/doubled)
I Will Play A Guitar Solo (1966 Martin D28 with ADT)
Im A Blackbird (1966 Martin D28 Acoustic Guitar)
In The End There Will Be Drums (1960 Ludwig Downbeat Kit)
Lucy In The Lowery (Lowery Heritage Deluxe Organ)
Lucy Lead Guitar (1956 Fender Stratocaster Guitarra eléctrica con altavoz Leslie)
Michelle Is A Guitar Solo (1956 Epiphone Casino Guitarra eléctrica/1963 Fender Bassman Amplificador)
Madonna Piano (Steinway B Piano)
Miscellaneous (Claps, Tambourine, Cowbell, Screaming Girls)
Nowhere Guitar (1956 Fender Stratocaster Guitarra eléctrica/1963 Vox AC30)
Party Guitar (Gretsch Tennessean Guitarra eléctrica/1963 Vox AC50 Amplificador)
Penny Snare (plus kit) (1960 Ludwig Downbeat Kit)
Pepper Guitar (Gibson SG Guitar/1966 Vox Defiant Amplificador)
Revostortion Guitar (1965 Epiphone Casino Guitarra eléctrica/2 x REDD 47 Preamps)
Roll Over Guitar (1959 Gretsch Country Gentleman Guitarra eléctrica/1964 Vox AC100 Amplificador)
Something Is A Guitar Solo (1957 Les Paul Goldtop Guitarra eléctrica/1963 Fender Bassman Amplificador)
Something Is A Rhythm Guitar (1951 Fender Telecaster Guitarra eléctrica con altavoz Leslie)
Strawberry Drums (1960 Ludwig Downbeat Kit)
Strawberry Flutes
Swarmandel Forever (Swarmandel)
Ticket To Guitar (Rickenbacker 360-12 Guitarra eléctrica/1965 Vox AC50 Amplificador)
Ticket To Drums (1960 Ludwig Downbeat Kit)
We Can Work A Harmonium (Harmonium)
With a Little Help From My Bass (1964 Rickenbacker 4001S Bajo)
Within A Sitar / Love You Sitar (Sitar)
Within A Tabla (Tabla)
What Youre Drumming (1960 Ludwig Downbeat Kit)
Yer Drums (1960 Ludwig Downbeat Kit in Small Room)

CONCLUSIÓN
FAB FOUR es una librería de sonidos que tiene como principal característica la simulación del ambiente que utilizaron los Beatles. Pero lo positivo de todo esto es que no queda ahí sino que, además, podremos utilizarlo para muchas otras situaciones. Por tanto, esta librería nos ofrece una solución de alta calidad. Facilidad de manejo y versatilidad son dos características que hacen que sea una herramienta muy competitiva.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

Symphobia. Sonidos orquestales para la creación de bandas sonoras.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Jorge Quesada

Se trata de una librería rompler en formato Kontakt Player®, especializada en sonidos orquestales para la composición de bandas sonoras. En sus aproximadamente 18GB encontramos instrumentos multi-muestreados con grabaciones reales de una orquesta sinfónica, incluida una intensa colección de efectos cinemáticos.

Todos los sonidos han sido grabados a calidad de 44,1kHz/24bit en un auditorio de conciertos. La grabación se llevó a cabo en dos configuraciones simultáneas, entre las que es posible elegir al cargar un patch: Concert Stage y Close mic. La instancia Kontakt Player 2, desde la que se cargan los instrumentos, ofrece personalización de scripts y de mapeo, aunque está limitado en cuanto al scripting de audio. No es la clásica librería de instrumentos aislados, pues cada instrumento ofrece el conjunto completo de una sección orquestal, grabada con las máximas opciones de articulaciones.

Introducción
La velocidad evolutiva de los instrumentos virtuales basados en muestras de audio es vertiginosa. Tanto es así que hoy os hablamos del Symphobia, y ya están disponibles las actualizaciones Symphobia 1.1, 1.2 y el Symphobia 2.

Las calidad de sus sonidos y, sobre todo, las articulaciones, edición y manipulado de las muestras es cada día más versátil y práctico. Con ello, conseguimos tres objetivos fundamentales: un resultado final de gran calidad, la realización del trabajo de una forma más personalizada y un menor consumo de tiempo para su elaboración.

¿Qué es el Symphobia?
Como anticipábamos en la entrada, se trata de una colección multi-muestra de más de 20 GB. Te puedes hacer una idea de su magnitud. Está diseñada para correr bajo Kontakt Player®. En nuestro caso, realizamos la prueba como instrumento virtual dependiente de Pro Tools, en un Mac.

Sobre la instalación debemos, decir que es, como supones, tediosa. Instalar los 20GB llevan un buen ratillo. Pero a nadie familiarizado con las librerías creo que le sorprenda el asunto. El software se acomodó perfectamente a nuestro sistema y, tras copiar todos los DVDs, el funcionamiento fue inmediato y perfecto.

Lo más llamativo de este paquete es, en primer lugar, su gran calidad en las muestras. En segundo, las combinaciones de bancos de sonidos entre cuerda, metal, madera, percusión e incluso efectos. Los que estéis familiarizados con este tipo de herramienta “combi” os podréis hacer una perfecta idea de cómo carga una librería de este tipo: dividiendo el teclado en varias secciones para disponer de una herramienta completa en una sola carga. Encontramos poderosas secciones que cubren los graves, los medios, los detalles más agudos y decenas de detalles (en efectos) que confieren una rotunda realidad al sonido. Desde frases hasta loops, pasando por percusión, efectos, hits, golpes, etc.

¿Hacia qué tipo de producciones está dirigido?
Es evidente que la generación de música para imagen, bandas sonoras y ambientación de vídeo en general es el destino prioritario. Como en otras herramientas de este tipo, hay muchas muestras que sugieren ideas, contextos, situaciones. Digamos que muchos de los bancos que cargamos, en formato combi (es decir, que aúnan diferentes sonidos sencillos), ya muestran una predisposición: ambientes de tensión, miedo, impacto, acción, cómico, calma, etc. No obstante, no creo que sea la única finalidad posible. Aunque, desde luego, para este tipo de trabajos sea perfecto, rápido y con una tremenda calidad, Symphobia abre una enorme puerta a la composición de bases de orquesta. Lo que puedas hacer con ellas sólo esta limitado por tu imaginación. Desde meter una guitarra heavy encima, hasta… ¿hasta dónde crees que llegarías tú?

¿Cómo se utiliza?
Como ya hemos mencionado, debemos instalar el Kontakt Player® de Native Instruments. Insertaremos dicho instrumento virtual en nuestro software DAW y, desde ahí, dispararemos la librería que nos ocupa.

Los combis
Las cargas son por patchs (los detallamos en la tabla). Cuando cargas un formato multi, te aparece un mezclador de canales que incluye volumen individual de cada pista simple, solo, mute, cambio de tono, etc. Esto significa que, en principio, disponemos de una serie de brillantes ideas preconfiguradas, muy sugerentes y efectivas. Ahora bien, podremos manipular cada combi a nuestro antojo eliminando pistas individuales, variando afinaciones de una u otra parte, etc.

Conclusiones
Hemos dejado una serie de demos de la versión dos (en audio) en www.ispmusica.com. Te harás una idea más completa escuchando de qué va la película, nunca mejor dicho.

En nuestra opinión, se trata de una librería profesional para la generación de todo tipo de ambientes de orquesta para bandas sonoras y documentación acústica de vídeo. Es extremadamente flexible y permite trabajar a una gran velocidad. Puedo confesar y confieso que hacía tiempo que no probaba un instrumento virtual que me convenciera tanto. Dentro de la onda que lleva, es, sin duda, insultantemente bueno. Altamente recomendable si tu bolsillo te lo permite.

TABLA DE PATCHS

SECCIÓN DE CUERDAS
10 full-string ensemble articulations
4 violin section articulations
4 low string articulations in octaves
12 cluster articulations
Upward & downward glissando
Wild arco, pizz & gliss textures
Low string and open string effects
Chords major, minor, open 4th, open 5th

SECCIÓN BRASS
4 full-brass ensemble articulations
2 full-brass muted ensemble articulations
3 orchestrated brass articulation combos
3 low brass articulations in octaves
5 cluster articulations
Horn section and tutti rips
Note bending phrases
Wild repetitions
Chords major, minor

SECCIÓN VIENTO MADERA
6 full-woodwind ensemble articulations
2 low range articulations
4 cluster articulations
Octave runs major, minor
Grace notes major, minor
Flute & piccolo rips
Effect phrases
Wild textures & multi-phonics

CUERDA/ BRASS
String and brass sections playing together
4 ensemble articulations
2 orchestrated combo articulations
4 low range articulations in octaves
11 cluster articulations
Glissando rips

SOLO STRING ENSEMBLE
5 solo string articulations

FULL ORCHESTRA

DYSTOPIA II


CONTENIDO ADICIONAL
Duduk phrases
Shakuhachi phrases
Native American Flute phrases
Bonus Orchestral Bassdrum

LIBRERÍA DISPONIBLE ACTUALIZACIÓN 1.1.
The following newly recorded content is part of the SYMPHOBIA 1.1 update:
New articulation: fast attack ensemble strings mf/ff (MW control)
New articulation: brass chords without tuba/bass note (MW control)
New effect: string ensemble very slow glissandi
New effect: string brass ensemble dark textures
New effect: string brass ensemble trill crescendo
New effect: string brass ensemble trill marcato
20 New Multis added, now 40 Multis in total

LIBRERÍA DISPONIBLE ACTUALIZACIÓN 1.2.
New sample content: string ensemble tremolo 3-layer DYN (p / mf / ff)
New sample content: brass ensemble fast attack sustain 2-layer DYN (mp / f)
New sample content: uilleann pipe phrases
New sample content: low whistle phrases
New multis: 15 new multis added, now 55 multis in total, categorized

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

Auriculares para DJ Pioneer HDJ-500

  • Escrito por Redaccion ISP Música
  • Categoría: Auriculares

Pioneer DJ HD500Los auriculares para DJ HDJ-500 son Famosos por su sonido y durabilidad, los auriculares de esta marca triunfan entre los DJs. Los modelos HDJ-500 están basados en la tecnología del HDJ-2000. La ingeniería sonora de los HDJ-500 reproduce mejor las frecuencias medias y graves, tan necesarias para una pre-escucha óptima de la música mientras se está pinchando.

Leer más

Guitar Pro. Partituriza como un profesional.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Alba Céspedes

¿Qué guitarrista no conoce el Guitar Pro a estas alturas? Este software, desde que fuera desarrollado y lanzado por la compañía francesa Arobas Music en 1997, ha ido ganando adeptos y abriendo poco a poco un hueco –que va in crescendo– en el mercado de los editores de partitura y tablatura. Su éxito se debe, en parte, a su fácil manejo y a la gran variedad de posibilidades y usos prácticos que ofrece, tanto para el aprendizaje como para el día a día del guitarrista. Su enorme fama no es inmerecida ni viene regalada. Analizando su última actualización: Guitar Pro 6 -que acaba de hacer un año recientemente-, trataremos de desentrañar el porqué de su éxito.

¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE?
Guitar Pro es, principalmente, un editor multipista de partitura y tablatura, ideal para la composición. Pero también es mucho más que eso: es una excelente herramienta de aprendizaje. Gracias a su score player, que viene equipado desde la versión 5.0 con el banco de sonidos Real Sound Engine -el cual se diferencia de otros programas en que sólo utiliza sonido MIDI-, este programa te ofrece una banda de acompañamiento muy realista donde y cuando tú quieras. Además, incluye otros elementos muy prácticos, como el diccionario de acordes y escalas, el entrenador de velocidad, un metrónomo, un afinador digital y muchas opciones de importación/exportación de las que hablaremos a continuación con más detalle.

¿POR QUÉ ELEGIRLO?
A diferencia de otros editores de partituras más populares (Sibelius, Finale, Encore, etc.), este software se compone de un sistema de dos pentagramas: el primero sigue la notación de partitura tradicional y el segundo muestra las notas en tablatura (éste es uno de los puntos diferenciales con respecto a los anteriores). Las notas se introducen en el segundo sistema, lo que -sobre todo para guitarristas- facilita y agiliza el proceso de escritura y proporciona una información muy importante: dónde y cómo se toca cada una de ellas. La guitarra no es como el piano o la familia de viento, en donde cada nota sólo puede tocarse en la tecla correspondiente de su octava, sino que una nota a la misma altura puede tocarse en multitud de posiciones diferentes. Por eso, para el estudio exacto de un tema, se hace imprescindible tener una tablatura de referencia para saber exactamente en qué lugar del mástil lo toca originalmente el compositor de la obra.

Entre otras características destacables, ofrece al músico acceso visual a varios paneles instrumentales (Ver fotos), si bien en próximas ediciones podrían tratar de ampliarlas y darles un look más realista, como el que tiene uno de sus principales competidores en su última edición: Sibelius 6.0.

Los desarrolladores de Guitar Pro han lanzado recientemente su aplicación homónima para iPhone, iPod Touch y iPad, que se puede comprar por 3.99€ desde el App Store, algo más cara que la que ofrece Sibelius (1.59€) y con menos uso práctico, ya que no permite la edición de partituras sino únicamente la reproducción, la transposición y el ajuste de tempo. A pesar de ello, Guitar Pro puede jactarse de estar entre las 20 aplicaciones de música más vendidas del App Store, siendo el primer editor de partituras en aparecer dentro de la lista. A su éxito ha debido contribuir la iniciativa “Free For One Day” que lanzaron el pasado 5 de abril, que consistía en que durante ese día se podía descargar gratuitamente la aplicación para el dispositivo móvil.

Otra iniciativa innovadora que les distingue de la competencia es el “Guitar Pro 6 Fretlight ready”, lanzado el pasado 16 de marzo en asociación con Fretlight Guitars. Esta actualización permite conectar una guitarra con leds en los trastes y ver cómo las notas del pentagrama se van iluminando en el propio mástil, según se reproduce la partitura. No hay duda de que se trata de una buena forma de iniciarse en el instrumento, practicar y aprender nuevas canciones. Incluye tres modos de iluminación:

1- El modo tablatura: se ilumina la tablatura de la pista seleccionada.
2- El modo diagrama de acordes: se encienden los acordes transcritos.
3- El modo escala: se iluminan las escalas seleccionadas previamente desde la ventana escalas.

Como última gran ventaja sobre el resto de editores, no podemos olvidarnos de mencionar el increíble catálogo de canciones partiturizadas - tanto por cantidad como por calidad - que está disponible gratis en Internet para cualquier persona, y que ha sido elaborado y subido por sus miles de usuarios en todo el mundo. En este aspecto, Guitar Pro tomó el relevo de Power-Tab, famoso editor de tablatura que contaba con una amplia base de canciones en su formato particular. A día de hoy, ningún otro editor puede presumir de tener tantos temas en su haber.

Debido a que esta enorme base de canciones no está regulada de forma oficial, sino en webs independientes como www.guitarprotabs.org, Guitar Pro anunció el pasado 18 de febrero en su web que lanzaría el Guitar Pro Tabs Project, con el fin de reunir cientos de archivos con la más alta calidad de edición y mezcla, y distribuirlos directamente desde su web oficial. Lo que aún no sabemos es si este servicio será gratuito o de pago.

EN PROFUNDIDAD: GUITAR PRO 6

- Instalación
En este caso, partíamos de la versión 5.0, por lo que la actualización a Guitar Pro 6 nos salió por 29,95 € (se ha abaratado en 10 € desde que cumplió su primer aniversario en abril). Si te compras la versión completa por primera vez te saldrá por 59, 95 €, un precio más que competitivo si observamos el de otros editores similares.

Está disponible para Windows, Linux y Macintosh y se puede descargar online directamente desde su web: www.guitar-pro.com. Puedes solicitar también la copia física por 9, 95 € más. Si quieres probarlo antes de adquirirlo, tienes a tu disposición la versión de prueba desde su propia web: www.guitar-pro.com/en/index.php?pg=download

Con la compra, también se obtiene el derecho a la actualización gratuita de todas las versiones posteriores 6.X, a soporte técnico y a un método de aprendizaje de guitarra.

Durante la instalación vía Internet no tuvimos ningún problema, el proceso fue fácil, rápido y sin complicaciones.

- Consumo de recursos
No es un programa muy pesado, en la medida en que permite tener otros programas en funcionamiento sin que se colapse. La función del programa que más recursos del ordenador consume es la del Real Sound Engine, pero se puede observar qué porcentaje exacto de CPU está utilizando en cada momento en un panel inferior de la ventana.

- Interfaz gráfica
No hay duda de que éste es uno de los aspectos más cuidados de la última versión. Con un diseño intuitivo, cómodo y elegante, muy evolucionado con respecto a la anterior edición.

Ahora hay múltiples opciones de visualización y diseño; por ejemplo: la posibilidad de seleccionar manualmente el número y el tamaño de los compases que queremos por pentagrama, así como de trabajar simultáneamente con varios archivos mediante el uso de pestañas. También se puede customizar el estilo de la partitura para que luzca con aspecto clásico o jazz mediante el ajuste de los 70 parámetros disponibles.

También hay un mejorado menú situado a la izquierda, que incluye los elementos de edición de partituras clásicos (con algunas novedades como la anacrusa, el contador de tiempo, bajar-subir un semitono, etc.); un apartado de configuración del sonido del instrumento (pudiendo elegir afinaciones personalizadas, el uso o no de cejilla, el estilo de ejecución, la acentuación y el timbre); una sección de amplificadores, efectos, compresión, ecualizador (de 10 y 15 bandas) y reverb específicamente pensada para el deleite del guitarrista; otra sección para masterización general de la canción; el popular diccionario de acordes; una opción de edición mediante un instrumento MIDI y un apartado para escribir la letra mucho más manejable, en el que lo transcrito aparece directamente en la pista seleccionada.

Debajo se mantiene el panel de vista global, con el que se puede tratar cada pista individualmente y que contiene las opciones de Solo (para que únicamente se reproduzcan las pistas seleccionadas), Mute (para silenciar las pistas señaladas), control de volumen, control panorámico, ecualizador y los compases que ocupa cada pista, mostrando las secciones que componen la pieza.

- Audio
Como señalamos anteriormente, el audio del programa se basa en el Real Sound Engine, un banco de sonidos mejorado y ampliado con más de 100 samplers de instrumentos distintos y 50 pedales de efectos y simulaciones de amplificadores en su haber. Tienes la opción de utilizar las configuraciones predeterminadas que vienen de serie, o bien crear tu propia cadena de efectos para cada pista. ¡Las posibilidades son infinitas!

Entre las novedades de audio introducidas cabe destacar la mejora del control de las automatizaciones de volumen, tempo y panorámica, que no existía en versiones anteriores. De esta forma, podemos, por ejemplo, introducir fade-ins y fade-outs, cambios de tempo o cambiar el balance durante un solo.

- Herramientas
Se mantiene el entrenador de velocidad, que permite repetir en loop cualquier sección de la partitura y que se vaya aumentando progresivamente el tempo en un porcentaje que determinaremos nosotros mismos. Resulta muy útil para practicar un solo o un riff de guitarra complejo. También se conserva el generador de diagramas de acordes, que muestra las notas que componen los acordes y todas sus posibles digitaciones; el motor de escalas, que presenta un amplio directorio desde las más comunes hasta las más exóticas; la función de búsqueda, que te permite encontrar rápidamente qué escala está siendo utilizada en parte o en la totalidad de la partitura; el afinador MIDI y digital, y el teclado y mástil virtuales.

- Compatibilidad
Los archivos creados con Guitar Pro 6 se guardan en formato .GPX por defecto, pero también puede exportarse a .GP5 (la versión anterior del programa), .MIDI, .ASCII, .WAV, .PNG (imagen) y en .PDF. Por otra parte, pueden ser importados archivos de todos los formatos anteriores de Guitar Pro (.GP3, .GP4 y .GP5), .MIDI y .ASCII.

En definitiva, éste es un excelente programa con una buena relación calidad-precio, apto para todos los músicos – especialmente para los guitarristas – que servirá para aprender, como backing track y para escribir las propias composiciones. Así que, si aún eres de los que escribe con pluma, tintero y pergamino, aquí tienes una excelente alternativa para olvidarte definitivamente de los tachones y conseguir una partitura clara de aspecto profesional, que podrás conservar tanto en formato digital como analógico, y modificar cuantas veces quieras. Así pues, que el Guitar Pro te acompañe en tu viaje musical.

Bibliografía
www.guitar-pro.com

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

EZ drummer. Flexibilidad y la calidad.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Carles Páez

Los instrumentos virtuales de batería con tecnología sampler son unos de los más cotizados en los estudios. Tanto por su aproximación fiel a la realidad, como por el ahorro que supone conseguir buenos resultados sin micros, previos, batería física, baterista, etc. La calidad y cantidad de soluciones que este tipo de software proporciona, mejora sustancialmente con el paso del tiempo. Muy en especial con las herramientas de ToonTrack, para mi gusto, de las mejores que he probado dentro del campo batería acústica.

Introducción
Grabar una batería es, probablemente, una de las partes más complejas, o que más recursos necesita en un estudio. Una tarea muy compleja para un home, incluso ardua para un estudio medio con recursos limitados. Tanto es así que, en ocasiones, el resultado final es mejor utilizando unas buenas librerías sampler. La razón es sencilla: Aunque dispongamos de un hardware que nos permita grabar 8 ó 16 pistas de golpe (necesarias para captar todas las piezas por separado), afectará terriblemente sobre el sonido la calidad de los micros, de los previos, de la batería, el técnico, la forma de colocar todo, etc.

Sin embargo, las muestras tomadas en una buena librería ya tienen solucionados todos estos factores: buen kit de batería (incluso variado, para elegir), excelentes micros, previos, técnicos, etc. He oído baterías grabadas de forma “pobretona” en un estudio, y secuencias de instrumentos virtuales buenos. El resultado es claramente favorable hacia las librerías, en cuanto a calidad de sonido se refiere. Otra cosa es la interpretación, viveza, matices, etc.

Es en este sentido, los desarrollos van progresando de forma brutal. Hasta hace poco, fuimos avanzando hacia programas de secuenciación de batería totalmente realista, mejorando las muestras, las cantidades de elementos, los matices de pegada en muestras multisample, la separación automática por pistas de cada pieza, la obtención de pistas de ambiente de todo el kit, etc. En definitiva, llegamos a disponer de herramientas plenamente satisfactorias y de calidad extrema, como es el caso del DFH Superior de ToonTrack.

La secuenciación y los loops
Una vez alcanzado esa rotunda calidad, nos sentimos totalmente armados para desarrollar unas baterías perfectas, impolutas, totalmente realistas. Sinceramente, creo que hasta los más experimentados tendrían dificultades para reconocer si un trabajo (bien hecho) está grabado con una batería de verdad o con samples.

¿Dónde está entonces el problema?
Secuenciar una batería, tipo “chunda chun”, bombo/caja con charles en corcheas y un paste de platos en negras para el estribillo es sencillo. Tan sencillo que el resultado final es soporífero, lamentable y capaz (con seguridad) de arruinar todo el tema, aunque el resto de pistas esté grabado por los mejores músicos a nuestro alcance. Por el contrario, la tarea de secuenciar una batería en condiciones es una labor realmente trabajosa. Trabajosa, porque un baterista real combina cuatro extremidades (cuando no se hacen inventos en sus sets que añaden aún más cosas) que van perfectamente coordinadas, a la vez, que siguen un sentido concreto de expresión y en frases repletas de matices (hablo de un batería bueno, claro). Es decir, que aparte de programar cosas complejas, mordentes, breaks variados y una serie de pistas “drums” reales y acordes al resto de instrumentos, en cuanto a elaboración, nos encontramos con lo más difícil: aunar la expresión, la intención de todas las piezas del kit, que en muchos casos habremos secuenciado por separado (charles, toms, platos, bombo/caja, breaks, etc.).

Con el software adecuado, tiempo, ganas y mucho trabajo la cosa irá para adelante sin problema. Es más, conseguiremos grandes resultados y dispondremos de una flexibilidad total a la hora de organizar la batería exactamente como mejor nos parezca. Ahora bien, cuando te juntas con la tarea extra (que además no es la tuya, pues no eres batería) de programar 12 cortes... cuando pasas un mes programando y de pronto escuchas a un monstruo (de la batería) que en cuatro minutos ha hecho algo que machaca tus programaciones más exquisitas... Es entonces cuando te planteas la necesidad de simplificar el trabajo o, cuando menos, disponer de elementos que lo hagan más cómodo y fructífero. Aquí aparece el EZ DRUMMER.

EL EZ DRUMMER. Funcionamiento: calidad, flexibilidad y ahorro de tiempo.
Los loops son el remedio a este mal que planteaba más arriba. Tienes una carpeta de compases, a diferentes tempos, tocados realmente por un excelente batería. Más fácil imposible. Arrastras los loops y ya tienes calidad + expresión total. Problemas: no es nada flexible y tienes que adaptar tu tema a la muestra de batería. Mala cosa. El desarrollo ha llevado a la capacidad de edición y modificación de loops. Generando todas las piezas del kit que suena en dicho loop en tu teclado maestro, de tal forma que puedes añadir o retocar, partiendo de la base propuesta por el batería real. Todo esto ya lo conocemos: herramientas Groove para cambio de tempos sin variar la afinación, etc., pero faltaba el toque profesional que aunara de verdad todos estos avances.

El Ez Drummer consigue entregar lo mejor del DFH Superior en cuanto a calidad y profesionalidad. Todas tus pistas por separado, pistas de ambiente y variedad de piezas, suficientes para perfilar exactamente tu sonido. Ahora sumamos un revolucionario concepto de trabajo en loops totalmente editable. Para que te hagas una idea, funcionaremos más o menos así:

1. Seleccionas el kit. El propuesto en el EZ Drummer, o cualquier otro que instales como expansión (EZX) generada para EZ.
2. Entras en el modo loops y seleccionas el compás que necesitas, o lo más aproximado posible. Eliges el juego bombo /caja que quieres como base, charles en blancas, negras, corcheas, cerrado, semicerrado, abierto, con un tipo de plato, otro etc., etc. La variedad y posibilidades que encontrarás aquí es realmente flexible, real, matizada y profesional.
3. Vas colocando los compases en tu pista drums (de Cubase, Pro Tools etc.), de tal modo que, en pocos minutos, tendrás organizada una base completa, muy realista y totalmente matizada. Está tocado por baterías de verdad, te llevaría horas y horas programarlo igual.
4. Ahora vas a la zona breaks y seleccionas lo que mejor te va.
Por tiempo y extensión: En ¼ de compás, ½ compás, un compás completo etc.
Por piezas utilizadas: Breaks de caja, de caja bombo charles, matizaciones de charles, toms, etc.
Una vez elegidos los parámetros, arrastras tus breaks a la pista de secuenciación.
5. Ahora ya tienes todo terminado y sólo te falta llevarlo con exactitud a tu tema. La batería se adapta a tu necesidad, no tú a la suya. Pinchas la pista en edición midi. Verás todo por separado y perfectamente secuenciado en modo edición. Mueves los bombos, cajas, charles, platos, toms... lo que quieras, a tu antojo.
6. Si prefieres grabar algo tocando, en lugar de editando, tu teclado maestro (herramienta de pads, batería midi o instrumento MIDI que utilices) tendrá todas las piezas del set por separado, listas para ser interpretadas a tu gusto.
7. Ya tienes todas las pistas de batería y, además, separadas por canales.

En media tarde, incluso menos, tendrás preparada toda la base rítmica de baterías. Además, podrás editarla y perfeccionarla según avance el tema. No hemos tenido (obligatoriamente) que programar y el resultado es increíble. Parece que el “batera” estuvo en tu estudio tocando.

La interfaz gráfica
Un desarrollo gráfico realmente apetecible. Muy sencillo y visual. Ves el set de batería que has elegido en pantalla y ves cómo las piezas (parches, platos etc.) se mueven en modo play. Parece una chorrada, pero es muy útil. En ocasiones, al pasar el tema, oyes por ahí algo extraño pero, incluso pasando varias veces, no encuentras el matiz raro. Vas silenciando pistas para encontrar qué es lo que suena extraño. Fijas tu oído en bombo/bajo ¿será eso? ¿el bajo ha sido tocado con otra intención en algún pase que se descuadra con el bombo? Bien, con EZ Drummer, además de oírlo, estás viendo dónde, cómo y cuándo pega la maza en el parche. La localización de cualquier sutileza es mucho más fácil aún.

El soft es sencillo y se divide, básicamente, en las siguientes ventanas:
A) Vista Kit de batería. Aquí seleccionaremos el set y los detalles (tipo de maza, caja, platos, etc.)
B) Mixer. Desde aquí podremos mezclar las pistas de batería. Aunque, personalmente, creo que es más cómodo utilizar el mixer del EZ sólo para hacer el enrutamiento de cada pieza. Enviando por separado cada una de ellas (bombo, caja, charles, toms...) a cada pista. Por separado y hacia el mixer general de nuestro soft maestro (Pro Tools, Cubase etc.). Así conseguiremos tener todas las piezas en modo independiente dentro de la mezcla general.
C) GROOVES/LOOPS. Aquí seleccionaremos los loops, ordenados por recomendaciones de tempo (es decir, pensados para tempos x), por estilos, por piezas, etc. Desde aquí pre-escuchamos, seleccionamos y arrastramos a nuestra pista maestra.

Sonido y expansiones
Aunque siempre he estado algo enamorado de las calidades sonoras del DFH Superior, reconozco que la calidad y versatilidad del EZ son excelentes. Hemos probado tanto las librerías que vienen incluidas en el EZ Drummer original, como las expansionies EZX “Vintage Rock”, “Latin Percussion” y “DFH Drumkit from Hell”. Podría describirlos aquí de forma detallada, aunque creo que la mejor forma de mostrarlo, para que te hagas una perfecta idea, es escucharlo. He preparado algunas demos en mp3 que puedes descargarte en la web www.ispmusica.com

Conclusiones
Un magnifico instrumento virtual, que perfecciona y desarrolla las herramientas para satisfacer las necesidades del músico o productor que pasa horas en el estudio. Se nota que quien desarrolla el software trabaja con su material, conoce los problemas, los atascos e investiga minuciosamente qué cosas ayudarían. EZ Drummer es un paso más, de TOONTRACK hacia la perfección en instrumentos virtuales de batería acústica. Mi más sincera enhorabuena.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

G-RACK (Plugin para guitarristas)

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Fernando Girón

Introducción
El mes anterior estuvimos tratando todo lo relacionado con los nuevos instrumentos virtuales de Protools. Nos centramos en Xpand, Hybird, Stryke Velvet y mencionamos el Structure, que está por venir. Es decir, desde sonidos de teclados, synthes hasta baterías y, bueno, la opción global de Xpand, que nos aporta una solución rápida para poder trabajar de inmediato. Por tanto, si nos paramos a pensar qué nos falta, nos encontramos, evidentemente, con la parte de cuerdas, es decir: guitarras, un factor muy importante en cualquier grabación convencional, y no tan convencional. Así llegamos al motivo de nuestro encuentro: G-Rack es el nuevo paquete de Digidesign, mediante el cual nos ofrecen una solución software para el guitarrista en el estudio, atendiendo al formato plugin para Protools.

Si nos centramos en la problemática que conlleva sonar bien, nos encontramos en una disyuntiva clara; el hecho de sonar increíble supone un traslado de equipo, mantenimiento, diferentes respuestas de éste al mismo estímulo (esto puede ser también una ventaja), espacio para el montaje y el coste. En la otra mano tenemos la opción del mínimo esfuerzo de traslado de equipo, subiéndonos al tren de emuladores de amplificadores, efectos, etc. Que no dejan de simular lo que en realidad tendríamos que tener.

Digidesign nos ofrece una solución muy competente y resolutiva para los guitarristas. Nos aporta un conjunto de plugins que simula algunos pedales de efectos, distorsión, etc. Y aquí es donde creo que reside el éxito de esta herramienta. Es muy habitual encontrarse emuladores de amplificadores que, además, proporcionan efectos. Emular un amplificador completo es algo muy complejo, hay que tener en cuenta que son muchos los factores que hay que simular: todos los parámetros del previo del amplificador, los parámetros de la etapa, y si encima nos da la opción de simular un altavoz determinado, la inclinación del micro, etc., esto hace que sea difícil que el resultado final se acerque mucho a lo que suena en analógico. Los plugins que conforman G-Rack no pretenden simular un amplificador, ni mucho menos, emulan pedales analógicos de distorsión, delay, filros... los cuales son mucho más asequibles de implementar que lo que es un amplificador.

Los pedales analógicos de G-Rack
G-Rack lo constituyen una serie de pedales analógicos, los cuales van desde todo tipo de overdrive y distorsiones, a filters, chorus, pasando por algún delay. Así por tanto tenemos:

1. SansAmp PS1: Legendario pedal que emulaba diferentes tipos de saturaciones, el cual le daba su propio carácter analógico. Fue muy popular al principio de los noventa, y existen dos versiones, una en pedal y otra en formato rack conmutable vía MIDI. En este caso, el plugin hace referencia al formato pedal.
2. Tel Ray variable delay: Todo guitarrista, independientemente del estilo que toque, necesitará tarde o temprano un delay. Este es el caso de Tel ray varible delay.
3. Moogerfooger Bundle: Ésta es, a mi entender, una de las joyas de la corona. Los pedales de Moogerfooger son conocidos por su carácter de “boutique” y prestigio. Aquí nos dan la opción de utilizar Phaser, Modulator, Filter, y hasta un delay analógico.
4. Voce spin Chorus/vibrato: Por último nos queda añadir a la lista un chorus y un vibrato, como efectos típicos en cualquier canción.

1.- SANSAMP PS1
Como ya habíamos indicado mas arriba, este plugin representa a un pedal analógico mítico por su gran utilidad y sonido. En realidad ¿qué es SansAmp? Es un pedal analógico que emula preamplificadores de todos lo tipos. Puedes conseguir desde un Fender Bassman, hasta un Marshall Plexi, pasando por un Boogie. En mi opinión saco dos conclusiones claras de este plugin/pedal:

1. En realidad no es una emulación 100% impersonal, como pueden ser otras opciones de simulación completamente digitales, las cuales copian exactamente el sonido de cualquier amplificador; sino que le da un carácter propio, que a mí, personalmente, me parece que le imprime un sello característico mucho más real y creíble que las otras opciones. En realidad es lógico, hablamos de un pedal analógico que nos da un rango dinámico de verdad, frente a simulador de amplificadores que es digital, pasado por ceros y unos, donde el tono y la dinámica se ven reducidos.

2. Aunque diga que sea un preamplificador, y así lo sea y lo puedas utilizar como tal, he de decir que, bajo mi experiencia, siempre está bien utilizar el Sansamp como un excitador de tu propio amplificador, es decir, utilizarlo como un pedal más en tu cadena de efectos antes de entrar a tu amplificador real.

El Sansamp es ajustable mediante una serie de controles que son:

· PRE-AMP: Mediante este potenciómetro podemos ajustar cuánto de tu señal permites llegar al previo del amplificador. Es decir, cuánto quieres excitar al preamplificador.
· BUZZ: Es un especie de realce de bajos, que van desde unos medios potentes a unos bajos muy definidos.
· PUNCH: Nos permite controlar cuánto de ataque queremos realzar en nuestro sonido. Muy recomendable para guitarras de mástil encolado, donde en algunas ocasiones necesitamos más pico en nuestra onda.
· CRUNCH: Con este control podemos asignar cuánto de semisaturación deseamos. Es un factor muy importante a la hora de conseguir un sonido saturado redondo y que empaste con el resto de la banda.
· DRIVE: Distorsión, es decir, cuánto de saturación completa deseas. Es un paso más allá que el crunch, más sustain y longitud en las notas.
· LOW–HIGH: Filtros de bajos y agudos. Como cualquier amplificador, tenemos que controlar nuestra ecualización, y aquí nos dan estos dos controles.
· LEVEL: Volumen de salida del preamplificador. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de pedales analógicos, los cuales son muy sensibles y dinámicos. Por tanto, no hay que olvidar que un pequeño movimiento en cualquier potenciómetro nos dará una respuesta inmediata y notable.

Como añadido, este plugin nos permite disfrutar de una serie de presets predeterminados de fábrica, bastante reales y competentes. Así a destacar tenemos el Bassman, (simula al mítico Fender Bassman), Plexi, Bluesbreaker. Además, nos permite acercarnos al sonido de guitarristas como B.B. King, Hendrix, SRV, etc., utilizando presets que llevan su nombre.

2.- TEL RAY VARIABLE DELAY
Con este plugin podemos utilizar un delay para nuestros sonidos, personalmente pienso que es muy útil para el típico sonido solista o de dibujos dentro de la canción. Se puede observar su gran limpieza de sonido, lo cual en un delay para guitarristas es muy de agradecer, así como el gran sentido dinámico. Personalmente veo que es un delay para utilizarlo entre el previo y la etapa del amplificador. Los diferentes controles que nos ofrece son:

· INPUT: Volumen de entrada de la señal. Muy útil para controlar cuánto de saturación acabamos generando, como salida.
· TONE: Control de tono, principalmente está basado en medios y graves.
· MIX: Mezcla, es el típico control de mezcla de delay, indicándonos cuánto de señal original y cuánto de repetición queremos.
· OUTPUT: Volumen de salida. No es más que el volumen general.
· VARIABLE DELAY: Con este potenciómetro podremos controlar cuántas repeticiones y a qué velocidad las queremos.
· VARIATION: Es una especie de vibrato de la repetición, curioso, e incluso puede llegar a ser muy útil en alguna ocasión especial.
· SUSTAIN: Cuánto de longitud queremos utilizar para la repetición.
· ECHO-DOUBLER: Si posicionamos en echo es un simple delay, pero si optamos por la opción DOUBLER, nos genera una repetición doble, dándonos un efecto curioso de reverb larga.

3.- MOOGERFOOGER BUNDLE
Como ya he indicado antes, los pedales Moogerfooger poseen un gran prestigio, por su sonido vintage y, sobre todo, son de alta calidad y resolutivos. Con G-Rack vienen unos cuantos de ellos, lo cual es un gran acierto. Tenemos filtros, delay, phaser y modulator.

· MOOGERFOOGER LOWPASS FILTER
Digamos que podemos dividir el pedal en dos partes claras ENVELOPE y FILTER. En el primer caso hace referencia a cómo ensamblar el sonido procesado con el sonido original de la guitarra, con controles como Mix, amount, etc. Y en el segundo caso es en el propio filtro donde podremos controlarlo con los parámetros de corte de frecuencias, al igual que el de resonancia, es decir, cuánto de percusivo es el efecto. Esto, a su vez, aderezado con un control de drive, mediante el cual elegimos cuánta saturación deseamos en nuestro efecto.

Este plugin es altamente recomendable para los sonidos más funkies, o sonidos excéntricos con cierto toque vintage.

· MOOGERFOOGER PHASER
Al igual que toda la familia Moogerfooger, divide el pedal en dos partes, en este caso el lado LFO y el lado phaser como tal. Por otra parte, en medio se encuentra un control de drive, igualmente común en la mayoría de estos pedales/plugins. El efecto como tal es muy dinámico y consigues un sonido bastante redondo, que empasta a la perfección con la banda. El control de Lo-Hi de LFO es bastante sensible, es decir, para los típicos phaser que todos hemos escuchado. Debemos posicionarlo en Lo, para rarezas y demás en Hi.

Muy recomendable es el preset “Purple haze”, que viene con el plugin, aunque recuerda más o menos el sonido de Hendrix en aquel tema, es más importante por la facilidad con la que encuentra su hueco la guitarra en la mezcla final.

· MOOGERFOOGER MODULATOR
Gran pedal muy útil para muchos efectos, desde los más extraños sonidos, simulando a syntes, etc., a suaves trémolos. Una vez más el pedal se encuentra dividido en LFO y MODULATOR, con un control de drive entre medias, que actúa igual que los anteriores casos. Con este plugin podemos conseguir sonidos muy Hendrix, tipo 'Bold as love’, a trémolos perfectos para bandas sonoras “made in Tarantino”. Los dos controles más importantes son Rate y Frequency, los cuales nos permiten regular las modulaciones de la onda. También mencionar la importancia del control de LO-HI en el modulator. En Hi todos los demás controles se vuelven extremadamente sensibles.

· MOOGERFOOGER DELAY
Delay analógico, muy dinámico y resolutivo. Personalmente lo veo como un perfecto candidato para colocarlo en la cadena de pedales, antes de entrar al previo del amplificador.

4.-Voce spin Chorus/vibrato
Voce spin chorus/vibrato, es un plugin que nos aporta dos efectos: uno de chorus y otro de vibrato, mediante los cuales podemos, sobre todo, suavizar en gran medida el sonido de la guitarra. Para mí, este efecto encaja perfectamente con el concepto claro de sonar y empastar con el resto de la banda, es decir, bajo mi opinión trabajamos muchas veces con numerosas herramientas (plugin, amplificadores, pedales, etc.) y para conseguir un buen sonido necesitamos pegarnos un buen rato entre los mil parámetros que tienen. En este caso, es todo lo contrario, Voce spin chorus /vibrato, posee tres tipos de chorus y tres tipos de vibrato sin posibilidad de modificar ningún parámetro de cada uno de ellos. A cambio, el sonido resultante es francamente bueno y, sobre todo, no resulta lioso averiguar qué parámetro tocar para que todo encaje y suene empastado. Este plugin ya lo hace, sólo tienes que elegir qué chorus o vibrato te gusta de los seis que te ofrecen.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

Guitar Pro 5, un clásico

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Jorge Asensio

Por accidente, por interés, por necesidad... ¿Qué guitarrista no conoce Guitar Pro? El programa por excelencia para editar partituras y tablaturas parece no conocer fin, en lo que a actualización y mejora de versiones se refiere.

Este mes no hemos podido resistir la tentación de pasarlo por el banco de pruebas y exprimir las posibilidades de este pequeño multifunción, repleto de prestaciones. Bajo, guitarra de cualquier tipo, banjo, teclado, edición de piezas de batería y voz… Y, cómo no, la función de reproducción, a fin de comprobar que la composición suena de acuerdo a lo esperado.

Así pues, sin más dilación, procedamos a analizar lo que la última versión de este gran clásico ofrece.

DESEMBALANDO
Una caja sencilla, pero con una buena descripción del producto en la parte anterior. Incluye: CD con el programa, tarjeta de agradecimiento por la adquisición del producto y certificado de garantía. Una novedad, que llevaba tiempo esperándose, es la compatibilidad de este software con sistemas operativos MACOS X (hasta entonces estaba concebido únicamente para Windows), ya que las máquinas Mac son las que más prestaciones y rendimiento ofrecen al operar tanto con interfaces como con programas de edición y grabación musical y, en general, de desarrollo multimedia.

EJECUCIÓN DEL PROGRAMA
Este programa tiene alcance mundial; aunque durante la instalación sólo podemos escoger como lengua el inglés, francés o alemán, una vez instalado podemos elegir como lengua de interfaz entre veinticuatro idiomas.

No he podido evitar instalar Guitar Pro 5 en las dos máquinas que soportan: PC bajo Windows (compatible con 98 -Segunda Edición-, 2000, XP y Vista), y Mac bajo MACOS X (versión 10.3 o superior). En el primer caso, la prueba se ha realizado con un PC con procesador Intel Pentium IV a 2,0 Ghz, con 1 Gb de RAM; en el segundo, un MAC MacBook con procesador Intel Core 2 Duo, a 2,0 Ghz, con 1 Gb de RAM.

La diferencia ha sido mínima; básicamente, en la versión de Mac lo que he percibido es una adaptación al interfaz de su sistema operativo, además de soportar tanto procesador Intel como el discontinuado PowerPC. Por si esto fuera poco, los usuarios de Guitar Pro para Windows pueden obtener gratuitamente una licencia para trabajar bajo MACOS X.

Cabe mencionar que esta versión del programa ha recibido un fuerte lavado de cara en cuanto a la aparición de “bugs” se refiere.

PRESTACIONES Y RECURSOS
Aquí tenemos el grueso de la descripción. Disponemos de herramientas para estudiar y componer, con un especial enfoque a los instrumentos cordófonos, derivados de la guitarra. Podemos añadir al interfaz un diapasón virtual (de veinticuatro trastes) del instrumento que toquemos (guitarra, bajo o banjo), y en él se marcarán las notas al reproducir las secuencias.

Además, para facilitar las cosas, todo el display es totalmente configurable a gusto del usuario y desplazable tanto vertical como horizontalmente.

a) ESTUDIO
A la hora de componer o grabar, fundamental: metrónomo y afinador. Por otra parte, para los estudiantes, Guitar Pro 5 ofrece noventa escalas distintas (incluyendo modos griegos, disminuidos, aumentados, etc.), en sus correspondientes tonalidades. Pueden visualizarse sobre el diapasón virtual correspondiente y reproducir el sonido en MIDI de la escala al recorrerla.
Por si fuera poco, si tenemos una composición diseñada en Guitar Pro (reproduce ficheros GP de todas las versiones, hasta la cinco), podemos obtener la tonalidad en que está compuesta introduciendo el intervalo de compases correspondientes.

Aparte, tenemos un potente constructor de acordes: mayores, menores, disminuidos, aumentados, invertidos, dominantes, segundos dominantes, en tercera, quinta, séptima, novena, undécima o decimotercera, y un largo etc. de combinaciones. Lo que nos plazca y, por supuesto, con posibilidad de reproducir el sonido del acorde.

Para no caer en la exclusividad y monotonía, se ha añadido un teclado virtual, que opera de la misma forma que el diapasón y encuentro realmente útil, sobre todo para aprender solfeo, ya que un teclado es, a efectos prácticos, como un pentagrama hecho instrumento.

Y por último, más puntos a favor para los aprendices de guitarra: indicador de posicionamiento de los dedos en el diapasón.

b) COMPOSICIÓN
Pasamos a una parte fundamental: Cómo componer. Tenemos disponibles tanto el pentagrama como la tablatura, y podemos elegir entre diferentes instrumentos dentro de la categoría de los mencionados, además, distintos teclados, viento (metales y madera), percusión (baterías, xilófonos, carillones, etc.), cuerdas de todo tipo (violín, cello, contrabajo...), e incluso voces e instrumentos étnicos. Total: 127 instrumentos. Por si fuera poco, podemos añadir efectos: chorus, trémolo, distorsiones, flangers…; lo que nos apetezca. A ello se añaden los respectivos controles dinámicos de volumen y mute. Eso sí, todo en formato MIDI (con esto, es posible emplear Guitar Pro 5 como un secuenciador MIDI).

Podemos crear diferentes pestañas con las composiciones en paralelo de cada instrumento, a fin de sincronizarlas cuando queden completadas.
Respecto a las partituras, se puede plasmar el compás que nos plazca (por raro que sea) identificado por un número en orden ascendente en cualquier parte de la composición.

Con todo esto, podemos crear composiciones independientes, cada una con su compás y sus características, y posteriormente mezclarlas y secuenciarlas. Permite incluir hasta 256 pistas (tanto percusiones como demás instrumentos).

Respecto a los recursos, no falta de nada: claves, medida del tempo, todas las figuras con sus duraciones, construcción de todas las notas posibles, posibilidad de transponer las partituras en medida de semitonos, ligados, y un largo etcétera ya conocido por todo músico.

Por otro lado, y algo que suele ser útil, disponemos de una opción que parsea toda la composición y nos advierte si los compases no han sido completos, o bien si exceden en duración lo establecido.

Más aún, cuando componemos y no completamos la duración para todos los compases: un solo click y quedan completados con silencios.

Además, se incluyen, como era de esperar, herramientas específicas para guitarra y bajo: indicación en partitura del sentido del rasgueo (ascendente o descendente), notas muertas en acordes, slap y pop (bajo), tapping, palm mute, trémolo, hammer on, pull off, slide, bending, armónicos naturales y artificiales, etc.

Una novedad que juega a favor de los músicos clásicos:
En las anteriores versiones de Guitar Pro no era posible eliminar las tablaturas en las piezas, de modo que, a la hora de imprimir, la tablatura aparecía bajo la partitura; pues bien, en esta versión es posible. Además, la notación estándar ha sido realmente mejorada, y lo que obtenemos al imprimir es perfectamente legible. A ello se le añade, por último, la excelente notación para percusión.

Esto ha sido un punto fuerte en las mejoras de esta versión, en especial si consideramos la cantidad de perspectivas que podemos adoptar mostrando unos elementos y ocultando otros, lo cual es especialmente ventajoso cuando vamos a imprimir y tocar con la partitura o tablatura sobre un atril.

A la hora de reproducir, tenemos opciones tales como entrenador de velocidad, posibilidad de tocar en bucle, activar captura de MIDI...

c) ¿MÁS DE SEIS? ¿MÁS DE CUATRO?
Hasta ahora hemos comentado que todas estas posibilidades están enfocadas especialmente a guitarras y bajos. No obstante, ¿y si nuestra guitarra es de siete cuerdas, o nuestro bajo es de cinco o seis? Guitar Pro 5 se ha adelantado a nuestra duda y ofrece las mismas características descritas para dichos números de cuerdas. Además, incluye un simulador de guitarra de doce cuerdas.

Para rematar: podemos colocar el diapasón con la afinación que deseemos, pues contamos con la mayoría de afinaciones alternativas a la estándar para estos instrumentos.
¿Alguien da más?

d) IMPORTAR Y EXPORTAR
Una novedad importante es que se nos brinda la posibilidad de escuchar, imprimir e importar ficheros MIDI, ASCII, MusicXML, PowerTab y Tabledit, y exportar archivos MIDI, ASCII, MusicXML, Pdf, Wave y Bmp.

Con ello, las posibilidades se incrementan exponencialmente, ya que los usuarios potenciales (que son muchos) hacen circular por internet una gran cantidad de ficheros con los formatos mencionados.

Además, la práctica totalidad de los temas compuestos por los guitarristas más notables es localizable por Internet en formato Guitar Pro (GPX, donde X corresponde a la versión de Guitar Pro en la que se han desarrollado).

EL PAQUETE RSE
Una novedad en esta quinta edición, si bien es complementaria y no de diseño, es la inclusión del paquete RSE (Realistic Sound Engine). Éste consiste en una compilación de sonidos producidos por instrumentos reales pregrabados, cuya función es sustituir a los MIDI’s, de modo que la composición, al reproducirla, suena de forma más aproximada a la que nos esperaríamos de los instrumentos auténticos.

Es realmente voluminoso (700 Mb PC-Windows / 750 Mb Mac. MACOS X), y los sonidos reproducidos resultan bastante más convincentes que los MIDI’s, pero topamos con un problema: consume una enorme cantidad de recursos del sistema. Esto desemboca en largos tiempos de espera cuando vamos a reproducir la secuencia que hemos compuesto, ya que hay que cargar todas las librerías previamente. No lo recomiendo a los impacientes ni a los que puedan prescindir de que el sonido sea real (estudio y composición; no grabación).

HABLANDO SE ENTIENDE LA GENTE
Dado que dispone de todo tipo de instrumentos, podría decirse que con Guitar Pro Tenemos un “grupo” virtual en el que indicamos a cada componente lo que tiene que tocar.

Por ello, lo he considerado siempre muy interesante para transmitir a los “hermanos de armas” nuestras ideas a la hora de componer en grupo, sustituyendo al tarareo al que estamos malacostumbrados. Basta con plasmar la composición en Guitar Pro, enviarla a los interesados, y enseguida comprenderán el cauce por el que circulamos; y además, podemos registrar la tonalidad de la composición, los acordes, los tipos de compases y, en definitiva, todos los atributos musicales.

CONCLUSIÓN
No es de extrañarse que Guitar Pro sea uno de los programas preferidos por los guitarristas a escala mundial, tanto para usuarios medios como para profesionales.

Todo está perfectamente organizado en la interfaz; es realmente sencillo de controlar. Basta una tarde para aprender a configurar y dominar el programa debida y fluidamente; además, nunca he estimado necesario un manual de instrucciones.

Podemos aprender, estudiar y componer, así como aprovechar y disfrutar de la infinidad de opciones y prestaciones (con tantos recursos musicales que, a veces, descubrimos algunos que seguramente ni emplearemos en toda nuestra carrera). Pero más vale que sobre a que falte, ¿no?

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

Plug-ins Vintage de Yamaha en tu máquina. Curioseamos la colección.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Jorge Quesada

Steinberg ha lanzado esta colección de plug-ins para el procesamiento profesional de nuestras pistas. La idea está basada en la tecnología del modelo de circuito virtual de Yamaha. Este lanzamiento fue anunciado ya en el Musikmesse 2011 de Frankfurt, Alemania, pero ahora puedes comprarlos on-line.

¿De qué va la película?
Comprende tres grupos de plug-ins: En primer lugar, el Vintage Channel Strip, Vintage Open Deck y el Vintage Stomp Pack. Compatibles con el VST 3, VST 2.4 y formatos de plug-in AU.

Vintage Channel Strip
Está compuesto por el ecualizador 601, compresor 260 y compresor 276. Consigue reproducir el sonido característico de diferentes ecualizadores del clásico hardware Yamaha y de los compresores de los años 70.

-Yamaha EQ 601: Ecualizador vintage de seis bandas basado en el legendario modelo de hardware.
-Compresor 260: Réplica del compresor de sonido más codiciado de los años 70.
-Compresor 276: Ofrece una compresión del estilo clásico con grosor y fuerza analógica.
-Está basado en el popular VCM que ofrece efectos de las consolas de mezcla digitales de Yamaha.

Vintage Open Deck
Un plug-in cuatro en uno, que recrea el circuito analógico y las características de las legendarias grabadoras analógicas: Swiss ’70, Swiss ’78, Swiss ’85 y American ’70. Incluso para un rango de variación mayor, las características pueden ser aplicadas individualmente para grabar y para “adornar” playbacks.

-Cuatro tipos de máquinas diferentes: Swiss ’70, Swiss ’78, Swiss ’85 y el American ’70.
-Varias opciones de ajuste: velocidad de cinta magnética y opciones de ecualizadores, y características de distorsión y saturación.
-Las diferentes opciones de parámetros pueden ser aplicadas individualmente para grabar.
- Fieles réplicas de las características del sonido único del legendario carrete abierto de las grabadoras analógicas.
-Está basado en el popular “crea-efectos” VCM de las consolas de mezcla digitales Yamaha.

Vintage Stomp Pack
Destaca por el Dual Pasher, Yamaha Phaser y el Max 100 phaser plus one con cabezal Yamaha, que consiguen efectos de los procesadores típicos del sonido rock de los 80. Cuenta con cinco efectos orientados a emular el sonido de pedales tipo stomp clásicos.

-Fases en abundancia: Max 100, fases Vintage y fases dobles para conseguir sonidos con un acabado de calidad.
-El Vintage Flanger consigue empapar el sonido del verdadero tono de los 70.
-El Vintage Wah ofrece el sonido clásico wah con numerosos efectos.
-También está basado en el popular “crea-efectos” VCM de las consolas de mezcla digitales Yamaha.

¿Dónde los encontramos?
Ultimamente se ha puesto de moda la compra on-line, incluso en algunos casos el alquiler por horas, días, semanas de determinadas herramientas software. El hecho de poder acceder rapidamente a una herramienta, durante una grabación, edición, producción o masterización, hace que nuestras posibilidades sean “instantáneas”.

En este caso concreto, la colección de Yamaha está disponible en a través de la web de Steinberg: http://www.steinberg.net/en/products/vst/yamaha_vintage_plug_in_collection/start.html

También dispones de una versión de prueba que podrás utilizar durante 30 días, de forma gratuita. https://shop.steinberg.net/cgi-bin/dlreg?ID=YVCTRIALW

Los plug-ins del Vintage Channel Strip pueden ser adquiridos individualmente y están disponibles exclusivamente en la tienda online de Steinberg. Ya no encontrarás la caja física en las tiendas.

¿Quieres saber cuánto cuestan?
El precio recomendado de venta del Vintage Channel Strip es de 379 euros. Para el Vintage Open Deck el precio es de 199, mientras que para los plug-ins Yamaha EQ 601, Yamaha Compresor 260 y el Yamaha Compresor 276, que están también disponibles en el paquete de Vintage Channel Strip, su precio es de 149 euros cada uno.

Nuestras impresiones
Para saber apreciar las posibilidades de estos plug-ins hay que hilar un poco fino. La oreja tosca probablemente no se “cosque” de sus posibilidades. Siguiendo esta idea, un oído extremadamente fino (acostumbrado a equipos de gama extra – alta y precios “pro”) percibirá que, tal vez, le falte un poco de chicha.

Por tanto, pienso que se trata de un producto para redondear con cierta finura nuestras producciones en estudios personales o estudios semi-profesionales (tal vez sorprendan algunas de sus posibilidades incluso a los más duchos).

La línea de plug-ins que más nos ha gustado ha sido la englobada en el pack Vintage Channel Strip. Si eres profesional, hace falta contarte poco. Si estás madurando tus posibilidades de mejora en los resultados finales de mezcla, te recomendamos que te bajes gratis las versiones de prueba (30 días) y experimentes las compresiones y demás para eliminar “estruendos”, picos, salidas peak etc. Manejando bien estas herramientas, lo que vas a conseguir es uniformidad, sin saturaciones en pico, con un buen empaque y al estilo vintage que tan buen sabor de boca deja en las grabaciones. Algo digital pero que suena“auténtico”. Ya puestos, y dado que la prueba es gratis, puedes echarle el ojo a las posibilidades de modulación, saturaciones, distorsión y simulaciones (stomp) propuestas en las otras versiones que te describimos en las propuestas del Vintage Stomp Pack y del Vintage Open Dec. En resumen, herramientas finas para aderezar con mimo el acabado que obtendrás al final de tus trabajos. Las posibilidades son muy variadas y los precios razonables. Nos han molado. Descarga gratis, curiosea, prueba y si percibes mejorías en tu gama de “pinceles”, y sustancia progresiva en tu sonido, compra lo que te enrolle transcurridos esos 30 días. Total, ¿qué vas a perder?

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

CUBASE 4. La escalera ascendente de Steinberg.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Jorge Quesada

Introducción
La eterna cuestión: ¿Qué software es mejor? ¿Cuál elegir y por qué? ¿Por qué se actualizan tan rápido los programas y qué tienen de nuevos?

Todo aquel que trabaja en grabación sabe a estas alturas que la mejor forma de sacar jugo al estudio (sea casero, semi pro o profesional) es a través del software y la potencia de los ordenadores: Procesadores, tecnología DSP, instrumentos virtuales, Plug-ins, integración de software con hardware externo, cuantizaciones, edición MIDI y AUDIO...

Aún estando sobre la pista, nos preguntamos qué dirección tomar, en qué compañías confiar. A veces por precios similares podemos ir hacia una dirección u otra. Y hay que pensar bien qué eliges, puesto que lo ideal es que prepares tu estudio de tal forma que pueda crecer, montando nuevo material sobre el que ya tienes. Es decir, no sustituyendo plataformas y empezando de cero cada vez. Además de por el coste y la sensación de gastar dinero a lo tonto, por la pereza que nos da a todos los usuarios cambiar de sistema. Una vez que te familiarizas con un soft, que te ha llevado meses, tal vez años, manejar, pensar en cambiar y empezar otra vez da una gran, pero gran, pereza.

Una vez elegida y decidida cuál será nuestra plataforma, iremos “updateando” para mejorar: nuevos plug-ins, instrumentos virtuales (VST en este caso), samplers, librerías y actualizaciones de programas maestros. Este proceso de mejora supondrá la renovación de nuestro sistema, sin perder familiaridad con todo nuestro entorno de trabajo habitual.

CUBASE y PRO TOOLS
A estas alturas es prácticamente imposible que alguien con cierto interés en el tema no oyera hablar de CUBASE. Con desarrollos paralelos a otras compañías, se ha ido consolidando como una de las dos plataformas más potentes y utilizadas del planeta. Personalmente, creo que las políticas de los dos grandes competidores, Pro Tools vs Cubase, han sido paralelas pero inversas. Es decir, la plataforma Cubase estaba alojada en el sector amateur y semi-profesional. Entre tanto, Pro Tools siempre ha estado posicionada entre el sector de élite, aunque la combinación (hablo del pasado) del Mac y los sistemas Pro Tools HD, requerían una inversión alejada de las posibilidades del amateur. A lo largo del tiempo, Cubase ha ido desarrollando potentes tecnologías que han elevado su software a la categoría de profesional. Conozco bien los sistemas Cubase (y Nuendo); he pasado horas y horas trabajando con ellos. Conociendo el sistema y sus posibilidades, dedicando tiempo, energía, estudio y atención, se pueden llegar a conseguir resultados realmente potentes. Obviamente, en función también de los “periféricos” (monitores, mesas, elementos externos de tu rack etc.). Esta dirección en el desarrollo del producto de Steinberg ha conseguido que sus marcas se sitúen en muchos más estudios semi-profesionales y en estudios personales de músicos pro.

Por el contrario, Pro Tools, sin alejarse ni un ápice del sector pro, en el que está instalado (con equipos obviamente de precios pro, dato importante), ha ido desarrollando cada vez más producto para el sector semi-profesional y amateur. Versiones más pequeñas de su producto, con hardware asequible, que cubre desde el nivel básico hasta el nivel máximo.

Todo este discurso viene a colación del importante desarrollo de Cubase, cada vez más competente y profesional. Ya en sus versiones anteriores suponía una herramienta poderosa. Más aún hoy, con sus nuevas prestaciones.

LO NUEVO EN CUBASE 4
· Edición/Grabación/Mezcla audio y MIDI
· Nuevos efectos VST3: destacan el nuevo ecualizador, vintage compressor, Studio chorus, multiband compressor, cloner (doblador de voces), simulación de amplificador de guitarra.
· Nuevos instrumentos: Halion one (sampler) y Prologue (sintetizador polifónico de modelado analógico).
· Sonido surround multicanal 5.1
· Gestor universal de sonidos SoundFrame
· Integración de equipo midi y audio externo
· Motor de audio a 32 bits
· Impresión profesional de partituras
· Interfaz rediseñado
· Para Windows y Mac OS X (binario universal)
Cabe destacar los nuevos y poderosos instrumentos VST integrados, con más de 1.000 sonidos. Muchos de ellos realmente excepcionales. También sus nuevos sistemas de organización y localización de archivos. Los sonidos en sus bibliotecas están ahora más accesibles y disponibles de forma rápida y ágil. También es importante resaltar la poderosa mejora en la sala de control. Nuevo diseño multisalida, para manejar a la perfección múltiples monitores. Todo ello dentro de una de las características más fuertes de Steinberg frente a sus competidores: una interfaz intuitiva, agradable, bien diseñada y de entorno cálido. Una buena ventaja con respecto a otros productos del mercado más grises y apagados.

Control Room
Nueva sección que permite conectar varias parejas de monitores en nuestra sala de control. Ahora manejamos todas las escuchas y podemos controlar fuentes externas (CD, DVD, etc.). También encontramos un canal TALBACK. En resumen, hasta cuatro mezclas de estudio en monitores.

Nuevos Plug-in - VST3
Ya conocíamos la potencia de la ingeniería VST; ahora viene reforzada con herramientas VST3, que engloban posibilidades que van desde el mono, pasando por el estéreo y el 5.1. Otra novedad es la capacidad de VST3 de actuar solamente cuando la señal está activa, parando su funcionamiento cuando se detectan silencios. Esta característica es claramente ventajosa, puesto que reduce considerablemente el consumo de recursos (procesador, ram, etc.) en momentos que realmente no necesitamos agotarlos.

Más de nuevos 30 plug-ins que se suman a las revisiones y mejoras de los anteriores; consiguiendo un total de 50 herramientas totalmente actualizadas y poderosas. Por excitar vuestro apetito, mencionar la eficacia del nuevo y preciso EQ, el compresor Vintage, Chorus de estudio, Nuevos compresores multibanda, el Cloner, simulación de amplificación y de recintos para guitarra (INCLUIDA).

También es nueva la manera en la que manejamos la inserción de efectos, ahora de forma más rápida e intuitiva. En definitiva, más cómoda, menos tiempo perdido.

Nuevos Instrumentos virtuales: HALion One, Prologue, Spector y Mystic
El HALion One es una versión especial del reconocido y premiado HALION virtual de Steinberg. Cientos de instrumentos renovados, con calidad, ahora disponibles en esta propuesta mejorada.

Prologue es un sintetizador polifónico de modelado analógico: filtros, modulaciones etc.; una herramienta mordaz, rica y brillante para trabajar la síntesis de forma flexible.

Por su parte, el Spector añade una gama adicional de instrumentos de síntesis altamente matizados. Sin embargo, el Mystic presenta una combinación de modelados físicos y filtros de espectro para conseguir texturas insólitas, originales y extrañas. Tanto el Spector, como el Prologue y el Mystic vienen con cientos de presets pre-programados, que harán que cargues y disfrutes sin tener que pensar en nada más.

Conclusiones
Si la versión SX3 ya se había asentado como poderosa y una de las preferidas de los usuarios, la versión 4 remata algunos detalles que hacen de este software una herramienta perfecta, incluso demasiado grande, en ocasiones, para muchos de los home studios que funcionan actualmente. Las nuevas prestaciones, además de ahorrar tiempo, facilitar el trabajo y ofrecer nuevas herramientas en cuanto a sonidos (instrumentos virtuales), permiten configurar mejor nuestro estudio. Ahora nuestro software, hardware rack y sala de control están perfectamente sincronizados. Bajo mi punto de vista, perfecto para home studio de niveles medios y superiores.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

Sibelius 7. Mucho más que un editor de partituras.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Jorge Quesada

Las posibilidades que brindan los equipos informáticos, cada día más veloces y poderosos, avanzan a pasos agigantados. Lo que hace poco era revolucionario ahora es prehistórico. Sibelius se situó desde su inicio como uno de los programas que lideran el grupo de edición de partitura. Actualmente se ha convertido en una herramienta capaz de gestionar muchas más labores musicales: producción, trabajo con MIDI, escucha con isntrumentos sampleados etc. Además de incorporar multimedia de calidad se consolida como una de las interfaces más sencillas de utilizar hasta la fecha.

Evidentemente, alguien que no se encuentra cómodo ante una partitura, seguramente se sienta inseguro o torpe frente a Sibelius. Quiero decir que existen programas en otros formatos de edición que no siguen la notación musical convencional y que, seguramente, son más accesibles para los que detesten los pentagramas.

Sería de Perogrullo organizar una serie de argumentaciones que convenzan de lo necesario que es saber leer y escribir, en el lenguaje musical. Si aún no lo manejas, tal vez Sibelius sea una ayuda realmente atractiva para facilitar las labores de aprendizaje, consiguiendo que te familiarices con las notaciones musicales. Sobre todo si tienes en cuenta que escucharás lo que escribes, y podrás pormenorizar cada detalle.

Si por el contrario eres un músico familiarizado y que maneja las cinco líneas, encontrarás muchos más atractivos que los referentes a la didáctica. Y sobre todo, te será muy fácil utilizarlo.

Interfaz
El desarrollo de Avid tiene, a mis ojos, una dirección muy 2.0. Clara, sencilla, gráfica y despejada. Me recuerda al concepto Apple en cuanto a la preocupación por construir aplicaciones fáciles de manejar: Intuitivas, que realmente faciliten al usuario explotar el potencial de la herramienta sin tener que estudiar un máster. Si estás acostumbrado a explorar software, sabrás a lo que me refiero.

Aplicaciones
Este programa ha ido ampliando sus posibilidades, versión tras versión. Además de las que el propio fabricante especifica, tales como: para escuelas o didáctica, edición y escritura musical, producción, escucha inmediata de partituras en sonidos muestreados (sample) etc. hay muchas funciones que dependerán de tu imaginación. Desde bajarte un archivo MIDI de la red y reorganizar el tema a tu gusto, buscar proyectos Sibelius en internet y enredar para realizar karaokes, tus back cover, o iniciar tus proyectos de composición de principio a fin.

Se trata de un programa que parece desarrollado por un montón de cabezas pensantes y, lo mejor, cabezas musicales acostumbradas a lidiar con el día a día de las dificultades que nos encontramos. Hay una barbaridad de opciones que facilitan las tareas: desde abrir partituras en grupos prediseñados (cuarteto, quitento jazz, piano etc.), e incluso que puedas editar tus propios bloques (en blanco) de partituras modelo.

Ahora es aún mucho más gráfico y puedes incorporar dibujos, imágenes etc. para localizar visualmente y rápido cada cosa. También incorpora 3 DVDs de librerías. Necesitarás un ratillo para instalarlo, pero no te arrepentirás. Estas librerías te permiten escuchar lo escrito en las partituras en una calidad que nada tiene que ver con el “MIDI pachanguero” que en ocasiones hemos tenido que sufrir los músicos.

Combinado
Al disponer de diversas herramientas para escribir tu música, mezclador, librerías etc., podrías utlizar perfectamente el Sibelius 7 como programa central para tus proyectos. Tiene todo lo que puedes necesitar para componer, producir o arreglar dentro de la línea de un editor de partituras que se ha magnificado en prestaciones de forma exponencial.

También podrías, si tu presupuesto lo permite, combinarlo con otras herramientas. Por ejemplo, utilizar Pro Tools como centro de operaciones y aplicar el Sibelius como editor de partituras (mejorado) de forma complementaria. Aunque quizá esta idea sea demasiado ambiciosa para un presupuesto moderado.

En detalle
El Sibelius 7 de Avid es la generación más reciente y sofisticada del programa de notación musical de mayor venta en el mundo. Además, es capaz de satisfacer las exigencias tanto de compositores, arreglistas y editores como las de principiantes, estudiantes y músicos amateur.

Asimismo, el nuevo Sibelius permite trabajar rápidamente con su lógico interfaz de usuario y facilita la escucha de partituras con gran nitidez gracias a su biblioteca de sonidos de calidad profesional. Además, puedes colaborar más fácilmente debido al soporte total de intercambios de archivos MusicXML y otras opciones para compartir. Pero, ¿cuáles son las novedades que aporta el Sibelius 7 respecto a sus anteriores versiones?

Novedades de la versión 7
El nuevo interfaz de usuario lógico Sibelius 7 viene con pestañas orientadas a cada tarea que te guían en el proceso de creación de partituras del principio a fin. Además, todas las funciones, a las que puedes acceder mediante un botón o un atajo de teclado, cuentan con un icono y un texto descriptivo con ayuda contextual disponible. Asimismo, cuenta con mejoras ergonómicas ya que las opciones importantes y utilizadas con frecuencia están en el centro y en primera línea de de la cinta de opciones. Además, Sibelius 7 incluye dos nuevas características para la introducción de notas: Ahora se pueden iniciar y finalizar ligaduras de expresión y reguladores.

Por otro lado, también permite escuchar todos los matices y cada detalle de la partitura durante la reproducción, que incluye más de 38 GB de contenido profesional, como por ejemplo una orquesta sinfónica grabada en exclusiva, instrumentos de rock y de pop, etc. Hay que tener en cuenta que Sibelius 7 Sounds no es la típica biblioteca de muestras…Se trata de una colección que combina contenido exclusivo con sonidos de expertos de la industria que abarca toda todas las familias de instrumentos.

Mientras, el nuevo Sibelius también incluye software de notación de 64 bits, proporcionando así gran velocidad que permite liberar la potencia completa de tu sistema. Sólo las aplicaciones de 64 bits pueden gestionar directamente más de 4 GB de RAM, requeridos para las bibliotecas de muestras profesionales de hoy en día. Gracias a la compatibilidad total con VST y Audio Unit, que permite cargar tantas muestras como soporte tu ordenador.

Además, el motor de audio mejorado de Sibelius 7 equilibra automáticamente los diferentes instrumentos virtuales y efectos en los núcleos disponibles de tu procesador multi-core, utilizando de forma eficiente los recursos de tu ordenador. Por otro lado, también consta de faders verticales, como una auténtica mesa de mezclas. De forma predeterminada, el Mezclador está acoplado en la parte inferior de la pantalla y muestra solamente los faders que controlan el volumen.

Además, dado que los flujos de trabajo hoy en día engloban una gran variedad de aplicaciones de software, Sibelius 7 ahora admite la exportación de MusicXML para que puedas intercambiar archivos con cientos de aplicaciones. La nueva versión de Sibelius también contiene mejoras de texto y tipografía. Las últimas fuentes OpenType incluyen características avanzadas como ligaduras tipográficas que se pueden emplear en marcos de texto con capacidades propias de un programa de diseño gráfico.

Por su parte, Sibelius 7 facilita la importación de gráficos en diferentes formatos, además de la exportación de las partituras completa en formato PDF, así como páginas individuales o secciones más pequeñas en formatos EPS, PNG y SVG.

Aún más opciones…
Para empezar, Sibelius 7 pone a tu disposición características revolucionarias que permiten ahorrar tiempo, como la Maquetación magnética y las Partes dinámicas. A esto hay que añadir que introduce las notas MIDI Flexi-time, las ventanas Teclado y Mástil y otras opciones de introducción de notas. Todo ello permite la creación de partituras complejas en un breve periodo de tiempo.

Por otro lado, además de simplificar la creación y edición, Sibelius reproduce las partituras con un gran realismo. Asimismo, la biblioteca de sonidos incluida te brinda acceso inmediato a una amplia gama de instrumentos de calidad profesional. El programa soporta también plug-ins VST y AU, lo que abre las puertas a bibliotecas de muestras de otros fabricantes. También permite sincronizar Sibelius a través de ReWire con otros conocidos programas de audio, como Pro Tools.

Además, con Sibelius 7 se pueden añadir y colocar plicas pequeñas y silencios con barras al instante, así como líneas de arpegio. Sibelius incluso incluirá alteraciones de precaución automáticamente, lo que ayudará a producir partituras listas para la interpretación en todo momento.

Conclusiones
Editar, compartir, mezclar, producir, arreglar, importar, exportar…Un enorme abanico de posibilidades para tu música. Contarás con toda la potencia de la última generación de herramientas multimedia que los ordenadores modernos ponen a tu alcance. Conversión de archivos MIDI a PDF, lector de PDFs para MIDI, de MIDI a formato Sibelius etc. Personalmente veo este software muy apropiado para aquellos que se manejan bien con la partitura, para los que desean familiarizarse, para escuelas, para arreglos orquestales o retoques de producción en general. Lo mejor que puedes hacer, si te pica la curiosidad, es bajarte la versión gratuita para probarlo, treinta días para que experimentes, aquí: http://www.sibelius.com/cgi-bin/download/get.pl?com=sh&prod=sibdemo

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

SEQUEL 3 de Steinberg. Potente, sencillo y económico secuenciador.

  • Escrito por Administrador
  • Categoría: Software

Martín Sequeros

Es un sencillo programa informático-musical híbrido entre las mejores herramientas de Steinberg (Cubase, Nuendo, etc.) y otras de la competencia como las usadas por “LIVE de Ableton” o el Magix Music Maker, pero a un precio más que asequible.

¿Es complicado usar un ordenador para grabar nuestra música?
Un amigo, músico profesional y gran conocedor de los medios musicales informatizados, hace poco me comentaba:

-Mira Ignacio, cada día me estoy dando más cuenta de que pasamos unos cuantos años aprendiendo Solfeo en el Conservatorio y he llegado a la conclusión de que lo que nunca falla es el “papel pautado” de toda la vida. Ese “nunca me deja tirado”...
Por supuesto que él usa programas mucho más sofisticados y costosos que los que aquí estamos tratando y que además requieren máquinas mucho más precisas y preparadas, con potentes procesadores, gran cantidad de RAM, etc… Ese tipo de programas requieren controlar una enorme cantidad de información, sus componentes son extremadamente costosos y, aún así, en algún momento muy inoportuno dan algún problema (“cuelgues”, de “latencia”, etc...) que incomodan el trabajo informático-musical.
Pero estar preparado para manejar con soltura ese “papel pautado” (pentagramas de cinco líneas impresos en papel) no está al alcance de la mayoría de los que queremos hacer cosas interesantes musicalmente y sin grandes “conocimientos oficiales” de Conservatorio.
Desde finales de los años 70 Steinberg ha ido desarrollando y mejorando programas como CUBASE (ahora en su novedosa Versión 6), además de otros como NUENDO, WAVELAB, HALION, etc… Son tan potentes que transforman tu ordenador doméstico en un soberbio estudio de grabación de la máxima calidad profesional al que no le falta casi nada: número de pistas infinitas, enorme cantidad de sonidos de todo tipo (de instrumentos reales y de muchísimos virtuales e impresionantes), así como formidables efectos con los que tratar a cada uno de estos sonidos ( grabados a través de MIDI o en Audio desde algún micro, guitarra, teclado, etc... ), y no solo reverberaciones o vibrados, sino también con otros mucho más sorprendentes. Con mucho menos que todo eso es con lo que se grababa en los más caros estudios de grabación profesionales hace unos 15 años, los cuales tenían altísimos costes para su instalación, utilizando además medios analógicos que ya quedaron más que obsoletos. El desarrollo de estos nuevos programas es una de las causas por la que esos “tan fenomenales y costosos Estudios” han desaparecido, quedando solo algunos de los que han sabido adaptarse a esta otra forma de trabajo digital. Algunos, con los cambios “se arruinaron”... Bajaron tantísimo los costes para obtener resultados similares, incluso mejorados, que los que aún estaban pagando los plazos para la amortización de aquellos equipos no aguantaron.
Con uno de estos nuevos programas, y aunque parezcan de costes “tan ridículos”, obtienes con un ordenador sin grandes recursos profesionales unas grabaciones finales listas para editar y distribuir comercialmente con impecables resultados en cuanto a su producción musical. Sobre la Versión 6 de CUBASE desarrollé una amplia descripción en el número 131 de ISP (Marzo 2011), la cual alcanza un precio de unos 600 € en su opción más desarrollada.

De este programa también sacaron otra versión algo más acotada ( supera los 200 € ) aunque conserva sus principales y más demandadas herramientas.

¿Por qué ahora SEQUEL?
Está claro que Steinberg se ha planteado seguir “dándole fuerte a la competencia”, no solo en cuanto al precio de salida, sino también por sus prestaciones y facilidad de manejo.
Sacan ahora SEQUEL en su tercera versión por unos 80 € (bastante menos si se trata de actualizar a sus dos versiones anteriores) y conteniendo muchas de las principales herramientas de sus otros ya reconocidos productos como CUBASE, y con más de 500 sonidos del acreditado HaLion (otra “estrella” importante de Steinberg)
Se puede cargar tanto en ordenadores con Windows, como en los Macintosh (MAC)
Algo muy importante de este programa es su facilidad de uso y forma sencilla de trabajo.

Tiene incorporado una enorme cantidad de patrones (más de 5.000 bucles y sonidos). Por ejemplo, una pista de “batería” cómodamente. Puedes “colocar” ( e ir “colocando” ) compases enteros ya pre-programados uno tras otro o copiando “trozos” de sonidos y “pegándolos” tantas veces como se quiera.

Tras practicar tal procedimiento unas cuantas veces, podremos formar una base rítmica en alguno de nuestros nuevos proyectos musicales en menos tiempo del que necesitaríamos en pensar como coger unas baquetas ( que quizá jamás hayamos tenido entre nuestras manos...) y en cómo colocar los bombos al gusto propio. Con el procedimiento descrito, y de forma rápida, resultará parecido a la interpretación de un “baterista profesional”...
De un modo similar se pueden componer otras pistas de contrabajo, guitarra etc…, así que en poco tiempo podrás organizar un sorprendente y muy “profesional playback”. Posteriormente puedes incorporarle otra pista con una o varias voces u otros instrumentos que desees sean “interpretados al natural” y muchos más efectos (incluidos en SEQUEL) que le darán bastante más realce.

Así por ejemplo, si grabas en una pista una guitarra eléctrica “directamente al ordenador”, puedes seleccionar diferentes estilos de efectos (entre más de 120 presets) que lo simulan como si “se hubiese grabado realmente”, empleando diferentes tipos de amplificadores muy reconocidos, así como con efectos electrónicos muy diversos o “pedales de efectos” que incorpora SEQUEL, cosas que incluso se podrán modificar después y en otros momentos de la postproducción hasta alcanzar nuestro grado de satisfacción.

Aún más, podremos seguir practicando muchísimas combinaciones y modificando los sonidos tras haber sido grabados ya en sus correspondientes pistas, tanto a las voces realizadas mediante micrófonos, como a cualquier otro contenido musical que hayamos ejecutado previamente, por MIDI o por línea, pudiendo así realizar mezclas diversas hasta encontrar aquella que estimemos más adecuada según nuestro gusto. Tendremos además en cuenta que siempre “podremos volver hacia atrás en nuestros experimentos”, pues SEQUEL permite regresar a estados anteriores tantas veces como lo creamos preciso y sin destruir todos los trabajos preliminares. Igualmente, podremos grabar diferentes ficheros en nuestro ordenador que contengan “diversas versiones experimentales sobre nuestras transformaciones para un tema”.

Este programa admite ser gobernado por cualquier otro controlador MIDI.
Incorpora las nuevas herramientas de CUBASE de “estiramiento o contracción de pistas” así como el uso del “pitch” en ellas. Este programa, tiene acceso a la página MediaBay que permite localizar bucles de audio, presets de instrumentos y otras herramientas útiles. También contiene una opción de “pre-escucha” para localizar mejor lo que realmente queremos acoplar, con detalles minuciosos, a nuestro proyecto musical. Una vez incorporados, podemos ir retocando cada bloque acústico individualmente y a nuestro gusto.

SEQUEL permite realizar transposiciones (cambios en el tono) con facilidad.

También tiene herramientas de cuantización, así como la posible activación de “tresillos” que, en algunos temas, dan una mejor sensación de “interpretación humana”. Al ejercer esa cuantización, el programa traslada las notas del pentagrama hacia el compás correcto y más próximo, para así obtener las partituras (imprimibles) correctamente anotadas.

Si decidiéramos grabar nuestros proyectos en CD, para tal fin, aparece un menú especial con diferentes opciones para facilitar estas tareas.

¿Dónde venden SEQUEL?
Por supuesto que en tiendas en las que se venden instrumentos musicales, pero también se puede descargar directamente desde la WEB de Steinberg, que incluso facilita una “prueba gratuita e íntegra del programa” ( caduca a los 30 días ).

SEQUEL puede realizar diversas mezclas distintas “en vivo”
Tiene una curiosa herramienta que otros programas de este estilo no incorporan y que consiste en que se puede “trocear” un tema que ya tengamos grabado hasta en “24 pads” (por supuesto, mediando un ordenador), de modo que “en directo” los podremos “soltar” en diferentes órdenes y según se nos ocurra a cada momento de esa sesión pública, causando sorpresa a quienes lo escuchen así de desordenado “a nuestro capricho”. A cada uno de esos pads, podremos también añadirles (individualmente) efectos diversos (rever, pitch, decay, etc.) con lo que las sorpresas en su audición se multiplicarán increíblemente.

También es fácil alterar su “tempo” o ritmo en cantidad de bits por segundo en cualquier momento.
Podremos igualmente programar ritmos distintos a los que ya contiene almacenados el programa, dando mayor originalidad a nuestros proyectos musicales.

Requisitos mínimos necesarios para instalar SEQUEL
En cualquier ordenador no trabajaría adecuadamente si este tuviera instalada una RAM menor a 2 GB. Su límite superior es irrelevante, pero cuanto mayor sea esa RAM y mejor dotado su procesador, SEQUEL funcionará más desahogadamente y con menor latencia.

En cuanto a sus procesadores, mejor que sean a partir de doble núcleo.

La pantalla del monitor, mejor grande (al menos de 21”) y con resolución, preferentemente de 1.280 x 800. En cuanto al espacio que requiere en el disco duro, será de al menos 9 GB.

Es deseable tener instalado un DVD lector-grabador en la CPU y conexión a internet, especialmente para la activación de la licencia.

En Windows funciona mejor a partir de su versión 7 con una la tarjeta de sonido instalada compatible con ASIO, así tenemos una mejora en el rendimiento de su latencia.

En MAC con el sistema operativo OS X versión 10.6 o 10.7 y tarjeta de audio compatible con CoreAudio.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec