Menu

Oír bien en la Abadía de Westminster

18/07/2011

Unir satisfactoriamente los edificios históricos y las cada vez más complejas necesidades audiovisuales del siglo XXI es una tarea muy delicada y compleja, pero una instalación totalmente nueva en una de las iglesias más famosas del Reino Unido, la Abadía de Westminster de Londres, ha conseguido el equilibrio perfecto. La base del sistema son unidades de mezclas digitales de la serie Yamaha DME, que contribuyen a proporcionar una tremenda flexibilidad a la parte acústica.



Diseñado por los consultores de sonido Michael Hyland & Associates, instalado por la empresa Whitwam Ltd y supervisada por el responsable de obras de la abadía, el proyecto ha incluido una instalación de refuerzo para el sonido de las voces, un circuito por inducción y sistemas de circuitos cerrados de televisión, además de vídeo, sonido e instalaciones para distribución de datos.



Como ocurre con las grandes catedrales, la Abadía de Westminster cuenta con muchas superficies planas, un espacio acústico con una reverberación muy alta. Por lo tanto, es un reconocimiento para todos los involucrados que se haya realizado la instalación y puesta en marcha del nuevo sistema sin afectar a los servicios diarios del edificio, ni al gran número de actos diarios de otro tipo que se celebran allí.



Las dos unidades de mezclas digitales se instalaron en el bastidor de “usuario” principal, conectadas localmente a los módulos de entrada de micrófono AD8HR y a las salidas de línea DA824. Cinco bastidores con equipo remoto contienen varias unidades DME24N y DME8o-C, con conexiones de sonido desde el bastidor del usuario a través de CobraNet y una estructura básica de fibra óptica. Esto incluye dos fibras con varios conductores, instaladas entre todos los puntos de bastidor y formando dos círculos continuos para que la redundancia sea total. Se tomó la decisión de utilizar varios bastidores para localizar el cableado siempre que fuera posible, evitando así el tendido de cables muy largos.



Del control total del sistema se ocupan los sacristanes de la abadía mediante pantallas táctiles Crestron, instaladas en varias zonas. Otra pantalla táctil en la consola del órgano permite controlar la parte de sonido y de vídeo específica del organista. El procesador Crestron AV2 también proporciona control sobre otros elementos de la instalación, como cámaras del circuito cerrado de televisión, equipos de grabación y reproducción audiovisual.



Las entradas de audio del sistema incluyen 32 circuitos para micrófonos cableados en las zonas principales. El usuario puede conectarlos y desconectarlos de forma local o remota mediante cualquiera de las pantallas táctiles, que utilizan los componentes electrónicos especificados para servir de interfaz a las DME de Yamaha y al sistema Crestron. También hay seis micrófonos de solapa inalámbricos, dos portátiles inalámbricos y un micrófono para megafonía en el bastidor del usuario.



Se dispone de no menos de 47 zonas de cobertura de altavoces, incluyendo tomas externas en las puertas norte y oeste de la abadía para hacer posible la conexión al sistema de altavoces montados en soportes. Una variedad de ajustes programados permite seleccionar las zonas de altavoces para los servicios habituales mediante pantallas táctiles. Las zonas aparecen como una reproducción del edificio, lo que permite seleccionar manualmente una o más.



Otras opciones de entrada y salida incluyen un grabador de sonido en estado sólido, además de unidades CD y DVD. El sistema también dispone de varios anuncios pregrabados para diferentes situaciones de emergencia. Una vez que se selecciona el anuncio, se envía automáticamente a todas las zonas de altavoces.



También se proporcionan entradas y salidas auxiliares para hacer posible la conexión de equipos externos, mientras que un enlace de Internet permite la supervisión y el control remoto del sistema.



Se ha instalado un sistema independiente para reforzar el sonido del coro para los feligreses. Una mampara sirve de barrera de sonido entre las dos áreas, y los micrófonos suspendidos por encima de la sillería del coro llevan el audio a un par de altavoces montados en el nivel de la galería del órgano a cada extremo de la mampara, dirigidos hacia la nave.



Se han instalado otros sistemas auxiliares conectados al sistema principal en la sala Jericó, la sala del campanario y la Iglesia de Santa Margarita (que está dentro de la abadía y la Cámara de los Comunes).



La instalación se terminó antes del servicio de acción de gracias, que marcó el 450 aniversario de la fecha en que la reina Isabel I otorgó a la abadía un fuero real (en 1560).

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec