Menu

Alcons en un teatro ruso

05/02/2011

El Palacio Central para la Cultura de los Trabajadores Ferroviarios de Moscú acoge una gran variedad de conciertos de música clásica y moderna, conferencias, banquetes y exposiciones. Con un sistema de audio recién instalado en el escenario principal, el edificio histórico suena tan espectacular como parece.



Construido por el régimen socialista, el Palacio siempre ha sido un lugar muy popular. Recientemente se ha sometido a una reparación técnica importante de todas sus instalaciones, para ponerlo a la altura de los estándares del siglo XXI. Esta modernización incluía la instalación de un sistema de audio Alcons en la sala de conciertos principal, que tiene un aforo de 800 personas.



Elegido tanto por su calidad acústica como por la estética (se adecúa bien a la impresionante decoración de la sala), el sistema principal consta de 12 columnas pro-ribbon lineales QR36, cada uno equipada con doble RBN1801 y seis woofers de 6,5”. Para los medios-bajos se usan seis columnas de relleno QM36, cada una equipada con seis woofers de 6,5”, junto con dos arrays de QR36 de nueve metros de altura cada uno. Para las bajas frecuencias, 14 columnas de bajo QB363, con tres woofers de ventilación de 12", que forman dos arrays de bajos de siete metros de altura cada uno.



Debido a la longitud de los arrays, la proyección cilíndrica (área de campo cercano) comienza ya a 50Hz. A pesar de su longitud, los arrays volados a los lados están en perfecta armonía con la decoración de la sala, gracias a la combinación de colores.



También se han instalado cinco Alcons SR9 con drivers RBN401 con dos woofers de 5”. Todo el sistema se amplifica con diez ALC4-ST y un ALC2-ST 2.



"El equipo se ha elegido porque la sala tiene 16-18 m de fondo, pero 26 m de ancho, lo que quiere decir que la mayoría de los asientos del patio de butacas quedan bajo los palcos", dice Andrey Zhelamski, gerente de audio profesional de la empresa instaladora. "Usando altavoces de la serie Q, no es necesario colocar recintos debajo de los palcos para poder proporcionar una presión sonora de 110-112dB en todo el salón, con una variación de menos de 3 dB”.



"Otras ventajas de estos altavoces es que son compactos y tienen un diseño atractivo. Puestos en el arco del proscenio, ocupan un espacio mínimo y no suponen un impacto visual negativo en la estética de la sala", añade.



"Todos los que nos oyeron se sorprendieron mucho con la nitidez del sonido en cualquier volumen, sin ningún tipo de distorsión. En los ocho micrófonos inalámbricos y los seis micrófonos colgados que se habían instalado, no hubo ningún tipo de retroalimentación, que siempre supone un problema en estas situaciones cuando se usan drivers de compresión”, concluye Andrey.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec