Logo

Indochine: un meteor tour lleno de imagen y sonido

05/02/2011

Indochine, la legendaria banda de rock de los ochenta, puso punto final a su Meteor Tour en el Palais Omnisport de Bercy, París. Durante la gira, el grupo, que con su trayectoria de tres décadas continúa atrayendo a los fans de sus primeros tiempos, pero también a sus hijos, puso en escena un total de sesenta y dos conciertos que contaron con la asistencia de 800.000 personas. Christie ha colaborado con la banda en su Meteor Tour, y el proveedor de servicios técnicos Alabama ha orquestado el sistema visual utilizando una espectacular proyección con ocho pantallas.



Poco conocido en nuestro país, Indochine es un grupo de rock francés que surgió de la corriente new wave, en 1981. En los años 80 alcanzó rápidamente un importante éxito, éxito que volvió a surgir a partir de 2000, tras una época oscura, y que continúa en la actualidad en Francia y también en gran parte de Europa, Perú y, en general, en todos los países francófonos, con temas tan conocidos como “L’Aventurier”, “3e sexe” o “Canary Bay”. A mediados de los 80, el grupo comienza a exportar su música fuera de Francia, Bélgica y Suiza, logrando un gran éxito en los países escandinavos. En esta misma época, Serge Gainsbourg, seducido por la banda, graba con ellos el videoclip de “Tes yeux noirs”, lo que supuso la consagración para Indochine.



La banda francesa había surgido de la mano de los gemelos Sirkis. Por desgracia, uno de ellos, Stephane, fallece en 1999, dejando el grupo a su hermano Nicola, que incorpora a nuevos músicos que irán rotando a lo largo de los años. Sus once discos de estudio son una prueba del talento y de la fuerza de las letras de Nicola Sirkis, líder y compositor de la banda desde sus comienzos.



Como decíamos, tras su escasa aparición en los medios y repercusión pública durante los años 90, en los que la prensa inició una crítica campaña contra ellos, calificándolos como una “banda de rock hortera y desfasada”, el grupo vuelve a estar en el candelero con la salida en 2002 de su álbum Paradize, que contiene el single “Jai demandé à la lune”. En la gira de este disco, que reunió a 500.000 espectadores, Indochine logró convertirse en el primer grupo francés que consiguió llenar el Palais Omnisport de Paris-Bercy, donde, al igual que en la última gira, pusieron punto final a su tour.



El álbum La République des Meteors, que es el que se ha presentado en la gira Meteor Tour, aparece en 2009. Musicalmente, este disco se desmarca bastante de los precedentes, ya que hace uso de nuevos instrumentos como el toy piano, el ukelele o el acordeón, y se caracteriza por un estilo más alejado del rock y cercano al pop. Las letras hablan de separaciones y rupturas amorosas, simbolizadas por los soldados que parten al frente durante la primera guerra mundial.



El Meteor Tour comenzó en junio de 2009 en el famoso teatro Olympia de París. La gira, que ha contado con unas 60 fechas de concierto (casi todos completos) continuó por Francia, Bélgica y Suiza a lo largo de 2009 y 2010. Una de las fechas más importantes de este Meteor Tour fue el concierto del pasado junio en el Stade de France delante de 80.000 espectadores. Para celebrar los casi 30 años de existencia del grupo, se organizó un espectáculo de grandes dimensiones con tres escenarios, 690 m2 de pantallas y 220 técnicos. Durante el verano, Indochine estuvo presente además en varios festivales. Después de otras tres nuevas fechas en septiembre (en Montpellier, Lille y Luxemburgo), sus fans reclamaron un cierre clásico, por lo que la banda puso fin a su tour con este concierto de Bercy el pasado 15 de septiembre. En este concierto, que se bautizó como La Der des Ders (el definitivo), el grupo actuó en el escenario con la cantante canadiense Melissa Auf der Maur. Allí, los servicios técnicos de la empresa Alabama instalaron hasta diez proyectores Christie, que hicieron posible que todos y cada uno de los 34.000 fans de Indochine disfrutaran simultáneamente en dos pantallas laterales de un show realzado con animaciones, material fílmico de archivo y vídeo en directo. El sistema se manejó en su totalidad desde la consola de luz, utilizando un servidor de medios Catalyst sincronizado a los códigos de tiempo del espectáculo. El servidor de medios se encargó de almacenar los diferentes vídeos que aparecían en las pantallas mientras gestionaba las cámaras de directo utilizadas tanto para grabar el show como para proporcionar imágenes de vídeo a los asistentes.



El espectáculo arrancó con una gigantesca pantalla de vídeo. Se apagaron las luces y, de manera imperceptible, una pantalla Kabuki de 25 m de ancho apareció sobre el escenario. A 50 metros, encarado a la pantalla e instalado sobre una minitorre situada tras la consola de luz, un proyector Christie Roadie HD+30K se dispuso a disparar la primera salva de imágenes. Un puño cerrado, que daba golpes al ritmo de la batería, apareció en pantalla. El concierto, con sus dos horas de música e imágenes, acababa de comenzar.



En la segunda parte vino la segunda sorpresa: la pantalla Kabuki se esfumó, cediendo el foco de atención a cinco pantallas polichinelle dispuestas en semicírculo. “Las pantallas se fabricaron ex profeso para la gira”, señala Didier Véricel, director ejecutivo de Alabama, que añade: “Operadas desde la consola de luz, las pantallas tenían que funcionar a la velocidad que exigían la escenografía y las secuencias, garantizando así una perfecta sincronización de luz e imágenes”.



Con sus 12 m de ancho y 6,8 m de alto, cada una de las cinco pantallas estaba iluminada por un total de siete proyectores sujetos al soporte de iluminación del Palais Omnisport de Bercy. Las dos pantallas situadas en los extremos derecho e izquierdo del escenario, así como la que estaba ubicada en el centro, fueron iluminadas cada una con un Christie Roadster HD18K. Se recurrió a cuatro Christie Roadster HD16Ks para proyectar imágenes en las pantallas localizadas a derecha e izquierda del fondo del escenario. Usando su característico difuminado continuo de bordes, cada uno de los Christie Roadster HD16K proyectaba la mitad de la imagen. La ubicación de las pantallas con relación a los altavoces aconsejó recurrir a esta configuración. “Debíamos evitar colocar proyectores en esos puntos en concreto, es decir, directamente en línea con las columnas de altavoces”, recalca Véricel.



En la tercera parte, la escenografía y la configuración pusieron de manifiesto todas las posibilidades de este espacio visual, fundiendo efectos de luz y técnicas de iluminación. Las cinco pantallas polichinelle se utilizaron en dúos o tríos simétricos.



Para los conciertos más multitudinarios del Meteor Tour (exceptuando el show en el Stade de France), es decir, para el gran estreno del nuevo Arena de Montpellier y los espectáculos ofrecidos en París-Bercy, Alabama contó con dos proyectores Christie LX1500 extra para la ejecución de los grandes trabajos. Recurriendo a tecnología Tri-LCD, cada proyector proporciona 15.000 lúmenes ANSI para un ratio de contraste de 2000:1. Los proyectores se emplearon para transmitir imágenes en vivo a unas pantallas de 6 m de ancho y de 3,4 m de alto. Alabama desplegó también un contingente de diez cámaras para grabar los conciertos y proporcionar imágenes de vídeo en directo durante el espectáculo (una cámara helmet con longitud focal de x86, tres cámaras de mano, una cámara de mano de gran angular y cinco minicámaras para tomas espaciales de cada músico).



Alabama y Christie colaboraron con Indochine en todos los espectáculos del Meteor Tour. Alabama aportó todos los servicios de vídeo, modificándolos para adaptarlos a las configuraciones que exigían los diversos emplazamientos en los que la banda de rock actuó entre junio de 2009 y septiembre de 2010.



Y para generar ese entorno visual—que realzaba la manera de vivir cada uno de los temas que la banda interpretaba en los conciertos—se eligieron soluciones de video-proyección de Christie de alto rendimiento. “Fue la opción adecuada dada la amplia gama de equipamientos de Christie y la gran variedad de lugares a los que había que adaptarse”, concluye Véricel.



Al final, Indochine ha logrado reunir a más 800 000 espectadores en la gira Meteor Tour.



Hasta la fecha, la banda lleva vendidos más de diez millones de discos, lo que lo convierte en el grupo francés más rentable. Muchos opinan que el secreto de su éxito está en sus letras, junto al novedoso empleo de sintetizadores; unas letras que hablan de jóvenes marginales y rebeldes que abren su mente a diversas formas de sexualidad y a una nueva interpretación de la cultura francesa, con una personal estética llamativa y moderna.

Revista ISP Música ®