Menu

Toni Mateos: “El trabajo de un músico de hoy en día debería ser multidisciplinar”

Toni Mateos 1

Recuperando las buenas costumbres, hemos centrado nuestra mirada en esta ocasión en un conocido y re-conocido músico de estudio y directo que acompaña a muchas de las caras súper ventas, así como a profesionales varios del gremio.

Le hemos visto desenvolverse en todo tipo de entornos: complejos repertorios de jazz, pop, rock etc., aprender decenas de canciones casi al instante de modo fotográfico. Un gran profesional que ha hecho de su nombre una referencia de confianza pare el directo y la grabación de baterías.

Además de la perfección de la ejecución de Toni Mateos, con la profesionalidad que muestra al evitar las peripecias innecesarias, y al servicio del proyecto que ejecuta, nos ha llamado la atención su espíritu innovador.

Aunque “haberlos haílos”, no son muchos los músicos con motor suficiente para propagarse con dotes válidas en el campo de las relaciones públicas. Carisma que facilite su labor / empresa (entendida como proyecto profesional). Saber relacionarse y poseer espíritu de emprendimiento son dos valores importantes a la hora de forjar una buena cartera profesional en este, tan difícil, negocio.

Estamos agotados de ver en Youtube® o Facebook® músicos que “requeteinterpretan” la versión 800 del Hotel California desde el salón de casa. También abundan estrambóticos (casi “trambólicos”) proyectos de difícil salida, carentes de visión de negocio fuera de las rondas de cervezas entre colegas. Así que cuando hemos apreciado el sentido del humor de Toni en las redes sociales y la proyección de sus fantásticas ideas para generar valor añadido al sector, un nuevo interés se ha sumado al respeto que ya procesábamos a este poderoso instrumentista.

Parece que el último lustro no ha sido muy generoso con el mercado del instrumento, los artistas y los ¿profesionales del arte escénico?. Tal vez, entre otras cosas, por esa falta de profesionalidad, ideas y carácter innovador.

¿Harto de los samples y de dejarte los ojos en los editores MIDI para conseguir realismo en tus baterías? Bien, pues a pesar de que el mundo audio / MIDI, las librerías y la informática son y serán un buen aliado, ¿qué mejor manera de aprovechar este poderío e internet para conseguir la pegada y saber hacer de un músico real en tus pistas? Algunas de estas respuestas están en tonimateos.com y su atractiva propuesta de grabación de baterías a distancia

Atacamos al forjador de ritmos para saber más de él. A ver si aprendemos y ayudamos a descifrar a otros qué diferencia el saber hacer con éxito vs. el talento que muere en la penumbra.

Bienvenido.

¿Cómo nació la idea de tu estudio?

El estudio nace en 2014, tras analizar en profundidad la situación de la industria musical actual. Las ventas de discos han caído dramáticamente, y los presupuestos han descendido hasta niveles insostenibles. No hay dinero para grabar discos, porque nadie los compra. Aun así, los artistas siguen teniendo mucho que decir a través de su música, y el público la sigue consumiendo, pero por otros canales.

Un panorama poco optimista… ¡Pero lleno de oportunidades! Me di cuenta de que había que reinventar la manera de grabar música y adaptar el concepto de “estudio de grabación” a la nueva situación. Debía ser un servicio rápido, de máxima calidad, pero sobre todo mucho más económico de lo que estábamos acostumbrados.

¿Cómo ha ido evolucionando?

Soy totalmente autodidacta, así que empecé muy poco a poco, con equipos muy sencillos. Nos remontamos a 2002: yo estaba instalado en un antiguo establo de vacas que un buen amigo me cedía como local de ensayo. Allí comencé a familiarizarme con Pro Tools, grabándome con dos únicos micrófonos Behringer conectados a un mixer de dos canales e introduciendo la señal a mi ordenador portátil con un cable mini jack. Solamente me servía para hacer mis “prácticas”.

En 2013 insonoricé el garaje de mi casa y decidí ofrecer los servicios a mis amigos y conocidos. Compré cuatro previos API, un interface MOTU 828, y microfonía sencilla, pero decente: micros AKG D40, algún Shure SM57…

"A día de hoy trabajamos con productores y compositores de 20 países diferentes y hemos grabado cerca de 400 álbumes, bandas sonoras, música para publicidad"

¡Y la idea funcionó! Empecé a recibir muchos pedidos y ahí me di cuenta que había mucha demanda de este tipo de servicio. Los productores y arreglistas, hartos de las limitaciones de las baterías MIDI, afortunadamente, acogieron la idea con muchas ganas.


En ese momento decidí dar un gran paso adelante. Me reuní con algunos de los ingenieros de sonido más prestigiosos del país e hice una lista de todo lo que necesitaba. En 2014 me mudé a unas instalaciones de más de 200 metros cuadrados y compré todo el material necesario para poder ofrecer grabaciones de batería del más alto nivel. A día de hoy trabajamos con productores y compositores de 20 países diferentes y hemos grabado cerca de 400 álbumes, bandas sonoras, música para publicidad, etc.

De cara al negocio, ¿cuáles son las claves de ofrecer un servicio online tan especial que, efectivamente, funcione?

Debe tener los que yo llamo “Cinco ingredientes esenciales”: calidad, versatilidad, precio, rapidez y comunicación. Me explico: por encima de todo, es importante ofrecer la máxima calidad que pueda encontrarse hoy en día en el mercado, contando con material de estudio de “serie A+” (Neve, API, Neumann, Coles…).

La versatilidad es el segundo ingrediente clave: entregamos diferentes opciones de microfonía, previos y conversor AD/DA, para que el productor que recibe las pistas pueda elegir el sonido que más le gusta.

En cuanto al precio, hemos conseguido un ahorro de más del 70%. Tenemos todo el material montado y chequeado, a punto para poder empezar a grabar en menos de dos minutos. Eliminamos los costes de desplazamiento, alquiler del estudio, intermediarios y sueldos, ya que hago las veces de batería y técnico de sonido. Nuestros cuatro planes de precios se adaptan a todo tipo de producciones.

"Para que este servicio online funcione, debe tener los que yo llamo los Cinco ingredientes esenciales: calidad, versatilidad, precio, rapidez y comunicación"

La rapidez también es crucial hoy en día. Por lo general, entregamos las grabaciones en un plazo de 24/48 horas, aportando también un gran ahorro de tiempo en el proyecto.Toni Mateos 3

Por último, aunque no menos importante, está la comunicación con el cliente. Al ser un servicio online, puede parecer que sea algo lejano y despersonalizado ¡Todo lo contrario! Me encanta tener una estrecha relación con mis clientes por videollamada, email, mensajes instantáneos… De esa manera, me explican sus preferencias y el sonido que buscan. Me gusta tener un trato cercano y la verdad es que estoy haciendo buenos amigos de todas partes del mundo.

¿Cómo gestionas este trabajo con los artistas que solicitan tus servicios de grabación de baterías online para lograr la idea que quieren?

Hablo mucho con todos ellos antes de empezar a grabar, la mayoría de veces por videollamada. Nos enviamos música, videos, referencias… Es un proceso apasionante y muy útil, que nos ha llevado a contar con el 100% de satisfacción por parte de los clientes.

En cuanto a equipo, nos encantaría que nos deleitaras con la artillería del estudio. Tanto en los propios instrumentos y el repertorio que el cliente puede elegir, como en previos, micros, DAW, interfaces ¿Nos cuentas qué tienes y por qué lo has elegido?

Como explicaba anteriormente, mi objetivo ha sido ofrecer al cliente muchas posibilidades para que pueda elegir, contando con equipos de máxima calidad. Hice muchos estudios de mercado y llegué a la conclusión que debía utilizar “los clásicos”: toda la cadena de grabación (batería - micrófono - cable - previo - interface - DAW) debería gozar del prestigio suficiente para ser reconocido en cualquier parte del mundo como “Clase A+”. Así pues, he huido de clones, réplicas, o marcas desconocidas.

Cuento con 7 kits de batería de alta gama que me permiten cubrir todas las sonoridades, con diferentes medidas y afinaciones. También tengo unas 20 cajas diferentes y el apoyo de la marca de platos Zildjian, de la que soy artista internacional desde hace 10 años.

Sigamos con la microfonía. Para el bombo he optado por los siguentes micros: Shure Beta 52, AKG 112, Audix D6 y Earthworks SR20LS. Cuatro colores muy diferentes capaces de satisfacer a todos los gustos. Los complementamos con el increíble Neumann U47 FET, un micro único captando el “aire en movimiento” y el Solomon LoFreq que recoge los subgraves de manera muy efectiva.

En la caja o snare drum usamos tres micros diferentes. Por supuesto no puede faltar el archi-conocido Shure SM57. Lo complementamos con un micrófono de condensador Earthworks DM20, gran descubrimiento, que aporta un brillo precioso y gran sensibilidad para grabar las ghost notes. Su alto índice de rechazo al ruido posterior evita el “bleeding” del hi-hat. En la bordonera, o snare bottom, suelo utilizar el Sennheiser MD441-U. Su patrón polar supercardioide me garantiza una gran limpieza, evitando captar demasiado el bombo.

"Hice muchos estudios de mercado y llegué a la conclusión que debía utilizar los clásicos: toda la cadena de grabación (batería - micrófono - cable - previo - interface - DAW) debería gozar del prestigio suficiente para ser reconocido en cualquier parte del mundo como Clase A+

Como micros de overhead estoy usando cuatro pares estéreo con caracteres muy diferentes. Los Coles 4038, colocados con la técnica Glyn Johns, aportan el clásico sonido de cinta oscuro, profundo y que huye de las estridencias. Son ideales para estéticas “vintage”. En esta posición es imprescindible un par de micros de condensador de gran diafragma. Los Neumann U87 Ai cumplen a la perfección esta función, captando un enorme rango de frecuencias.
Les acompañan un par de Earthworks SR25, micros de condensador de alta definición, con un brillo muy especial.

Y por último, dos micros de condensador de pequeño diafragma: Neumann KM184 que aportan “punch” y precision en la mezcla. En los toms suelo usar los Sennheiser 421-II. Son micros con un sonido profundo y limpio, con un gran rango dinámico. Para producciones más brillantes, en que se requiera un sonido muy moderno, utilizo los Earthworks DM20 de los que ya os he hablado. Cuando uso un floor tom muy grande (18”) con graves muy poderosos, me gusta grabarlo con un micrófono de bombo. El Shure Beta 52 o el Sennheiser e602 II son ideales.

El Hi-hat suelo grabarlo con un Beyerdynamic M160. Es un micrófono de cinta hipercardiode. Con él consigo reducir el harshness (agudos exagerados) y logro un sonido limpio gracias a su patrón polar, que evita que se grabe demasiado sonido de la caja. En producciones en que se requiera más brillo, o mayor sensibilidad, como en el jazz o la bossanova, utilizo un Shure SM81.

Como micros de room he optado por los AKG XLII. Su gran diafragma y sus diferente patrones polares hacen de ellos unos micros ideales para este cometido. Suelo usarlos en modo omnidireccional, para poder captar las reflexiones de toda la sala.

Es el turno de los previos. Opté por doce previos API 3124 que me aportan rapidez y “punch”, un carácter agresivo muy demandado en el sonido de la batería. Lo complemento con cuatro previos Neve 4081, que ofrecen calidez y profundidad. También cuento con cuatro D.A.V. Electronics, previos muy fieles y transparentes, construidos en Inglaterra por los ingenieros de Decca Records.Toni Mateos 2

Como interface estoy usando el Antelope Orion 32. Posee un Word Clock atómico único el mundo, y me permite grabar hasta 32 pistas a 192 kHz/24. Estamos a punto de incorporar también en Apogee Symphony 24/24, que será otra de las joyas del estudio.

El DAW que utilizo es la última versión de Pro Tools. Bajo mi punto de vista es el más completo a la hora de grabar y editar baterías. Además permite trabajar con sesiones remotas: mietras yo grabo en Barcelona, mi cliente puede recibir las pistas a tiempo real en cualquier parte del mundo.

De tu carrera profesional, ¿cuál es el proyecto que te ha supuesto un mayor reto y cómo lo superaste?

Sin duda la grabación de una banda sonora producida en Hollywood (Los Ángeles) por Federico Jusid. Se trataba de una gran Big Band grabada al otro lado del charco, con compases de amalgama y un lenguaje jazzístico al que no estoy muy acostumbrado. El gran reto era conseguir que la calidad de mi grabación estuviera a la altura de las grandes bandas sonoras de Hollywood. Hice un gran esfuerzo de investigación y revisión, pidiendo consejo a algunos de los mejores ingenieros de sonido que conozco, como Didier Richard, Alex Carretero y Jordi Cristau. Todos ellos me ayudaron mucho con sus aportaciones. A Federico Jusid le encantaron mis grabaciones y desde entonces entré a formar parte de su maravillosos equipo. Eso supuso para mí una gran dosis de seguridad y un gran aprendizaje.

Un día que haya marcado tu carrera musical

Como baterista de sesión, grabar en un disco de Alejandro Sanz (“+ES+” 2017) supuso un antes y un después en mi carrera. Algunos de mis ídolos han trabajado en sus discos anteriores, como Vinnie Colaiuta, Anthony Jackson, Michael Landau o Rafa Sardina, y me siento muy agradecido por haber podido trabajar con él.

¿Has formado parte de un grupo de música propio?

Nunca. Mi vocación siempre fue la de “sideman”. Me encanta acompañar y que mi trabajo sirva para hacer brillar a la persona que está delante, el“frontman”. Cada nota que toco, ya sea en estudio o en directo, está al servicio del artista que acompaño, no importa lo “famoso” o “conocido” que sea. Nunca busco el lucimiento personal.

En tu día a día, ¿qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Me encanta tener un trato personal con mis clientes, aunque sea en la distancia. Conocerles, entenderles, saber qué es lo que quieren exactamente y entonces tomar las decisiones oportunas, como qué tipo de micro usaré, cómo interpretaré la canción… Para poder complacerles. Para un autor o productor, una canción es como un hijo. Te confían una parte muy importante de ella y no puedes fallarles. Siempre me emociono al escuchar sus comentarios cuando entrego la grabación.

 

"Para un autor o productor, una canción es como un hijo. Te confían una parte muy importante de ella y no puedes fallarles"

 

¿Qué destacarías de tu colaboración en La Voz y La Voz Kids? ¿Te ha aportado impresiones y experiencias inesperadas?

La Voz es un programa muy intenso a nivel musical. En las seis temporadas que llevo trabajando habré grabado unas 3000 canciones aproximadamente de todos los estilos. Eso supone una gran experiencia como baterista de sesión. He aprendido a ser una pequeñísima pieza de un enorme engranaje. Pequeña pero imprescindible, cosa que conlleva una gran presión. Lidiar con eso día a día ha sido un gran aprendizaje.

Una anécdota que te hiciera comprender los valores de la música como no lo habías hecho antes

A finales de 2013, mientras realizaba una extensa gira con un conocido artista, me presentaron a Carmen. Era una señora de mediana edad, a la que le habían diagnosticado un cáncer terminal, con una esperanza de vida de menos de dos meses. En los conciertos reía, bailaba, gritaba y por unos instantes se olvidaba de su enfermedad.Toni Mateos 4

Un día me comentó que la música la mantenía viva y entre risas me dijo que no pensaba morirse hasta que su artista favorito no acabara la gira. Al cabo de casi dos años, días después del último concierto, Carmen desgraciadamente falleció. Ahí me di cuenta de que la música tiene un poder sobrenatural. Es capaz de transportarte, de tocar el alma e incluso de dar vida. Desde entonces, tengo claro cuál es mi propósito personal.

¿Qué músicos escuchas en la intimidad? ¿Alguna canción en bucle en concreto?

Sin duda “Home”, interpretada por Michael Bublé y Blake Shelton, en un disco en directo de David Foster. En ella habla de un músico que está continuamente viajando y, a pesar de los éxitos profesionales, solo piensa en volver a casa con su familia.

¿Hacia donde crees que debe ir el trabajo de un músico para estar actualizado hoy en día?

Creo que las nuevas tecnologías han creado un escenario diferente. Considero que cualquier profesional debe dominar varios campos. El trabajo de un músico de hoy en día debería ser multidisciplinar. Algo muy parecido al tratamiento que se le da a una marca comercial. Es decir, que sea singular, que aporte valor añadido y que tenga la capacidad de transmitirlo. Ah, y no se puede obviar, que cuanto más crezcas a nivel personal, mejor profesional serás.

¿Anticipas algún nuevo proyecto o meta en tu carrera?

Estoy muy emocionado por la acogida que ha tenido el servicio de grabación a distancia. La idea es llegar a más de 40 países de todo el mundo con los cuales ya hemos iniciado contactos que fructificarán en breve. En 2021 tendremos nuestro propio stand en el NAMM y mientras estoy planificando la nueva versión de la web , donde se podrá contratar la grabación de otros instrumentos, como bajo, guitarra o teclados, gracias a la colaboración de muchos músicos de primera linea con los que estamos en negociación. ¡Por un mundo lleno de buena música!

Gracias a Toni Mateos por compartir su saber hacer con nosotros. 

Entrevista: Paloma Ollero, Pilar Bello, David Martín: Photos: Oscar García

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec