Menu

Entrevista Fernando Girón, The Übermessenger

Fergiron 1

Estudiar, aprender, crecer. Borrar y volver a empezar. ¿En qué punto de tu carrera te has visto a resetear el aprendizaje y buscar la música en tu interior como nuevo punto de partida? Si soy concreto en la respuesta, y con el permiso pertinente, debo decir que en el mismo enunciado de la pregunta estoy subrayando mi contestación. El punto de inflexión fue el día que me di cuenta que estudiar no estaba unido unívocamente al aprender. Había hecho grandes sacrificios para dibujar con la mayor precisión mi vida como estudiante de música.

Si soy concreto en la respuesta, y con el permiso pertinente, debo decir que en el mismo enunciado de la pregunta estoy subrayando mi contestación. El punto de inflexión fue el día que me di cuenta que estudiar no estaba unido unívocamente al aprender. Había hecho grandes sacrificios para dibujar con la mayor precisión mi vida como estudiante de música. Estudié aquí y allá, fui donde los cantos de sirenas me dijeron, dejé todo por matricularme en escuelas muy reconocidas internacionalmente, fui con profesores de gran renombre … todo añadió ingredientes muy positivos a mi formación. Sin embargo con el paso del tiempo me seguía encontrando en mi habitación echando 12 horas diarias como los últimos años, y con la sensación que estaba mintiendo, ya no a los demás - que eso me da bastante igual -, sino a mi mismo. No era capaz de tocar la nota que quisiese en el momento del compás donde yo quería estar. No era capaz de poder escribir en el pentagrama con la guitarra en la mano y en tiempo real. En ese momento tiré todo por la borda, volví con mi profesor de todo la vida, me senté delante de él y le dije: "¿Me ayudas a decirme la verdad?"; y aquí sigo con 41 años, defendiendo con florete en mano las horas de estudio eclesiástico y de clausura frente al día a día, frente al "a ver si quedamos", al "vente de vacaciones", al frío, al calor o simplemente frente al hecho que la voluntad no me venga a visitar ese día.

Es un proceso que he hecho varias veces en mi vida con diferentes disciplinas. La música es una faceta del arte que me fascina y posiblemente la que más trabajo requiere, ya que el sujeto y objeto coinciden. Al mismo tiempo el pensamiento y la Historia me han acompañado desde muy pequeño, incluso desde antes que la música. Me ocurrió exactamente lo mismo, en algún momento desenmarañé todos los planteamientos que venían dados por años de escuela de aprendizaje y los volví a tomar en valor absoluto. Eso fue un ejercicio que me costó mucho, ya que el ser humano tendemos siempre a interpretar los hechos desde el ángulo que nos ayudará a llegar a la conclusión, que a priori teníamos antes de enfrentarnos al razonamiento o planteamiento que tenemos delante. En el caso de la Historia fue algo más fácil, simplemente no solo me quedé con la interpretación de los ganadores. Esa premisa me lleva a paisajes insólitos donde si no hubiese hecho ese esfuerzo no podría disfrutar.

En cualquier caso, el proceso de desnudarse frente a la objetividad es algo que sigo haciendo ya bien sea estudiando Coltrane en mi soledad o acompañado, o leyendo "Los 900 días" sobre el sitio de Leningrado, o mi necesidad vital de cada día leer a Nietzsche, Unamuno u Ortega. Hace mucho tiempo que entendí que soy el eterno estudiante, el eterno adolescente …

Arte, inquietud, expresión. ¿De qué forma mezclas tus inquietudes relacionadas con la comunicación y de qué forma crees que afecta a tu música?. Filosofía, historia, lectura, escritura ¿Hay más?

Hay más y no hay más. Hay más ya que una de mis primeras condiciones que me puse desde pequeño es que el único que iba a elegir en mi vida iba a ser yo. Yo elijo por encima de todo, no iba a permitir que nadie ni nada eligiese por mí. Por tanto siempre haré lo que mi libre albedrío decida, meditadamente ya que en mi sentir no está la locura ni el despropósito, pero siempre haré lo que quiera. Recuerdo un verano donde el instituto había acabado y no tenía en casa mucho más que leer. Mi madre al verme inquieto por mi falta de lectura, me propuso que fuese una mañana a la biblioteca donde ella trabajaba por si hubiese algún libro de mi interés. Cuál fue mi sorpresa al encontrarme con unos cuantos libros de Sartre. Me pasé unos cuantos días disfrutando de su pensamiento, y entrando en contacto con la idea del "Yo siempre soy libre", no hay nada que me detenga en mi elección, yo siempre puedo hacer lo que quiera. Esa idea me fascinó hasta hoy en día. También hay que decir, que luego mi madre me preguntó qué libros me había llevado, porque le habían dicho que esos textos no eran apropiados para mi edad … ya era tarde, ya los había leído. El año pasado, en el mes de agosto, terminé un sábado de grabar unas guitarras que tenía como compromiso en mi vida laboral, y al día siguiente partí de Madrid montado en mi bicicleta con poco más que lo puesto. Llegué a Cádiz seis días más tarde, atravesando caminos e intentando no tocar la carretera en la medida de lo posible, y con mi libro muy avanzado. Por tanto hoy es esto que vengo a presentar, mañana puede que me embarque en dar la vuelta al mundo como si de Homero me tratase, o no haga nada más en mi vida después de The Übermessenger …

Sin embargo, al mismo tiempo no hay nada más. Soy de la opinión que lo único que importa en esta vida es el arte, es la única diferencia que tenemos con el resto de animales. Somos capaces de admirar la belleza, sino fuese por eso seríamos monos con teléfonos móviles.

La manera en que conviven dentro de mi cabeza todas esas disciplinas es bastante armoniosa, ya que han estado allí desde que tengo uso de razón, de una manera u otra siempre han conformado mi pequeño universo. Por tanto no puedo dejar de ser yo, eso hace que estén obligadas a llevarse bien entre ellas y convivir. Para mí, la música es lenguaje y matemáticas por tanto el día que entendí que "tu universo es tan grande como sea tu lenguaje", me dije " ¡A transcribir!". Las matemáticas es otra invitada que completa parte de mis inquietudes, "el principio de incompletitud " siempre me ha traído de cabeza y al mismo tiempo me ha hecho superar la sensación de no poder sentirme pleno con la música. Concluyendo, todas esas materias que viven en mi día a día, se ayudan unas a las otras para hacer lucir lo más importante: el mensaje.

Fergiron 2

¿Qué es "The Übermessenger" ? ¿ Qué relación tiene el libro con el disco?

La palabra Übermessenger no existía, es algo que palpita porque yo le doy vida, pero no se encuentra en los diccionarios. Con esa palabra me digo a mi mismo, que de todas las correspondencias que vamos obteniendo a lo largo de la vida, solo me quedo con las que realmente yo decido que son las importantes. Eso está muy presente en la figura de Hermes como mensajero de los dioses, por eso me lo digo a mí mismo. Por otro lado el prefijo "Über" que en alemán es sobre/súper, hace que lo aquí presente desenmascare falsos carteros con mensajes poco importantes para mí. El libro tiene el título "Fundamentos instintivos de una tarde de invierno", está formado por 8 relatos los cuales interactúan entre sí, y que cada uno de ellos está armonizado con cada una de las canciones del disco que llevan sus nombres. El texto está escrito al ritmo de los tracks que podemos escuchar en Übermessenger. Con la compra del disco puedes descargarte el libro en PDF, y con la compra del Libro puedes descargarte el disco en MP3.

Influencias. En una cocina elaborada, madura y en la que el matiz cobra protagonismo, el disco rezuma aromas temáticas de diversas índoles.¿ Cómo crees que todo lo escuchado hasta la fecha (rock, pop, jazz, funk, worldfusion etc..) se ha desencadenado en tu disco?

Las influencias es algo que muchas veces no puedes controlar, eres un ser vivo y existen muchas cosas que están a tu alrededor. Pero en este caso sí que he intentado ser firme con lo que he querido mostrar. Pienso que el carácter se encuentra en el NO, el Si no muestra voluntad, por tanto he sufrido diciendo NO a mucha música, por realzar a la que SI. Siempre digo que los estilos que más me interesan son los que se dicen con un "a": jazz, funk y punk. En una segunda línea puedes encontrar balkan, ska, clásica y música tradicional. Aunque he coqueteado con muchos otros estilos, me di cuenta que no eran más que espejismos que engañaban a mi vista cuando he estado perdido en desiertos musicales.

Uno de los planteamientos al cual recé antes de comenzar el disco, fue que quería que hubiese un sentir popular principalmente en las armonías. Aunque me muero por Monk, y algún guiño he hecho en el disco, no quería perderme en II/V/I encadenados, o cuestiones modales más a lo Miles. Quería que las canciones se pudiesen simplificar en I/IV/V. Por otro lado el sentir rítmico siempre debería ser con cierta ascendencia, intentar elevarme con la acentuación en las segundas corcheas o semicorcheas. Pero sobre todo quería que mantuviese un sentir armónicamente menor. Me encanta la sensación de nostalgia, de lamento. En ese momento es cuando más siento la necesidad de componer, cuando estoy alegre no quiero encerrarme en mi casa con mis guitarras o el piano, quiero salir y disfrutar de lo que acontece. Esto me acerca a sentimientos musicales muy del este, muy rusos, muy escandinavos , incluso franceses … esa melancolía por la cual moriría una y otra vez. La canción "Too much time …" del disco se deja embriagar por este sentimiento.

A la hora de componer, grabar, contar e incluso escuchar a otros ¿Qué es lo que, musicalmente, te atrapa más en este momento y por qué?

En este tipo de escenario, mi atención es muy clara. Solo me interesa el mensaje. Cuando hablo de mensaje no tiene porqué ser verbalizado. Es lo más importante para mí. Hace unos meses un amigo acudió a mí, pidiéndome que le ayudase a hacer su disco. Mi vida laboral discurre mucho en la producción y el estudio. Así que dejo todo si es un amigo el que cree que le puedo ayudar. Desde mi mayor prudencia y humildad, la primera pregunta que le hice fue: ¿Qué es lo que necesitas contar?, y la segunda fue: ¿A quién se lo quieres decir?. Él me dijo que no se lo había pensado, que tenía un puñado de canciones al estilo de tal o cual grupo, cantante o instrumentista. Con todo el dolor de mi corazón le dije que no le podía ayudar, porque hacer un disco para mi es hacer una obra, es la plenitud; en ese momento el compositor tiene que desnudarse y proyectarse sobre su obra para trasmitir el mensaje que quiere decir a los demás, a él mismo o a la eternidad. Sin embargo, querer tener un disco como el que quiere tener el último coche de moda, para mí, significa entrar en el lado del capricho y no del lado de la necesidad. Esa necesidad es la que busco cuando escucho algo. Esa necesidad eres tú, y por tanto llego a la conclusión que muy pocas son las personas que quieren ser ellas mismas. Me doy cuenta que la mayoría de las personas siempre quieren ser otros, no ellos mismos. Por mucho que lo vea en slogans publicitarios sigo pensando que el ser auténtico, honesto no es una pose.

Si nos adentramos en algo más técnico lo primero en que me fijo es en el ritmo. Para mí, en este punto del camino es lo más importante. Cuando me refiero al ritmo me estoy refiriendo desde qué figuración rítmica eliges como cabeza de motivo para el desarrollo posterior, hasta en qué partes del tiempo decides colocar tus notas, tu marco rítmico … es Dionisio. Esto se entrelaza con como las melodías respetan la armonía y como horizontalmente bailan a través de los cambios.

Si la pregunta es más concreta qué músicos son los que están principalmente sonando en mi cabeza, puedo decir que esta última semana solo he escuchado a Coltrane, solo y exclusivamente, y de hecho 3 discos: el Ballad, Soultrane y el Bluetrane … Mike Stern, Chet Baker, Scofield, Django, Chopin, Bach, Tom Waits, Parker, Dexter Gordon, Art Pepper … ¡Mi Art!, Desde aquí recomiendo su biografía "Una vida ejemplar" me influyó tanto su música, como su vida … pero al mismo tiempo Bad Religion, Social Distortion, Dead Kennedys o Gogol Bordello … Cuando escuché la primera vez a Greg Graffin preguntarse cuestiones antropológicas entre canciones de 2 minutos y guitarras saturadas intuí que se quedaría en mis oraciones. ¡Qué contradicción!.

Mucho equipo a lo largo de la vida de un músico. Tras la experiencia acumulada en directo, estudio, y en lo relativo a las " herramientas de trabajo" ¿qué es lo que destacas o ha cobrado realmente importancia en tu día a día?

¡Ahh el equipo!, ese gran aliado y al mismo tiempo desertor en el campo de batalla. Efectivamente existen estilos que se basan mucho en el sonido que proyecte los instrumentos, despojando al músico del propio tono que se encuentra en sí mismo. Hay instrumentistas que basan su propuesta en el equipo, y a partir de ahí desarrollan su discurso. Lo he intentado … no voy a negar que a ese camino me asomé, pero hace tiempo me di cuenta que no servía para mí. Cuando me desnudé en pleno invierno, y me mostré a mí mismo, llegué a la conclusión que debería ser capaz de tocar solo, sin necesidad de ningún aspaviento pirotécnico. Por tanto mis principales herramientas son un metrónomo, un afinador, un pentagrama, un lápiz y una goma de borrar, a estos ingredientes lo aderezo con mi guitarra española. Al mismo tiempo debo decir puedo pasar mucho tiempo solo escuchando el metrónomo y sobra el resto. Una vez que soy capaz de tocar el bajo, los acordes y la melodía a la vez es cuando paso a la eléctrica, amplificadores y pedales. Pero el 80% del tiempo lo invierto con mi guitarra de nylon o con mi piano. Al mismo tiempo disfruto de endorser con marcas como Ibanez, Supro, Pigtronix, Bose, Beyerdynamic y también he tenido detalles muy agradables de Mesa Boogie. Esto hace que tenga la posibilidad de probar mucho equipo y estar siempre al tanto de todo lo que ocurre. Utilizo principalmente una Ibanez Artstar de semi caja, un amplificador Supro Rhythm master y luego los micros M160 y M69TG de Beyerdynamic.

Fergiron 4

La industria del instrumento y producto para el músico está algo desmejorada. Leemos noticias como que Gibson no acude al NAMM en 2018 por una reducción considerable en sus ventas y su actual interés en otros tipos de productos de consumo (electrónica de consumo y otros) ¿Por qué crees que el sector ha cambiado y se mueve mucho menos instrumento o material en compra venta?

Cuando una de las compañías más tradicionales no tiene presencia en el NAMM, es algo que acaba perturbando a todo el sector. A todas luces es un síntoma, pero como los médicos, voy a intentar hacer mi humilde y prudente diagnóstico sobre el qué le pasa al enfermo: El arte es necesario para la vida, al igual que el agua, el aire y los nutrientes. En el arte se puede encontrar la música. Para hacer música los músicos necesitan instrumentos. En una sociedad donde las cosas se valoran en función de los beneficios que generan, hace que la música se encuentre en desventaja ya que su naturaleza no es alimentar cuentas bancarias, sin embargo, se le exige que sea una más en el crecimiento económico, como si de una empresa ideada para la rentabilidad se tratase. Esto último afecta al sector de los instrumentos que está vinculado con el arte en la parte altruista, pero también se le exige ese rendimiento económico. En otras palabras, me imagino que al inversor que ha destinado un capital a empresas de instrumentos, le da igual que si tu guitarra tiene el twang que querías, o si Jimmy Page usaba una Les paul sunbusrt, o si la de Slash la pastilla del puente se le van los medios. El querrá el 15, el 16 o el 20 % del dinero que invirtió en empresas de instrumentos. El Twang como tal no cotiza. Y aquí llegamos a lo que siempre veo que se le olvida a casi todo el mundo: La física. Si metemos una vela encendida en una habitación es difícil que se apague ya que hay suficiente oxígeno, ahora bien si la tapamos con un vaso, la vela a los pocos segundos se apagará. Pues en mi opinión, y desde un punto de vista prudente, concluyo diciendo: eso es lo que está ocurriendo en este sector. Ya no queda mucho más oxígeno, puesto que el mundo del instrumento es mucho más pequeño que el resto de actividades rentables económicamente. Pero a la vela se la exige como si el vaso fuese la habitación entera. Supongo que por eso Gibson está buscando alternativas para conseguir más oxigeno que quemar.

Fergiron 3

¿Qué opinas de las redes sociales en relación a la creación? ¿lo encuentra favorable a la hora de promocionar talentos? ¿confuso? ¿La torre de babel?

Mi opinión frente a las redes sociales es un poco extensible a mi opinión frente a la tecnología. Una vez más vuelvo a la primera pregunta de esta entrevista tan apasionante y que tanto estoy disfrutando: siempre mantendré a raya cualquier pensamiento que me intenten imponer. Siempre tengo la sensación que en las redes sociales existe la imposición de la mayoría frente al individuo, frente al sujeto. Esos foros obligan a la mediocridad haciendo que el más talentoso, al igual que el más necio acaben entrando por los límites de la mayoría, por lo límites del mediocre. No creo en la igualdad, y convivir sin preparación con otros colectivos pueden hacerte naufragar en las aguas del rebaño. Es impresionante la cantidad de instrumentistas que veo tocar en las redes sociales, un nivel técnico espectacular, un sonido increíble … pero aunque no sean santos de mi devoción disfruto más de Vai, Satriani , Yngwie por poner ejemplos que todo el mundo conoce y muchos critican. Y ¿Por qué me quedo con ellos? Porque son ellos, porque tienen una propuesta firme, porque se han buscado y se han encontrado y tienen un universo dentro, aunque a mi no me atraiga, pero sí lo valoro. No creo que el mundo necesite otro guitarrista haciendo sweep Picking a tempos endiablados, ni otra cover de una canción de moda o de un clásico de Rock, ni otra canción de amor … así que lo que veo es que las redes sociales, cultivan más esa cultura de la imitación dándole al mundo algo que ya tiene y no necesita. Pero lo más llamativo es la condición moral que impone la red social de turno, y como la acatamos el resto. Por tanto no creo que sea nada confuso, es muy claro: No somos mayores educacionalmente para convivir en una plaza donde compartir inquietudes, al final todos los monos imitan al que más gracia ha hecho a la mayoría.

¿Cómo crece un disco cuando se cocina? ¿cómo has hecho creer tú las ideas hasta sacarlas brillo? ¿Equipo, horas, otros músicos, paciencia, tiempo?

El disco me ha costado 4 años de tiempo, muchas lágrimas al revolver por dentro sentimientos que me llevaré a la tumba y escribiré en mi losa, a día de hoy cuando toco ciertas canciones me cuesta contener el llanto. Me ha costado mis guitarras, rechazar trabajos por un Rodrigo de Triana diciendo "Tierra" … He abandonado a amigos por el camino, he echado a otros diciéndoles "No vuelvas nunca más" … he abrazado a amigos de siempre más fuerte que nunca y le he dado el valor de cada centímetro que estrechaban mis brazos. He hecho reverencias de admiración a compañeros que me han apoyado en este viaje y que con su arte me han alzado. He abierto mis puertas a nuevos descubrimientos que han hecho brillar las paredes de mi firmamento. He escrito hasta la última nota que se debía tocar, y con la intención que está en mis pupilas. Me he dado golpes contra la pared al darme cuenta que lo que suena no es lo que estaba en mi cabeza y he comenzado de nuevo como si fuese el primer día. Mi paciencia se ha dilatado hasta los límites del tiempo, el tiempo se dilató hasta los límites de mi paciencia. Solo utilicé una guitarra, dos amplificadores, 3 previos y 3 micros que reverencio varias respuestas atrás. He cargado equipo con mis manos para luego borrar lo grabado, he tocado el eterno retorno una y otra vez. He bailado con una pista de voz. He soñado con un clarinete y la vida me lo presentó más brillante que en mi sueño. He pasado noches en vela escribiendo letras, relatos, poesías de piratas, cuentos de príncipes mudos, obras de teatro tuertas … he luchado por lo que soy … y lo haría una y otra vez …

Clases, demostraciones, directo, producción, creación ¿el músico actualmente puede ganarse la vida dignamente en España? ¿cómo podemos encontrarte?

El otro día estaba en un camerino antes de salir a tocar, en un receso una persona de producción nos dice "Músicos profesionales, acompáñenme ", yo le dije que yo no era músico profesional, a lo que mis compañeros dijeron cómo que no. Alguno se atrevió a recitar parte de mis discretos trabajos … y yo contesté que no me considero un músico profesional. Yo soy Fernando Girón y hoy hago esto, mañana sabe Dios qué. Lo dije desde la prudencia y siempre desde la no prepotencia, pero creo que a cualquier ser humano se le queda pequeño ese traje profesional, a no ser que esa persona quiera ponérselo, entonces aseguro que entrará en esos pantalones. Por tanto disfruto en mis tareas de producir, directos, demostraciones, masterclass o lo que crea oportuno. Dicho esto, he de decir que ganarse la vida dignamente siempre lo haremos, ya que esta disciplina musical siempre aportará un bien social. Existen otros tipos de profesiones con sueldos mucho más elevados y refinados en el escaparate, donde la dignidad no es la primera palabra a evocar. Si nos centramos a cómo se enfrenta una vida doméstica desde la música por bandera, nunca he tenido duda: cuando hicieron el sistema no pensaron en mí, no pensaron en una persona como yo. Pensaron en un oficinista, en un funcionario, en un gestor … por tanto intento no mirar a las dificultades adyacentes a mi vida laboral que yo he elegido, superémoslo y así mis razonamientos están liberados de dicha carga y pueden volar más alto. A veces me pregunto si aquel que tiene esos sueldos poderosos, la mayoría pagado por nosotros, no se echaría a llorar como un niño imberbe a cualquier latigazo de una de nuestras vidas "bohemias" y de "artistas" como le gustan denominarlas a ellos …

Se me puede encontrar en www.fergiron.com y desde allí siempre podrás intuir otras maneras de comunicarte conmigo. También podrás verme en escenarios defiendo estos temas o los de otros, en masterclass y algunas grabaciones que he grabado o producido.

Me gustaría despedirme subrayando que siempre he sido de la opinión que el que pregunta dice más que el que contesta, y en este caso no puedo haber sido más feliz realizando esta entrevista, con preguntas muy interesantes, hechas desde la meditación y escucha exhaustiva del disco, haciendo que las respuestas sean un reto y haciéndome pensar más allá de donde ven mis pensamientos. Muchas gracias.

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews