Menu

Alejandro Zarzalejo: Vida de un baterista

Drums ISPmusica

“Cuando comencé la aventura de dedicarme a la Batería y la Percusión, allá por 1976 (yo contaba por entonces con trece años), no imaginaba que algún tiempo más tarde me dedicaría de pleno a esta peculiar profesión.” Durante los veinticuatro años que llevo ejerciendo como profesional, he trabajado en múltiples estilos y con gran variedad de músicos y artistas. Sólo por enumerar algunos, diré que he tocado la batería en varios grupos de rock, en un par de grupos de música funk, música medieval y folk - Libredón y Garnacho - donde realicé varias grabaciones de discos. María Vidal y Charo Reina han sido algunas de las artistas de canción española a las que he acompañado haciendo gira por toda España. He hecho un poco de jazz, sólo como aficionado; también estuve con varios grupos de pop y música disco, entre ellos, participé en la gira de Ríos de Gloria hace tres años y, hace dos, toqué con Alberto Comesaña, cantante de Amistades Peligrosas, y con Hevia.

En los últimos seis años he trabajado en el teatro musical tocando en los musicales más exitosos de Madrid como Grease, Memory, My Fair lady y Cabaret, donde estoy en la actualidad. Éste ha sido mi trabajo diario.

Sin embargo, donde he pasado la mayor parte del tiempo como baterista profesional ha sido trabajando en las orquestas de baile. Las orquestas Escala Royal y Alcatraz, en las que permanecí dieciséis años haciendo giras por toda España, son sólo algún ejemplo.

Por otra parte, fue a los veinticinco años cuando comencé mi formación académica en el Conservatorio de Madrid para estudiar Percusión y, puesto que llevaba desde los trece tocando la batería como autodidacta, en múltiples ocasiones "me tuve que buscar la vida" a la hora de saber elegir cuándo necesitaba comprarme algún accesorio para tocar, desde baquetas hasta parches de batería. Cierto es que en el Conservatorio no te enseñan a elegir tus instrumentos o accesorios, pero además de recibir una orientación por parte del profesorado, tienes la posibilidad de probar varios instrumentos y diferente equipo. Por otro lado, el hecho de estar con otros músicos como tú te ayuda a tener un mayor conocimiento del material que hay en el mercado.

El recurso más utilizado en mi primera época era ir de tienda en tienda y probar todo lo posible hasta conseguir exactamente lo que estaba buscando, aunque no siempre acerté en la última decisión. En algunas ocasiones, bien porque el dependiente de la tienda me insistía en que aquel accesorio era justo el que yo necesitaba o por mi falta de experiencia, me he llevado ese tipo de parches "maravillosos" de color rojo o azul y no los que estaba buscando, pensando que sería el material perfecto para mí. Muy pronto descubriría, con gran decepción por mi parte, que no era así.

Claro que la información que hoy tenemos no es la misma que hace más de veinte años. Por eso, después de algunos tropiezos con el material comprado, tomé la firme decisión de no volver a adquirir nada que no hubiese probado primero y me diese el resultado deseado. Ésa ha sido desde entonces mi política y me ha funcionado muy bien y es mi pequeña aportación como instrumentista: no comprar nada que no pruebes o puedas probar y te dé el resultado que buscas. Si bien algún amigo te cuenta que tal plato es maravilloso y que deberías tenerlo o en un reportaje como éste te dicen que tal marca de parches es la más utilizada, siempre debes preguntarte qué es realmente lo que buscas, pues es posible que lo ofrecido no sea lo más apropiado para tu set ya que intervienen varios factores para conseguir el resultado deseado como el tipo de música a realizar, el sonido que deseas conseguir, el tamaño de la batería o la combinación de accesorios como parches y baquetas.

El Set
En la actualidad tengo dos sets o baterías muy diferentes entre sí. La primera de las dos es una batería Slingerland. Según el sello del fabricante que lleva en su interior se fabricó en abril de 1965, hace cuarenta años. Está compuesta por un bombo de 20", dos toms - uno de 12" y otro de 13"- y un tom base de 16 pulgadas. La caja fue un regalo de un amigo - gran amigo por cierto-. Es una Gretsch de madera de 14" por 5 ? de los años 60. A este set le añadí un tom de 10" por 10" de Remo de la serie Encore. Localizar ese tom, que sería al final el elegido, me llevó varios días en peregrinación por diferentes casas de música con mi tom de 12" Slingerland a cuestas. Probé unos cuantos de 10" de diferentes marcas. Mi objetivo era encontrar uno lo más parecido a la sonoridad de mi Slingerland y al final me decidí por el Encore.

El sonido de mi batería es muy cristalino y con unos armónicos impresionantes. Por eso, tengo que tener mucho cuidado en la elección de los tipos de parches que utilizo. Si le instalo unos parches que me realcen los armónicos demasiado, se pasa con mucha facilidad y no puedo controlarlos por medio de la afinación. Al final, el único recurso que me queda es ensordecerla con las sordinas que se colocan apoyando encima del parche o con un truco que un técnico de sonido me enseño y que consiste en colocar un poco de papel higiénico pegado con cinta adhesiva.¡Es algo mágico! Pero la consecuencia de ensordecer los parches es la pérdida de parte de su sonido natural. Siempre que puedas no les pongas nada encima. No lo hagas.
Los parches que utilizo ahora para los toms de 10", 12" y 13" son los Pin Stripe (los de aceite de toda la vida) de la marca Remo en la parte superior. En la inferior, los Diplomat, también de la marca Remo. Para el base de 16" uso un parche Emperor, una vez más de Remo. El Emperor tiene más ataque y si bien potencia un poco más los armónicos que los Pin Stripe, no es menos cierto que el sonido es más brillante y por eso lo suelo llevar en mi base. En la caja utilizo, abajo en el bordonero, un parche de Evans de grosor medio y, en el de arriba, el Weather King de Remo (el rugoso). En el parche delantero del bombo he utilizado desde Attach hasta los Remo de color negro, que son los que uso en la actualidad. En el parche trasero, donde golpea el pedal, llevo ahora un Attach reforzado en el centro que me da una profundidad perfecta con un sonido aterciopelado sin perder el punch.

Los herrajes que utilizo en esta batería son de varias marcas: el pedal de bombo es un pedal antiguo con una gran respuesta. Es de la marca Ludwing, modelo Speed King. Me resulta curioso como, después de pasar por varios modelos y marcas, (Yamaha, DW, Sonor) al final recuperé el que tenía guardado en un cajón y es el que suelo usar en este set. El pedal de chaston es un Sonor. Me gusta por su robustez y por que me resulta muy cómodo para tocar. Los soportes de platos son de varias marcas. Tengo desde un par de jirafas Tama hasta unos Premier de los que hay que adaptar con pinzas y dos soportes rectos de Yamaha. Por último, el soporte de la caja es un Yamaha. La gran cualidad de este soporte se debe a que cuando lo pones es como si clavases la caja al suelo, evitando la incomodidad de tocar moviéndose todo con cada golpe.

Mi segunda batería es una Yamaha de la serie Power V que tengo como segundo instrumento. Es una batería de serie media con un sonido bien distinto al de la batería Slingerland. Tiene un bombo de 22" y su sonido es bastante más profundo y con mayor ataque que el bombo de 20". Los toms de 12" y 13" por 10" no tienen un sonido tan nítido como los de la otra batería pero sí mucha mas profundidad. Por lo tanto, la suelo usar para tocar rock o pop. Los parches de abajo en todos los toms son Diplomat y los de arriba Emperor. La caja que suelo emplear es una Yamaha metálica de 14" por 6 ? de la serie Recording. Esta caja tiene mucha profundidad y un sonido muy grande. Los herrajes de los platos son Yamaha, Sonor y Pearl, y el pedal de chaston y de bombo son de la marca Tama.

Mis Platos
Creo firmemente que la elección de los platos de batería es muy personal, al igual que lo es caja. Para mí, son muy importantes en el set los diferentes "colores de sonido", dependiendo del tipo y modelo de platos a usar, ya que hacen que toda la batería parezca diferente. Por eso, los comentamos aparte de los sets.
Yo tengo dos juegos de platos que defino como de interior o exterior. Los de interior son aquellos que utilizo cuando voy a tocar dentro de un lugar cerrado como un teatro o local. Los de exterior son los platos que monto cuando voy a tocar en un espacio abierto, como una plaza de toros.

Los platos que utilizo para interior son de un ataque muy rápido y con un sonido corto. Generalmente llevo un crash de 16" y otro de 14" de la marca Zildjian de la serie A-Custom. Después de utilizar durante años los platos de la serie K-Custom de la misma marca, opté por cambiar de serie, pues además de ser algo más baratos me resultaron mucho más resistentes. El ride de 18" es un Zildjian hecho a mano modelo Avedis que lleva conmigo veinticinco años. Los splash que suelo utilizar son dos: uno de 10" de la seria A-Custom y el otro de la marca Sabian de 8" de la serie AA. Esta elección responde a que durante años usé varios Zildjian de 8" y, puesto que no me daban el resultado esperado de resistencia aunque sí de sonido, opté por un plato con una calidad sonora un poco inferior para mi gusto pero con una mayor resistencia. Los platos de chaston de 14" son de la marca Paiste de la serie 2002 Classic. Estos platos me han acompañado toda una vida (desde los 13 años) y el resultado ha sido inmejorable. He tenido platos de diferentes marcas y modelos pero en la actualidad me quedo con éstos para este set.

Los platos que utilizo para el exterior tienen un ataque más lento pero la sonoridad mucho más larga y son más gruesos. Normalmente monto un crash de 16" de la marca Sabian de la serie AA y un dark-crash también de 16" de Paiste modelo 2002 Classic. Junto a esta selección uso además un crash-ride de 14" de Paiste modelo 2002 Classic y un crash de 10" de Zildjian. Los platos de chaston son de 14" de la marca Zildjian del modelo Avedis. A esta combinación, en algunas ocasiones, añado un china de 18" de la serie K de Zildjian.

Mis conclusiones
Si estás empezando y tienes que comprar equipo, comienza con una batería de serie media. En el caso de seguir adelante, siempre te servirá como segundo instrumento cuando consigas uno mejor. A la hora de elegir nunca compres la mejor ni la peor, pues si adquieres una buena batería no sabrás sacarle partido hasta dentro de un tiempo pero si te compras una de baja calidad, pronto tendrás que renovarla.

Un consejo particular es que a la hora de elegir los platos siempre sean buenos porque, a diferencia de la batería, valen para siempre. Es preferible comprar un juego reducido de platos que realmente te gusten que gastar más dinero en más elementos de la batería.

Si en tu caso ya tienes una batería y lo que buscas es mejorar algunos aspectos de la misma, empieza por ir renovando elementos poco a poco, siempre comparando o teniendo un sonido de referencia y no mirando nunca la marca el modelo o el precio. Sólo guiándote por tu oído.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec