Menu

Chema Vílchez, le preguntamos por las configuraciones esenciales.

Chema-Vilchez-ISPmusica

¿Cuáles son tus recomendaciones para amplificar una guitarra clásica , y acústica?
A la hora de amplificar un instrumento acústico siempre me he decantado hacia la microfonía, más que usar un sistema de pastilla o piezo eléctrico. De todas formas, desgraciadamente en circunstancias de trabajo, hay que contar más con todo el problema de acoples que con el sonido que realmente deseamos. En situaciones de directo y con una banda de fuerte volumen sonoro, pop o rock, o una gran orquesta, hay que sacrificar con frecuencia el factor sonido por evitar problemas de feedback. Por mi experiencia en la gama de sistemas “piezo”, no he encontrado un sonido con la naturalidad necesaria y que recoja todas las frecuencias que un instrumento acústico puede tener. Lo que sí tienen estos sistemas a su favor es que son bastante más cómodos que usar un micrófono y, a priori, puede evitar bastante eficazmente todo el tema de acoples tocando en directo.

Personalmente, mi preferencia con este tema es el uso de un buen micro cardioide o hipercardioide. Puestos en este punto, hay dos opciones, trabajar con un mini micro de los que van sujetos por medio de una pinza a la guitarra o usar un micro normal sujeto a su pie. Con respecto a los “mini mics”, en muchas circunstancias pueden ser cómodos pero en directo siempre me han tendido a acoplar más que los que van en el pie. He tenido muy buenos resultados con muy diversas marcas, AKG 414, C3000, C535, o el DPA 4011, pero el tema de los micros siempre está en función del propio gusto. A partir de aquí con una buena compresión, una ecualización en condiciones y un poquito de reverb se puede tener un sonido muy bueno.

Con la Orquesta Nacional de Jazz he estado usando generalmente el AKG 414, aunque cuando los 22 músicos están tocando a la vez reconozco que no me oigo nada, quizás más bien resultado de pruebas de sonido de una hora para toda una orquesta que del sistema de amplificación elegido.

¿Qué es mejor para alguien que compra un nuevo ampli, válvulas o emulación?
Eso depende de si tiene muy claro su sonido y dónde buscarlo.
Por mi parte creo que lo de la simulación no es más que eso, una imitación. Alguna vez he realizado la prueba de poner el ampli original junto al emulador y la diferencia es tremenda. El sonido en el ampli a válvulas es mucho más orgánico y expresivo, tiene más presencia y calidez. Son dos mundos distintos,es la diferencia entre el cine o el vídeo, entre el óleo y el acrílico, entre lo real y lo virtual.

Por ciertos periodos de tiempo o para cierto tipo de trabajos, a veces tienes que poner en una balanza aspectos como la operatividad para moverte o la versatilidad de sonidos frente a un sonido más puro, etc.

Volviendo a tu pregunta, para alguien que compra un ampli nuevo o por primera vez, puede ser interesante tener la gran gama de sonidos que ofrecen los emuladores y si va teniendo más claro el sonido que va buscando, ir directamente a las válvulas. Para quien tiene que viajar mucho y lleva una gama de sonidos amplia recomiendo los simuladores porque son realmente muy prácticos en este sentido. Y para los que tienen su sonido muy claro, me imagino que nada he de recomendar, tendrán posiblemente su sonido, aunque éste salga de una caja de zapatos.

¿Qué equipo utilizas actualmente en amplificación y por qué lo has elegido?
Yo he estado toda mi vida tocando con amplificadores de válvulas, y en concreto hasta el año 97 Mesa Boggie, y a pesar de estar muy contento con el sonido, me pasé a utilizar un ampli de emulación, el Line 6 AX2. La razón fundamental es que podía conseguir un sonido bastante bueno a través de la simulación. También debo decir que no es tan gratificante como con el Mesa Boggie, aunque tiene otras virtudes, como la comodidad de llevar en un solo amplificador integrado desde los efectos al afinador, un simple cable de la guitarra al ampli y nada más. Actualmente es el que utilizó tanto para la Ibanez como para la Godín y el sinte ddo muchos años como batería del grupo, también había grabado con Brand X. Dejó su batería en 1975 para tomar el relevo como cantante, el puesto que ocupara Peter Gabriel antes de abandonar la formación. Face Value incluía temas memorables como la melancólica "If Leaving Me Is Easy", la canción "You Know What I Mean", pura, pero tremendamente bella con acompañamiento de piano, y la sentimental "It Must Be Love". El eje central del álbum era el tema "In The Air Tonight", una canción intensa que va creciendo hasta alcanzar un clímax que estalla con tal estruendo de batería que no puede sino conmover al oyente.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec