Menu

Moi Natenzon, un estilo muy personal

Moi NatenzonEn primer lugar, como a todos nuestros invitados, agradecerte tu amable participación. Nos es grato introducir los elementos de percusión de la mano de un buen profesional que, sin duda, despierta nuestro interés y el de los lectores. Estimado Moy, en un análisis de las herramientas que sueles emplear, ¿qué tipo de instrumento/s utilizas de forma habitual y que resaltarías en ellos?
Habitualmente uso un bombo de 20”, un tom de 10 y un floor tom de 14. Caja de 14 o de 13. HH de 13. Un crash un ride y ya está. Así es como mejor me siento. No me gusta tocar con muchos toms ni tampoco me gustan los toms muy grandes.

Parece a primera vista que la guitarra, piano o la batería son instrumentos a los que las personas que se inician se dirigen con más facilidad. ¿Qué te hizo tomar el camino hacia la batería y cajón?
De niño era muy hiperactivo. Había una psicóloga que tocaba la batería, así que le dijo a mi madre que eso de tocar me haría bien. Y así fue. Todavía recuerdo la sensación. La inmensa alegría que sentía cuando tocaba. Al poco tiempo decidí secretamente que ésa sería mi vida.
Como dos niños que se hacen amigos y se juran lealtad en el descanso, entre la clase de matemáticas y biología.

Sé que has vivido en distintos países ¿Dónde has estudiado? ¿Cuáles son tus estilos preferidos?
Bueno sí, empecé a estudiar en México. Estudiaba con mucha gente, iba buscando maestros. Así pasé estudiando unos años. Después me fui a Nueva York, a un lugar que se llama el Drummers Collective, que en ese entonces era una escuela de puros baterías, así que estabamos allí todos en lo mismo. Me quedé seis meses y fui a México de vuelta. Pasé un tiempo trabajando por ahí y un buen día me fui a estudiar más formalmente a la universidad de Manhattan School of Music, en Nueva York también. Ahí me pasé cinco años. Así, entre los maestros y los amigos va uno haciendo sus cositas.
Con respecto a mis estilos preferidos... Es una pregunta difícil. Es como los colores preferidos. Depende del contexto en que se hable. Por ejemplo; el cielo me gusta azul, aunque el azul no sea necesariamente mi color favorito. Me gustan muchos estilos. La música de África, la música Latina. El Jazz. Hablo en general. Cada género de música es muy amplio. Por ejemplo, digo que me gusta el jazz, pero en realidad no todo el jazz me gusta; me gustan ciertas corrientes del jazz, ciertos estilos dentro de los estilos.
En los últimos años me he metido mucho con el flamenco. Desde París, donde también estuve viviendo un año, estaba a cien con el flamenco. Realmente me apasiona esta música. El ritmo, el cante, las letras, el baile. Todo me gusta. La guitarra, las palmas... Conocerlo ha ampliado enormemente mi conciencia musical.

¿Qué consejos darías a los músicos que han decidido tomar esta andadura profesional y, cómo llegar a ser un buen instrumentista?
Cada persona es un mundo. Cada paso que damos es un mundo, un mundo nuestro, particular e inmenso. Por eso es difícil aconsejar. Una vez aconsejé a un primo mío que cuando comiera huevos los cociera bien porque sabía mejor así... al cabo del tiempo, ya no me gusta comer los huevos bien cocidos. ¡Qué mal consejo le di a mi primo! Lo cierto es que hay que ser serios en el camino de la música. El encierro es indispensable. El encierro no debe parecer algo duro. Es en realidad el encierro en la celda de la libertad. Hay que buscar la libertad en el encierro. La diciplina es indispensable. La rutina diaria e inteligente. Es poco a poco. Así, como una carretera donde no se ve nunca el final. Creo que estudiar con la persona adecuada es también fundamental. Escuchar la música adecuada y estudiarla y meterse dentro de ella.
Hay que hacer todo concienzudamente.

¿El baterista nace o se hace?
Todos nos hacemos. La vida nos va haciendo. Depende de lo que se viva. De si tienes la suerte de que alguien, en algun momento, te muestre unos tambores. De que tus padres te permitan hacer ruido en casa.
Ahora, hay gente con un talento especial. Es difícil comprender cómo por ejemplo alguien puede tocar el piano perfectamente, y la batería perfectamente, y el bajo perfectamente y que además compone de manera brillante. Digamos que ellos nacen con algo. Nacen y además se hacen, porque el encierro no se lo quita nadie. Yo creo que todo el que toca bien ha estudiado mucho.
En última instancia, si tuviera que escoger entre “nacen” y se “hacen”, diría sin lugar a duda que “se hacen”.

¿Crees que un baterista que domina un instrumento puede pasar a utilizar con facilidad otro tipo de instrumento, como puede ser un cajón, o, por el contrario, cada instrumento tiene una técnica tan diferente que no resulta tan fácil?
Ciertamente, si se toca la batería es más fácil pasar al cajón que si no se toca nada y de pronto agarras el cajón. Se tienen entendidos los conceptos del ritmo y se ha trabajado ya con la independencia y esto facilita las cosas. Además ya se tiene costumbre con la disciplina.
El cajón es, no obstante, completamente distinto y hay que estudiarlo mucho. Dejando por un momento el tema de la técnica del cajón hay otra dificultad; en el flamenco hay un lenguaje inmenso. Hay muchos palos diferentes que hay que conocer, y no solo conocer, sino que hay que meterse a estudiarlos a fondo para entenderlo realmente.
El cajón es un instrumento muy completo, con posibilidades ilimitadas, como cualquier otro instrumento que, a simple vista, pudiera parecernos más complicado.

Nos ha resultado especialmente curiosa tu forma de coger los sticks (baquetas), así como la configuración y sonido de tu set. ¿Nos contarías qué buscas en el sonido de tu set?
Sí, me decías de cómo coger los sticks... pues al principio se pasa uno mucho tiempo con la técnica, y, en mi opinión, esto es indispensable porque todo tiene un orden y hay que pasar por eso. Después tú te haces tu técnica propia y agarras los palos como mejor te parezca.
La manera cómo, digamos, Colaiuta agarra los sticks es totalmente distinta a cómo los agarra De Jonet. También tocan totalmente distinto. No hay una manera en la música.
Si alguien dijera que Telonious Monk no tiene una buena técnica se estaría confundiendo porque nadie puede tocar como él, ni componer como él compone. Es una técnica suya y si tuviera otra técnica, no existiría él.
En cuanto al sonido, me gusta crear un ambiente más percusivo que baterístico, por decirlo de alguna manera. Una sucesión de sonidos cortos y a veces sucios, o no tan limpios. A veces, como habéis visto, pongo una manta en la batería y en los platillos para que suene todo apagado y un poco feo. No todo es bonito tampoco, ¿no?

El sonido de la caja, “golpeado” por tí, también nos resultó especialmente agradable, así como los juegos de aros y baquetas de timbal base. ¿Qué buscas en una caja? ¿Cuáles son las curiosidades de tu tom base?
El tom base al que te refieres es en realidad un bombo leguero. Es un tambor de argentina con piel de vaca. No siempre lo uso. Es por lo que te decía del sonido percisivo o étnico que me gusta. Me gusta la madera, los aros. Claro que hay músicas que no piden esto y entonces el bombo se queda en casa.

¿Qué artista recomendarías?
Estrella Morente.

En cuanto a tus últimos y más recientes proyectos, ¿por dónde y con quién estás trabajando en la actualidad?
Tengo varios proyectos que me gustan. Estamos grabando unas cosas interesantes con Jaco Abel (guit), Pablo Martín (bass) y Jorge Pardo (flut); ya saldrá por ahí... También con una cantante-percusionista que se llama Flavia que está a punto de sacar también su disco, en el cual fue muy divertido participar. También con Antonio Reyes, que es un bailaor con muchísima fuerza. Con la Tati (flamenco). Con Leo Minax, compositor y guitarrista de Brasil con el cual es siempre un placer tocar. Con Pablo Maldonado. Con José Antonio Galicia (que es buen amigo). También con el maesro Tomatito...
Así, con diferentes amigos, tocando, que es lo que más nos gusta a todos hacer.

¿Dónde podemos verte en directo y con qué artistas?
Ahora, en octubre vamos con Jaco y Pablo a dar un curso en la universidad. Y también en Barcelona con el mismo trío y Jorge Pardo que es el invitado.
Tambien con Flavia hay cosas y, bueno, con la gente que te decía estaremos por ahí tocando. A ver si te veo por ahí.

Una vez más, gracias por compartir tu tiempo y experiencias con nuestras tertulias entre músicos que, sin duda, estimulan a aquellos que necesitan tomar referentes por la dureza y dificultad de abrirse paso en el mundo de la música.
Gracias Moy Natenzon.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec