Menu

Probando a lo heavy

10/03/2008

Wacken es un pueblecito más, como cualquier otro, una pequeña localidad de tan sólo ochocientos habitantes situada a unos 80 km al norte de Hamburgo. La diferencia llega en agosto, cuando por unos días la mayoría de sus habitantes se ven implicados en “su festival”, horneando pasteles, vendiendo entradas, dirigiendo el tráfico... Esto ocurre desde 1990, año en el que una banda de heavy llamada Skyline, desesperada por conseguir bolos, organizó su propio festival al aire libre en un prado cercano al pueblo. Una primera asistencia de ochocientas personas empujó al festival hacia un ámbito regional y, más tarde, nacional dentro del mundo del heavy metal.



La importante empresa de sonido alemana Crystal Sound ha estado surtiendo todas las necesidades del Wacken desde que empezó ya a ser un festival serio en el 96, con múltiples y diferentes sistemas, empezando con fuentes puntuales y, con el paso de los años, actualizándose inevitablemente con los line arrays. Este año, como el festival iba a llegar a su esperada capacidad, fueron persuadidos para probar algo diferente, tal como explica Gerd Gruss de Crystal Sound: “Mandamos el rider técnico a los ingenieros de todas las bandas principales de la edición de este año. En el mismo se proponía el uso de la Serie J como side fills, un sistema en el cual habíamos empezado a invertir a principios de este año. El técnico de In Flames, Tom Kubik, nos escribió respondiendo con la divertida sugerencia: “Eh! ¿Porqué no giráis los sidefills hacia afuera y los usamos de PA principal?” Luego admitió que había escuchado la Serie J en la gira de Slayer y que se había quedado gratamente impresionado. Yo ya era de la opinión de que las características de la Serie J hacían que esta sugerencia fuese razonable, así que consultamos al resto de los ingenieros y al promotor y se llegó a un acuerdo.”



Gruss llamó a Vier Bayer y al desarrollador de la Serie J, Matthias Christner, para un consejo de autoridad sobre cómo colgar la Serie J para este festival, con un formato de escenarios paralelos. “Siendo amantes de la música rock alta nos encantó el poder implicarnos”, dijo Bayer, “y acabábamos de completar un año de investigación sobre la distribución de subgraves y su control de la dispersión electrónicamente”.



El montaje precisó de dos sistemas estéreo idénticos de J8s con J12s en su parte inferior en cada escenario, con J-SUBs volados a los lados. "La columna de Subs. Nos producía una dispersión vertical suficientemente estrecha cómo para proveer de la energía necesaria al público más alejado. Pero para evitar el efecto “callejón” añadimos múltiples pilas de tres J SUBs repartidas a lo largo de ambos escenarios, retrasadas cada una de ellas y alineadas respecto al sistema principal.”



La SPL en la posición de FoH era de 110 dBA y se consiguieron en graves 100 dBA SPL a cien metros. “Al utilizar los J-SUBs apilados en modo INFRA conseguimos una cobertura sin fisuras, disminuyendo la energía en los laterales del público a la misma vez que la de medios y agudos, y sin embargo se mantenía un punch que agitaba al cuerpo en todos lados”.



“Todos los ingenieros disfrutaron del sistema. Nadie puso una pega.” Así que el motivo del festival se podría utilizar también para la Serie J.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec